Calambres musculares – Que son, causas, tratamiento

calambres musculares
304 Views

Los calambres musculares son contracciones involuntarias y dolorosas de los músculos. Pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero a menudo se producen en las piernas y los pies. Los calambres pueden durar desde unos pocos segundos hasta varios minutos y pueden ser muy dolorosos.

Los espasmos musculares son bastante comunes. Pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo y pueden ser causados por una variedad de factores, como la deshidratación, fatiga muscular, lesiones, estrés, falta de nutrientes esenciales y trastornos médicos subyacentes. Los espasmos musculares no son peligrosos en sí mismos, pero pueden ser incómodos y dolorosos.

Los tirones musculares pueden ser molestos y dolorosos, pero generalmente no son graves. Sin embargo, si son recurrentes o acompañados de otros síntomas, se recomienda consultar a un médico.

Que son los calambres musculares

Son una contracción involuntaria y dolorosa de uno o varios músculos. Los músculos se vuelven duros y difíciles de mover, y el dolor puede ser intenso. El calambre muscular pueden durar desde unos pocos segundos hasta varios minutos, y pueden ser una experiencia dolorosa y molesta. Los tirones musculares pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero son más comunes en las piernas, los pies, los muslos, los pies y los dedos.

 

 

Síntomas de los calambres musculares

Es importante mencionar que si los calambres son recurrentes o acompañados de otros síntomas, es recomendable consultar a un médico para determinar la causa subyacente.

Los síntomas de los calambres musculares son:

– Contracción involuntaria y dolorosa del músculo afectado.

– El músculo se vuelve duro y es difícil de mover.

– Dolor intenso que puede durar desde unos pocos segundos hasta varios minutos.

– Puede haber una sensación de hormigueo o entumecimiento.

– Dificultad para mover el músculo afectado después de que el calambre haya desaparecido.

 

Algunas veces pueden acompañarse por otros síntomas como:

– Dolor en la espalda

– Hinchazón

– Fiebre

– Sudoración

Causas de los calambres musculares

Los espasmos musculares pueden ser causados por una variedad de factores, incluyendo:

– Deshidratación: La falta de agua en el cuerpo puede causar la desmineralización de los músculos y aumentar el riesgo de espasmos.

– Fatiga muscular: los músculos pueden sufrir calambres después de un esfuerzo prolongado o después de un entrenamiento intenso.

– Las lesiones en los músculos, tendones o nervios pueden causar espasmos musculares.

– El estrés puede aumentar la tensión muscular y causar espasmos.

– Niveles bajos de electrolitos que son minerales esenciales para la contracción muscular, como el sodio, el potasio y el calcio. Una falta de estos minerales puede causar calambres.

– Algunas afecciones medicas como la esclerosis múltiple, el lupus o el hipotiroidismo, pueden causarlos.

– Algunos medicamentos pueden causar calambres musculares como efecto secundario.

 

 

 

Que hacer para los espasmos musculares

Hay varios remedios caseros que pueden ayudar a aliviar los espasmos musculares. Algunos de ellos son:

– Aplicar calor con una bolsa de agua caliente o una toalla mojada con agua tibia colocada sobre el músculo afectado puede ayudar a relajarlo y reducir el dolor.

– Estirar el músculo afectado puede ayudar a reducir la tensión y prevenir futuros espasmos.

Masajes descontracturantes en el músculo con un masaje suave y regular puede ayudar a relajar el músculo afectado y reducir el dolor.

– Beber agua e hidratación adecuada: La deshidratación puede causar espasmos musculares. Puede beber abundantes líquidos o bebidas deportivas con electrolitos.

– Algunos aceites esenciales, como el aceite de menta, el aceite de eucalipto o el aceite de romero, pueden ayudar a relajar los músculos y reducir el dolor.

– Tomar baños de sales de Epsom que contienen magnesio, lo que ayuda a relajar los músculos y reduce el dolor.

– El descanso es esencial para recuperar los músculos y prevenir futuros espasmos musculares.

– Comer alimentos y plantas que pueden ayudar a aliviar los espasmos musculares incluyen:

– Magnesio: El magnesio es esencial para la relajación muscular y puede ayudar a reducir la frecuencia y la intensidad de los espasmos musculares. Alimentos ricos en magnesio incluyen frutos secos (almendras, nueces, pistachos), semillas (de sésamo, de calabaza), vegetales de hojas verdes (espinacas, acelgas), granos enteros (avena, cebada), pescado y chocolate oscuro.

– Potasio: El potasio es importante para la función muscular y puede ayudar a prevenir los espasmos musculares. Alimentos ricos en potasio incluyen frutas (plátano, kiwi, melón, fresas), vegetales (espinacas, brócoli, coliflor, patatas), frutos secos (nueces, almendras), pescado y carnes magras.

– Calcio: El calcio es esencial para la contracción muscular y puede ayudar a prevenir los espasmos musculares. Alimentos ricos en calcio incluyen lácteos (leche, queso, yogur), vegetales de hojas verdes (espinacas, acelgas), nueces

 

 

Prevención de los calambres musculares

La prevención de los calambres musculares incluye medidas para evitar la deshidratación, mantener una dieta equilibrada y hacer ejercicio regularmente. Algunas medidas específicas para reducir el riesgo de calambres incluyen:

– Beber suficiente agua: es recomendable beber al menos 8 vasos de agua al día.

– Consumir alimentos ricos en electrolitos como frutas cítricas, plátanos, melón, espinacas, frutos secos, semillas y yogur.

– Hacer ejercicio regularmente que ayuda a mantener los músculos fuertes y flexibles, lo que puede ayudar a prevenir los tirones musculares.

– Evite el ejercicio intenso

– Estirar antes y después del ejercicio ayuda a prevenir la fatiga muscular y los calambres.

– Evitar el tabaquismo, ya que puede aumentar el riesgo.

– Controlar cualquier problema de salud subyacente, como la diabetes o el hipotiroidismo, que pueden contribuir a los calambres musculares.

 

 

Espasmos musculares al dormir

Los espasmos musculares al dormir son contracciones musculares involuntarias y repentinas que ocurren mientras se está durmiendo. Pueden ser dolorosos y pueden interrumpir el sueño, lo que puede afectar la calidad del sueño y el bienestar general.

La prevención de los calambres nocturnos incluye estirar adecuadamente antes de dormir, mantener una buena hidratación, una dieta equilibrada, evitar la actividad física excesiva, el estrés y la fatiga muscular, y estirar adecuadamente antes y después de ejercicios. Es importante consultar a un médico si los espasmos musculares al dormir son recurrentes o acompañados de otros síntomas, para determinar la causa subyacente y recibir un tratamiento adecuado.

Algunas causas comunes de espasmos musculares al dormir incluyen:

– Estiramiento o sobrecarga muscular antes de dormir

– Deshidratación

– Deficiencia de electrolitos (sodio, potasio, calcio, magnesio)

– Estrés o ansiedad

– Problemas de salud subyacentes, como trastornos neurológicos o desórdenes metabólicos

– Ciertos medicamentos

 

 

 

Espasmos musculares por ansiedad

La ansiedad puede causar espasmos musculares en diferentes partes del cuerpo, incluyendo los músculos de la espalda, cuello, hombros y piernas. Los espasmos musculares causados por la ansiedad pueden ser causados por una tensión muscular crónica debido a una tensión mental y emocional.

La prevención de espasmos musculares causadas por ansiedad puede incluir la gestión de la ansiedad a través de técnicas de relajación, como la meditación, yoga o respiración profunda. También es importante mantener una buena postura, evitar el sobreentrenamiento, y estirar adecuadamente antes y después de ejercicios.

Los síntomas pueden incluir:

– Dolor muscular

– Rigidez

– Contracciones musculares involuntarias

– Hinchazón

– Pérdida de movimiento

 

Qué enfermedades provocan espasmos musculares

Hay varias enfermedades y trastornos que pueden causar la aparición de calambres musculares y requieren  atención medica. Algunos ejemplos son:

– Miopatías: son enfermedades que causan debilidad y degeneración muscular. Algunas miopatías, como la distrofia muscular, también pueden causar espasmos musculares.

– Lesiones de la médula espinal: las lesiones de la médula espinal pueden causarlos debido a la pérdida de control muscular.

– Trastornos neurológicos como la esclerosis múltiple, el Parkinson y el esclerosis lateral amiotrófica.

– Trastornos del sistema nervioso periférico como la neuropatía diabética, pueden causar espasmos musculares debido a daño en los nervios que mantienen los músculos tensos.

– Desórdenes metabólicos

 

 

Espasmos musculares involuntarios en reposo

Las mioclonias son contracciones musculares repentinas e involuntarias. Pueden ser localizadas en un área específica del cuerpo o generalizadas, afectando a varios grupos musculares al mismo tiempo.

Pueden ser causadas por una variedad de problemas de salud, incluyendo trastornos neurológicos, desórdenes metabólicos, enfermedades autoinmunes, y efectos secundarios de algunos medicamentos.

Hay varios tipos de mioclonias, incluyendo:

– Mioclonias fisiológicas: son mioclonias que ocurren en condiciones normales y no son causadas por un problema de salud subyacente. Por ejemplo, las contracciones musculares que se producen al cerrar los ojos de manera brusca se consideran mioclonias fisiológicas.

– Mioclonias epilépticas: son mioclonias que se producen como parte de un ataque epiléptico.

– Mioclonias no epilépticas: son mioclonias que no están relacionadas con un ataque epiléptico y pueden ser causadas por una variedad de problemas de salud.

El tratamiento de las mioclonias depende de la causa subyacente y puede incluir medicamentos anticonvulsivos, fisioterapia y cambios en el estilo de vida.

Si tiene mioclonias recurrentes, es importante consultar a un médico para determinar la causa y recibir un tratamiento adecuado.

 

 

Bibliografía

  1. Schwellnus MP. Cause of exercise associated muscle cramps (EAMC) – altered neuromuscular control, dehydration or electrolyte depletion? Br J Sports Med. 2009;43(6):401-408. doi:10.1136/bjsm.2008.050401
  2. Miller KC, Knight KL. Electrical stimulation cramp threshold frequency correlates with fiber type and water content. Med Sci Sports Exerc. 2009;41(7):1556-1561. doi:10.1249/MSS.0b013e31819fe6d7
  3. Minetto MA, Botter A, Merletti R, De Grandis D, Gazzoni M, Farina D. Origin and development of muscle cramps. Exerc Sport Sci Rev. 2013;41(1):3-10. doi:10.1097/JES.0b013e31824f18e9

Recursos en línea:

  1. Mayo Clinic: Mayo Clinic ofrece información sobre calambres musculares, sus causas y opciones de tratamiento. Puedes consultar su página sobre calambres musculares aquí: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/muscle-cramp/symptoms-causes/syc-20350820
  2. MedlinePlus: MedlinePlus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., proporciona una visión general de los calambres musculares, sus causas y medidas de prevención. Puedes acceder a su página sobre calambres musculares aquí: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003193.htm
  3. WebMD: WebMD ofrece información sobre los calambres musculares, sus síntomas y posibles tratamientos. Puedes visitar su página sobre calambres musculares aquí: https://www.webmd.com/pain-management/muscle-cramps#1

 

    Masaje Salud Tratamientos
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    6 comments