Dolor muscular: causas, diagnostico, tratamiento

Dolor muscular causas, diagnostico, tratamiento
335 Views

El dolor muscular, o mialgia, se experimenta de forma diferente según cada uno. Los dolores musculares se pueden sentir como un dolor profundo y constante o dolores agudos puntuales. Algunas personas tienen dolor muscular en todo el cuerpo, mientras que otras lo tienen en zonas concretas.

Casi todo el mundo tiene dolores musculares de vez en cuando y es absolutamente normal, suele ser temporal y con descanso, estiramientos o incluso analgésicos pueden mejorar.

Las personas de todas las edades pueden tener contracturas musculares. Cuando mantienes una postura mucho tiempo, trabajas muchas horas o cambias tu rutina de ejercicios, puedes experimentar dolor muscular de aparición retardada que pueden aparecer de seis a 12 horas después de un entrenamiento y durar hasta 48 horas, las “agujetas” sintiendo dolor mientras los músculos se recuperan.

El dolor muscular es un problema común que afecta a personas de todas las edades. La prevalencia del dolor muscular varía según la población estudiada y las causas del dolor. Sin embargo, algunos estudios han encontrado que:

Entre el 30% y el 80% de las personas experimentan dolor muscular en algún momento de sus vidas. El dolor muscular crónico afecta a alrededor del 15% de la población adulta.

El dolor lumbar es una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo, es una de las principales causas de consulta en atención primaria y es una de las principales causas de ausentismo laboral.

En general, se considera que el dolor muscular es un problema común y prevalente en la población. Es importante consultar a un médico o profesional de la salud si se experimenta dolor muscular para determinar la causa y recibir un tratamiento adecuado.

Causas dolor muscular

¿Qué puede provocar dolor muscular? A menudo, las personas que experimentan dolores musculares pueden adivinar fácilmente la causa ya que la mayoría de los casos son consecuencia de un exceso de estrés, malas posturas en el trabajo, tensión o realizar deporte demasiado intenso.

Algunas causas del dolor muscular son

– Malas posturas repetidas y mantenidas en el tiempo

– Tensión muscular en una o varias zonas del cuerpo

– Entrenamiento excesivo o demasiado fuerte durante la actividad física

– Lesiones muscular es al realizar un ejercicio como distensiones o esguinces

– Saltarse el calentamiento

Síntomas de dolor muscular

Los síntomas pueden variar dependiendo de la causa y la gravedad del dolor. Sin embargo, algunos síntomas comunes incluyen:

– Dolor en el área afectada: puede ser un dolor sordo, agudo o punzante.

– Rigidez muscular con sensación de que el músculo está rígido o tensado.

– Fatiga ya que el músculo puede sentirse cansado o agotado con facilidad.

– Debilidad muscular: el músculo puede sentirse débil o incapaz de sostener peso.

– Calambres o una sensación de espasmo o contracción involuntaria del músculo.

– Pérdida de movilidad

Que enfermedades pueden causar dolor muscular

No todos los dolores musculares están relacionados con el estrés, la tensión y la actividad física. Algunas enfermedades pueden producir mialgias

Infecciones – como la gripe, la poliomielitis o las infecciones bacterianas

Trastornos autoinmunes – como el lupus, la dermatomiositis y la polimiositis

Medicamentos – como las estatinas, los inhibidores de la ECA o la cocaína

Fibromialgia – especialmente si los dolores duran más de 3 meses

Síndrome de fatiga crónica

Síndrome de dolor miofascial – que provoca la inflamación de los tejidos conectivos musculares y se puede tratar con terapia miofascial.

Tipos de dolor muscular

Cada uno de estos tipos de dolor muscular puede tener diferentes causas y requerir diferentes tratamientos, es importante consultar a un médico o profesional de la salud para determinar la causa del dolor y recibir un tratamiento adecuado. Existen varios tipos algunos de los cuales incluyen:

– Dolor muscular agudo: es un dolor intenso que aparece de repente y puede ser causado por una lesión o un sobreesfuerzo. Este tipo de dolor suele ser temporal y puede mejorar con el tiempo y el tratamiento adecuado.

– Dolor muscular crónico: es un dolor que dura más de tres meses y puede ser causado por una variedad de factores, como la artritis, una enfermedad neurológica o una lesión previa que no se ha tratado adecuadamente.

– Dolor miofascial: es un dolor que se origina en los puntos gatillo, que son áreas específicas de un músculo o un grupo muscular que se sienten dolorosas al tocarlas.

– Síndrome de fatiga crónica: es un trastorno que causa fatiga extrema, dolores musculares y debilidad.

– Dolor fibromialgico: es un trastorno crónico del dolor que afecta a los músculos y los tejidos blandos, como tendones y fascia.

– Dolor por tensión: es un dolor causado por tensión o estrés emocional que se refleja en los músculos.

 

Como saber si es dolor muscular

SI quieres saber si un dolor es muscular o no debes conocer que el dolor muscular puede sentirse de formas distintas desde un dolor sordo y difuso o como un calambre, una punzada o quemazón dependiendo de la causa que lo provoque.

Dolor muscular localizado

El dolor muscular por malas posturas generalmente suele ser sordo y difuso. Cuesta localizarlo en un punto concreto y suele cubrir un área extensa. Suele ser el dolor mas común.

Distensión muscular

Un músculo puede sobrecargarse, lesionarse o inflamarse como resultado de un ejercicio excesivo o un movimiento repentino como saltar durante un partido de baloncesto. Las distensiones musculares suelen provocar una sensación aguda repentina de desgarro acompañada de hinchazón o un hematoma.

Espasmos musculares

Un calambre o espasmo muscular es una contracción o tensión de un músculo repentina que se contrae por sí solo, provocando un dolor repentino e intenso. Una vez que el músculo se relaja después de varios segundos suele doler. Generalmente se suelen producir por fatiga muscular, deshidratación o una dieta inadecuada.

Contusión muscular

Una contusión muscular suele producirse como resultado de un golpe que aplasta las fibras musculares y el tejido conectivo circundante. Además del dolor la piel que rodea al músculo dolorido puede hincharse y decolorarse. Puede experimentar dolor intenso, rigidez y debilidad en la zona afectada.

Síndrome de dolor miofascial

El síndrome de dolor miofascial está causado por puntos gatillo en un músculo o músculos, que se sienten como pequeños nudos debajo de la piel y pueden ser sensibles al tacto y referir el dolor a otras zonas del cuerpo. Estos puntos pueden causar un dolor profundo y ardor que se siente en cualquier parte del cuerpo.

Dolor muscular sistémico

El dolor muscular sistémico, que se siente en todo el cuerpo, suele estar relacionado con una infección, un efecto secundario de la medicación o una enfermedad subyacente.

Varios tipos de infecciones, especialmente virales, pueden causar dolor muscular, la más común es la gripe.

La fibromialgia es un trastorno de dolor crónico que provoca un dolor muscular generalizado, a menudo descrito como dolor, dolor, rigidez, ardor o palpitaciones.

Tratamiento del dolor muscular

Si busca como aliviar los dolores musculares suelen responder bien con reposo y algunas medidas para aliviar el dolor muscular son:

– Descanso – Relajar la zona del cuerpo en la que se produce el dolor

– Aplicar hielo en la zona durante 10 minutos para ayudar a aliviar el dolor y reducir la inflamación

durante unos días

– Aplicar calor para cualquier dolor que permanezca después de 3 días si no hay inflamación

– Estirar suavemente los músculos, evitar las actividades que han producido el dolor. También puede realizar ejercicios como el yoga para aliviar la tensión.

– Prueba terapias complementarias, como el masaje, la meditación o la acupuntura.

– Analgésicos – Si no queda mas remedio, como el paracetamol o el ibuprofeno.

 

Si el dolor muscular está producido por un entrenamiento excesivo, un golpe, una distensión, una contusión o un esguince puede tratarse con el protocolo RICES:

Reposo: Descansa el músculo tanto como sea posible para permitir que la inflamación se reduzca.

Hielo: Aplicar una compresa fría en el músculo dolorido durante 10 minutos, cada cuatro horas aproximadamente.

Compresión: Envuelve el músculo dolorido con una venda elástica sin comprimir mucho.

Elevación: Eleva el músculo afectado por encima del nivel del corazón.

Fisioterapia dolor muscular

Si estos consejos no son suficiente y su dolor dura mas de unos días debería ir al medico o a un fisioterapeuta para que valore su caso. Dependiendo de la causa necesitará un tratamiento que aborde tanto su dolor como el problema subyacente. La fisioterapia es la respuesta a sus dolores musculares.

Los fisioterapeutas usamos variedad de técnicas, tales como:

– Terapia manual con técnicas de masaje, manipulación y estiramiento para aliviar la tensión muscular y mejorar la movilidad de músculos específicos.

– Ejercicios de fortalecimiento que ayudan a fortalecer los músculos débiles o dañados y mejorar la estabilidad y el equilibrio.

– Estiramiento que ayudan a aumentar la flexibilidad, mejorar la movilidad de los músculos y reducir el dolor musculoesquelético.

– Ejercicio aeróbico que ayuda a aumentar la circulación sanguínea y mejorar la capacidad del músculo para sanar.

– Ultrasonido que es una técnica no invasiva que utiliza ondas sonoras para calentar los tejidos y mejorar la percepción del dolor.

– Electroterapia como estimulación eléctrica, TENS, que alivia la actividad muscular y mejora la función del músculo.

El tratamiento se adaptará a las necesidades individuales del paciente y se irá modificando según la evolución del dolor y la función del músculo.

La fisioterapia es una parte importante del proceso de tratamiento de los pacientes con problemas musculares y articulares crónicos. El dolor crónico en los músculos y las articulaciones afecta a cada persona que lo experimenta de forma diferente. En algunos casos, el dolor prolongado puede llevar a una disminución de los niveles de actividad y discapacidad.

Póngase en contacto con nosotros hoy mismo si sufre de dolor muscular para descubrir cómo podemos ayudarle a vivir sin dolor. Los fisioterapeutas ayudamos a reducir su dolor y restaurar su movilidad y actividad a los niveles más altos posibles. Con el tratamiento, los efectos negativos del dolor muscular pueden disminuir.

Se pueden utilizar todo tipo de terapias, como masaje en fisioterapia, ejercicios terapéuticos para fortalecer y estirar los músculos que rodean la articulación afectada o técnicas de movilización articular.

Como prevenir los dolores musculares

Si su dolor muscular se debe a la tensión o a la actividad física, tome estas medidas para prevenir el dolor en el futuro. Hay varias maneras de prevenir los dolores musculares, algunas de las cuales incluyen:

– Realizar ejercicio regular ya que ayuda a fortalecer los músculos y mejorar la flexibilidad, lo que puede ayudar a prevenir lesiones musculares.

– Estiramiento antes y después del ejercicio: estirar los músculos antes y después del ejercicio ayuda a aumentar la flexibilidad y mejorar la movilidad.

– Evitar sobreesfuerzos: evitar realizar actividades que requieran esfuerzos excesivos o movimientos bruscos puede ayudar a prevenir lesiones musculares.

– Mantener una buena postura: mantener una buena postura al sentarse, caminar y realizar otras actividades puede ayudar a prevenir las lesiones.

– Dormir bien: obtener suficiente sueño ayuda a reparar y fortalecer los músculos.

– Hidratación: mantenerse bien hidratado es importante para la salud del músculo. Aumente la hidratación especialmente en los días en los que esté activo.

– Dieta equilibrada: una dieta rica en proteínas, vitaminas y minerales ayuda a fortalecer los músculos y mejorar la capacidad del cuerpo para sanar.

– Controlar y mantener una masa muscular saludable ayuda a reducir la tensión en los músculos y a prevenir lesiones.

– Estire y haga descansos cada hora si trabaja en un escritorio o en un entorno que aumente el riesgo de sufrir tensiones musculares.

– Calentamiento en todas tus sesiones de ejercicio de unos 5 minutos para preparar el cuerpo.

 

 

Cuanto dura el dolor muscular

La duración del dolor muscular puede variar dependiendo de la causa y la gravedad de la lesión. El dolor muscular agudo suele ser temporal y puede durar desde unos pocos días hasta varias semanas. El dolor muscular crónico, en cambio, puede durar meses o incluso años.

En general, el dolor muscular agudo suele ser causado por una lesión o un sobreesfuerzo, y puede mejorar con el tiempo y el tratamiento adecuado. El dolor muscular crónico, en cambio, puede ser causado por una variedad de factores, como la artritis, una enfermedad neurológica o una lesión previa que no se ha tratado adecuadamente.

Es importante recordar que el tratamiento y la duración del dolor muscular pueden variar dependiendo de la causa y de la respuesta individual a un tratamiento específico.

 

 

¿Qué pasa si no se trata el dolor muscular?

Si no se trata una contractura muscular, puede tener varias consecuencias, algunas de las cuales incluyen:

– Dolor crónico: el dolor puede continuar y empeorar si no se trata una contractura muscular.

– Pérdida de movilidad: la falta de tratamiento puede causar una reducción en la movilidad del músculo afectado.

– Problemas posturales: la contractura muscular puede causar una mala postura y, a su vez, dolores en otras zonas del cuerpo.

– Problemas en otras áreas: la contractura muscular puede causar problemas en otras áreas del cuerpo, como dolores de cabeza, cuello, espalda, etc.

– Aumento del riesgo de lesiones: si no se trata, una contractura muscular aumenta el riesgo de sufrir una lesión en el mismo músculo o en otra zona del cuerpo debido a la pérdida de movilidad.

– Puede afectar a la calidad de vida: el dolor y la falta de movilidad pueden afectar a la calidad de vida, la capacidad para realizar actividades diarias y el trabajo.

 

 

 

 

Medicamentos para el dolor muscular

Si te preguntas que tomar para el dolor muscular existen varios medicamentos que se pueden utilizar. Es importante tener en cuenta que estos medicamentos pueden tener efectos secundarios y no son adecuados para todas las personas. Algunos de los cuales incluyen:

– Analgésicos como el ibuprofeno y el paracetamol, son los más comunes si tienes dolor leve.

– Relajantes musculares como el diazepam o el lorazepam, son utilizados para aliviar la tensión muscular si tienes mucho dolor.

– Antiinflamatorios como el diclofenaco o el naproxeno, ayudan a reducir la inflamación y el dolor.

– Corticosteroides: como el prednisona, son utilizados para reducir la inflamación y aliviar el dolor en casos graves o crónicos.

Es importante hablar con un médico o profesional de la salud antes de tomar cualquier medicamento y seguir las instrucciones de dosificación y uso.

 

 

Medicamentos que producen dolores musculares

Es importante hablar con un médico si se experimenta dolor muscular después de comenzar un nuevo medicamento, ya que puede ser un efecto secundario y es posible que sea necesario cambiar el medicamento o ajustar la dosificación. Es importante no interrumpir el tratamiento del dolor con el medicamento sin antes consultar con un médico ya que puede tener consecuencias en su salud.

Existen varios medicamentos que pueden causar dolores musculares como efecto secundario, algunos de los cuales incluyen:

– Estatinas: medicamentos utilizados para controlar el colesterol en la sangre, pueden causar dolores musculares y debilidad.

– Antibióticos: algunos antibióticos como la ciprofloxacina o la levofloxacina

– Medicamentos para la diabetes como la pioglitazona, pueden causar dolores musculares.

– Medicamentos psiquiátricos utilizados para tratar trastornos mentales, como los antipsicóticos, pueden causar dolores musculares.

– Esteroides ya que su uso prolongado puede causar dolores musculares y debilidad.

 

 

Diagnóstico del dolor agudo muscular

El diagnóstico del dolor muscular puede requerir atención medica y ser realizado por un médico o profesional de la salud. Es importante tener en cuenta que el diagnóstico del dolor muscular puede variar dependiendo de la causa y puede requerir una evaluación exhaustiva. Es importante trabajar con un médico o profesional de la salud para determinar la causa del dolor y recibir un tratamiento adecuado. Este puede incluir:

– Anamnesis: el médico hará preguntas sobre los síntomas, como la duración y la intensidad del dolor, y cualquier otro síntoma relacionado, como fatiga o debilidad.

– Examen físico: el médico revisará la zona del cuerpo afectada y buscará signos de inflamación, debilidad o sensibilidad al tacto.

– Pruebas de laboratorio: el médico puede solicitar pruebas de sangre o orina para descartar otras condiciones de salud subyacentes.

– El médico puede solicitar una radiografía, tomografía computarizada o resonancia magnética para descartar lesiones óseas o musculares.

– Evaluación neurológica: el médico puede evaluar el reflejo muscular, la fuerza y la sensibilidad para descartar problemas neurológicos subyacentes.

 

Dolor muscular en todo el cuerpo

Es importante consultar a un médico si se experimenta dolor muscular generalizado para determinar la causa y recibir un tratamiento adecuado. Es importante tener en cuenta que el dolor muscular generalizado puede ser un síntoma de una condición subyacente y puede requerir una evaluación médica exhaustiva.

El dolor muscular en todo el cuerpo puede ser causado por varias condiciones, algunas de las cuales incluyen:

– Fibromialgia: es un trastorno crónico del dolor que afecta a los músculos y los tejidos blandos, como tendones y fascia. Se caracteriza por dolor generalizado en todo el cuerpo.

– Síndrome de fatiga crónica: es un trastorno que causa fatiga extrema, dolores musculares y debilidad. Puede ser generalizado y a menudo acompañado de otros síntomas.

– Polimiositis o dermatomiositis: son enfermedades inflamatorias autoinmunes que causan dolor muscular y debilidad. El dolor suele ser generalizado y a menudo se concentra en los músculos proximales, como los hombros y la cadera.

– Miastenia grave: es una enfermedad autoinmune que afecta a los receptores de acetilcolina en los músculos, lo que causa debilidad muscular generalizada.

– Lupus: es una enfermedad autoinmune que puede causar dolores musculares generalizados, en especial en los músculos proximales.

– Depresión: La depresión a menudo se acompaña de dolores musculares generalizados, además de otros síntomas como la fatiga, el insomnio y la pérdida de apetito.

Dolor muscular y cansancio

El dolor muscular y el cansancio pueden ser causados por varias condiciones, algunas de las cuales incluyen:

– Síndrome de fatiga crónica: es un trastorno que causa fatiga extrema, dolores musculares y debilidad. El dolor muscular y el cansancio suelen ser los síntomas principales.

– Fibromialgia: es un trastorno crónico del dolor que afecta a los músculos y los tejidos blandos, como tendones y fascia. Se caracteriza por dolor generalizado en todo el cuerpo y fatiga.

– Polimiositis o dermatomiositis: son enfermedades inflamatorias autoinmunes que causan dolor muscular y debilidad, así como fatiga.

– Miastenia grave: es una enfermedad autoinmune que afecta a los receptores de acetilcolina en los músculos, lo que causa debilidad muscular generalizada y fatiga.

– Depresión: La depresión a menudo se acompaña de dolores musculares generalizados, fatiga, insomnio y pérdida de apetito.

– Artritis reumatoide: es una enfermedad autoinmune que afecta las articulaciones y causando inflamación, dolor

 

Bibliografía:

https://my.clevelandclinic.org/health/symptoms/17669-muscle-pain

https://www.mayoclinic.org/symptoms/muscle-pain/basics/causes/sym-20050866

https://medlineplus.gov/ency/article/003178.htm

 

Juan López

Juan López

Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid.

5 comments