Fatiga muscular – Que es, causas, como evitarla

Fatiga muscular – Que es, causas, tratamiento
758 Views

La fatiga muscular se refiere a la sensación de debilidad y agotamiento en los músculos que resulta de un esfuerzo físico intenso o prolongado. Suele ser causada por el agotamiento de los recursos energéticos (glucógeno muscular), la acumulación de productos de desecho (como el ácido láctico) y el daño a las fibras musculares durante el ejercicio intenso o el trabajo físico extenuante.

Se manifiesta como una disminución en la capacidad de los músculos para generar fuerza y ​​realizar trabajo, acompañada de sensaciones de debilidad, pesadez y dolor muscular. Por lo general, la fatiga muscular es temporal y puede aliviarse con el descanso adecuado y la recuperación muscular.

Sse produce cuando el ácido láctico se acumula en el músculo causando fatiga ya que hay un déficit en el oxígeno que se requiere para descomponer el ácido láctico. Los músculos fatigados suelen producir dolor muscular y se cansan rápidamente al hacer ejercicio.

Puede deberse a diferentes causas como la falta de ejercicio, la falta de sueño, el exceso de trabajo, enfermedades o algunos medicamentos. Aunque el ejercicio es una causa común de la fatiga muscular, este síntoma también puede ser el resultado de otras condiciones de salud.

 

Causas de fatiga muscular

La fatiga muscular puede ser causada por una variedad de factores, que van desde el ejercicio intenso hasta condiciones médicas subyacentes. Aquí hay algunas de las causas más comunes de fatiga muscular:

  1. Ejercicio intenso: El ejercicio vigoroso o prolongado puede provocar fatiga muscular debido a la acumulación de ácido láctico y otros productos de desecho en los músculos, así como al agotamiento de los nutrientes y energía almacenados en las células musculares.
  2. Sobreesfuerzo: Realizar actividades que requieren un esfuerzo físico excesivo o que involucran el uso repetitivo de ciertos grupos musculares puede provocar fatiga muscular.
  3. Desnutrición o deshidratación: La falta de nutrientes esenciales, como carbohidratos, proteínas y electrolitos, así como la deshidratación, puede afectar la función muscular y causar fatiga.
  4. Descanso inadecuado: La falta de sueño o el descanso inadecuado pueden dificultar la recuperación muscular y llevar a la fatiga.
  5. Sobrepeso u obesidad: El exceso de peso puede poner una tensión adicional en los músculos y causar fatiga, especialmente durante actividades físicas.
  6. Enfermedades musculares: Condiciones como la miastenia gravis, la distrofia muscular, la polimiositis y el síndrome de fatiga crónica pueden causar fatiga muscular como uno de sus síntomas principales.
  7. Lesiones musculares: Las lesiones musculares, como las distensiones, los esguinces y las roturas musculares, pueden causar dolor y fatiga muscular.
  8. Condiciones médicas subyacentes: Problemas de salud como la anemia, el hipotiroidismo, la diabetes, la fibromialgia y las enfermedades autoinmunes pueden afectar la función muscular y causar fatiga.
  9. Medicamentos: Algunos medicamentos, como los utilizados para tratar la presión arterial alta, la depresión y las alergias, pueden causar fatiga muscular como efecto secundario.

 

 

Síntomas de la fatiga muscular

Los síntomas de la fatiga muscular pueden variar según la causa subyacente y la gravedad del problema. Es importante tener en cuenta que los síntomas  pueden ser temporales y mejorar con el descanso y la recuperación adecuados. Sin embargo, si experimentas fatiga muscular persistente o severa, especialmente si va acompañada de otros síntomas preocupantes, es importante buscar atención médica para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Aquí hay algunos síntomas comunes asociados con la fatiga muscular:

  1. Sensación de debilidad: Uno de los síntomas más comunes de la fatiga muscular es la sensación de debilidad en los músculos afectados. Puedes sentir que tus músculos están cansados y tienen dificultad para realizar actividades que normalmente no serían difíciles.
  2. Dolor muscular: La fatiga muscular puede ir acompañada de dolor muscular, que puede variar en intensidad desde leve hasta severo. Este dolor puede ser localizado en los músculos afectados y puede empeorar con la actividad física.
  3. Rigidez muscular: Puedes experimentar rigidez muscular en los músculos afectados, lo que puede dificultar el movimiento normal y causar molestias.
  4. Entumecimiento o hormigueo: En algunos casos, la fatiga muscular puede ir acompañada de sensaciones de entumecimiento o hormigueo en los músculos afectados.
  5. Dificultad para mover los músculos: Puedes tener dificultad para mover los músculos afectados, ya sea debido a la debilidad muscular o a la rigidez.
  6. Sensibilidad al tacto: Los músculos fatigados pueden volverse sensibles al tacto y pueden sentirse doloridos o sensibles al presionar sobre ellos.
  7. Fatiga generalizada: Además de los síntomas musculares específicos, la fatiga muscular también puede causar una sensación general de cansancio y fatiga en todo el cuerpo.

 

 

 

Qué se debe hacer cuando se tiene fatiga muscular

Para ayudar a aliviar el dolor muscular el tratamiento de la fatiga muscular depende de la causa y de los síntomas que la acompañan. En la mayoría de los casos mejora con el descanso. Mantenerse hidratado y llevar una dieta saludable también puede mejorar el tiempo de recuperación y garantizar que tienes suficientes nutrientes para promover una función muscular saludable.

Si ha experimentado fatiga muscular no relacionada con el ejercicio durante un tiempo largo llame a su médico para descartar condiciones de salud más graves. Su médico puede recomendarle fisioterapia para aumentar su movilidad y acelerar su recuperación.

  • Ejercicio

Asegúrate de estirar antes y después de una actividad intensa. El calentamiento puede relajar los músculos y protegerlos contra las lesiones.

Hacer ejercicio con regularidad ayuda a aliviar la fatiga muscular porque reduce el estrés, genera una sensación de bienestar y aumenta la circulación de la sangre reduciendo el dolor. El ejercicio también aumenta la flexibilidad de los músculos, por lo que es un factor muy importante en el tratamiento de la fatiga muscular.

 

  • Dormir bien

Dormir lo suficiente y de forma constante todos los días garantiza que uno tenga los niveles de energía adecuados. Duerma y despiértese alrededor de la misma hora todos los días. Esto ayudará a que los músculos descansen, reduciendo así la fatiga muscular.

 

  • Dieta equilibrada

Comer bien contribuye en gran medida a garantizar la buena salud y los altos niveles de energía que necesita el cuerpo. Una dieta equilibrada incluye tomar frutas y verduras frescas, frutos secos, cereales integrales, proteínas y mucha agua, que nutren el cuerpo. Las proteínas en la dieta ayudan a reparar y curar los desgarros en los músculos, ayudando así a reducir el dolor muscular debido a pequeñas lesiones.

 

  • Hidratación

El agua ayuda a eliminar las toxinas, restaurando así el equilibrio del cuerpo, lo que alivia la fatiga muscular.

 

  • Aplicar calor

Aplicar calor a los músculos permite que los músculos se relajen. Puede tomar un baño caliente, utilizar una almohadilla térmica. Para la fatiga muscular el calor controlado alivia la tensión de los músculos.

 

  • Masaje

El masaje, especialmente en los músculos cansados, alivia la tensión. Debe hacerse después de hacer ejercicio ya que aumenta la circulación en los músculos cansados, lo que les permite ser más flexibles. El masaje debe dirigirse a los músculos cansados para ayudarles a relajarse de forma lenta y suave.

 

  • Cremas tópicas

Las cremas ayudan a reducir la fatiga muscular. Cuando se frotan en la piel, dan una sensación de calor, que alivia la tensión y el dolor. Las cremas y geles que contienen mentol o capsicina pueden aliviar el dolor muscular. Puede utilizar antiinflamatorios como el ibuprofeno o un paracetamol para aliviar el dolor.

 

  • Estiramientos suaves

Cuando se estira, aumenta el flujo sanguíneo a los músculos y se alivia la fatiga. El estiramiento mantiene el flujo de oxígeno a los músculos, lo que retrasa la aparición de la fatiga muscular. Como resultado, esto ayuda a tus músculos a aguantar durante más tiempo.

 

 

¿Cuál es la diferencia entre fatiga muscular y cansancio?

La fatiga y el cansancio son términos que a menudo se utilizan indistintamente, pero en realidad se refieren a experiencias diferentes:

  1. Cansancio: El cansancio es una sensación de agotamiento físico o mental que puede ser temporal y suele ser una respuesta normal del cuerpo a actividades físicas o mentales extenuantes. Puede ser aliviado con descanso adecuado y suele desaparecer después de un período de descanso o sueño reparador. El cansancio puede ser una sensación de agotamiento general, tanto física como mentalmente, y puede ser causado por actividades diarias, falta de sueño, estrés emocional, entre otros factores.
  2. Fatiga: La fatiga, por otro lado, es una sensación más prolongada y profunda de agotamiento físico o mental que no mejora con el descanso adecuado y puede interferir significativamente con las actividades diarias y la calidad de vida. La fatiga puede ser crónica y persistir durante semanas, meses o incluso años. Puede ser causada por una variedad de factores, que incluyen enfermedades crónicas, trastornos del sueño, problemas hormonales, estrés crónico, entre otros.

 

 

Cómo recuperarse de la fatiga muscular

Si estás empezando a hacer deporte la fatiga muscular es un efecto secundario normal del ejercicio ya que es la forma que tiene el cuerpo de adaptarse y de hacerle saber que ha alcanzado su límite.

La fatiga es una señal de que aún no se ha producido la recuperación. Realice ejercicios de bajo impacto y baja intensidad, como caminar, nadar o hacer yoga. No vuelva a realizar ejercicios de mayor intensidad hasta que se sienta totalmente recuperado.

Los siguientes cambios pueden ayudar a evitar limitar tu entrenamiento:

  • Descanso

Realice un calentamiento de 5 a 10 minutos cada vez que haga ejercicio. Empiece despacio y aumente gradualmente los niveles de intensidad del entrenamiento para que sus músculos gradualmente puedan desarrollarse con el tiempo.

Deje un descanso adecuado entre las sesiones de entrenamiento y las repeticiones de fuerza. Asegúrese de que el descanso es suficiente para recuperar el aliento entre las series de ejercicios.

 

  • Nutrición

Mantenga una dieta bien equilibrada que incluya proteínas, frutas, verduras y carbohidratos. Debe aumentar la cantidad de carbohidratos que ingiere siete días antes de hacer ejercicio, hasta un 40% de su ingesta para el ejercicio aeróbico y un 30% para el ejercicio anaeróbico manteniendo los niveles de glucógeno adecuados de sus músculos.

No se recomienda entrenar con el estómago lleno o con el estómago vacío. Asegúrese de comer una hora después de hacer ejercicio.

 

  • Hidratación

Beber agua a lo largo del día durante el ejercicio es crucial para prevenir la deshidratación, la pérdida de electrolitos. Se recomienda beber de 10 a 12 vasos de agua al día. Mientras se hace ejercicio, se recomienda beber bebidas con electrolitos para reponer el agua y los nutrientes que se pierden debido a la sudoración.

 

  • Hacer ejercicio correctamente

Preste atención a los desequilibrios musculares y realice estiramientos. La fuerza y la flexibilidad adecuadas le ayudarán a conseguir una forma correcta durante el ejercicio. Si no puede realizar un ejercicio con la forma correcta, debe disminuir el peso o modificar el ejercicio.

 

  • Resistencia

Mejore su capacidad aeróbica. Cuando tus músculos respiratorios empiezan a fatigarse, el oxígeno se redirige de los músculos de las extremidades al diafragma. Una forma de mejorar su resistencia es aumentar gradualmente sus entrenamientos aeróbicos con un entrenamiento a intervalos. El aumento de oxígeno en la sangre mantendrá tus músculos activos durante más tiempo y evitará la acumulación de ácido láctico.

 

Que tomar para la fatiga muscular

Para tratar la fatiga muscular, existen algunas opciones de suplementos y alimentos que pueden ayudar a acelerar la recuperación y reducir la sensación de fatiga. Aquí hay algunas opciones comunes:

  1. Proteínas: Consumir proteínas después del ejercicio puede ayudar a reparar y reconstruir los tejidos musculares dañados durante el entrenamiento. Las fuentes de proteínas incluyen carnes magras, aves, pescado, huevos, productos lácteos, legumbres y suplementos de proteínas como suero de leche o proteína vegetal.
  2. Aminoácidos de cadena ramificada (BCAA): Los BCAA, que incluyen leucina, isoleucina y valina, son aminoácidos esenciales que pueden ayudar a reducir el daño muscular, promover la síntesis de proteínas musculares y mejorar la recuperación después del ejercicio. Se pueden encontrar en suplementos específicos de BCAA o en alimentos como carne, pescado, huevos y productos lácteos.
  3. Creatina: La creatina es un compuesto natural que se encuentra en las células musculares y puede ayudar a aumentar la fuerza muscular, mejorar el rendimiento físico y acelerar la recuperación muscular después del ejercicio intenso. Se puede tomar como suplemento de creatina monohidratada.
  4. Omega-3: Los ácidos grasos omega-3, que se encuentran en pescados grasos como el salmón, la caballa y el atún, así como en las nueces, las semillas de chía y el aceite de linaza, tienen propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a reducir la inflamación muscular y mejorar la recuperación después del ejercicio.
  5. Magnesio: El magnesio es un mineral importante para la salud muscular y puede ayudar a reducir la fatiga muscular y los calambres. Se puede encontrar en alimentos como nueces, semillas, legumbres, espinacas y aguacates, o se puede tomar como suplemento de magnesio.

Cuándo debo buscar atención médica por fatiga muscular

Debes buscar atención médica si experimentas fatiga muscular persistente o severa que no mejora con el descanso, si va acompañada de otros síntomas preocupantes como dolor intenso o cambios en la función muscular, o si interfiere significativamente con tus actividades diarias.

 

 

¿La fatiga muscular es lo mismo que el dolor muscular?

No necesariamente. La fatiga muscular se refiere a una sensación de debilidad y agotamiento en los músculos, mientras que el dolor muscular se refiere a una sensación de molestia o dolor en los músculos. Sin embargo, la fatiga muscular puede estar asociada con dolor muscular como uno de sus síntomas.

 

¿La fatiga muscular es peligrosa?

En la mayoría de los casos, la fatiga muscular es una respuesta normal del cuerpo al ejercicio o la actividad física y no representa un peligro significativo para la salud. Sin embargo, en casos extremos de fatiga muscular, especialmente si está asociada con deshidratación o falta de nutrientes, puede aumentar el riesgo de lesiones musculares o complicaciones médicas.

 

 

 

Bibliografía:

  • Gandevia SC. «Spinal and Supraspinal Factors in Human Muscle Fatigue.» Physiol Rev. 2001;81(4):1725-1789.
  • Allen DG, Lamb GD, Westerblad H. «Skeletal Muscle Fatigue: Cellular Mechanisms.» Physiol Rev. 2008;88(1):287-332.
  • Davis JM, Bailey SP. «Possible mechanisms of central nervous system fatigue during exercise.» Med Sci Sports Exerc. 1997;29(1):45-57.

 

 

    Fisioterapia
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    5 comments