Dolor en los isquiotibiales – Que hacer, causa, tratamiento

músculos isquiotibiales
516 Views

El dolor en los isquiotibiales es una afección común que se produce cuando hay una lesión o inflamación en los músculos o tendones de la parte posterior del muslo. Puede ser muy doloroso e incapacitante para realizar actividades cotidianas. A menudo es el resultado de una lesión deportiva, pero también puede ser causado por una mala postura, sobreuso de los músculos o tendones, o una condición médica subyacente.

Es una molestia común en la parte posterior de la pierna, especialmente entre los atletas. El dolor puede deberse a un desgarro o lesión y puede ser agudo o sordo, puede empeorar con el ejercicio o el movimiento. Si el dolor repentino es intenso o se acompaña de hinchazón o hematomas, es importante consultar a un médico.

Los isquiotibiales son músculos grandes y fuertes que se encuentran en la parte posterior de la pierna que se encargan de flexionar la rodilla y la cadera, y son esenciales para el movimiento.

Los atletas son propensos a lesiones en los isquiotibiales debido al estrés repetitivo y el uso excesivo de estos músculos. Las lesiones pueden variar desde una simple sobrecarga muscular a un desgarro completo del músculo.

Para tratar el dolor de la pierna lesionada es importante identificar la causa subyacente del dolor. En algunos casos, puede ser necesario consultar a un médico o en una clínica de fisioterapia para obtener un diagnóstico y un plan de tratamiento adecuado.

 

Con el tratamiento adecuado, la mayoría de las personas se recuperan por completo y suele incluir una combinación de fisioterapia, ejercicios y analgésicos. En la mayoría de los casos, la afección mejorará en pocas semanas con un tratamiento conservador.

 

 

 

Síntomas del dolor en los isquiotibiales

Los síntomas del dolor en los isquiotibiales son muy comunes y pueden deberse a una variedad de condiciones. Lo más común es sentir un dolor sordo en la parte posterior del muslo o en el trasero, que puede irradiarse por la pierna. Suele empeorar con la actividad y mejorar con el descanso.

– Dolor agudo o punzante en la parte posterior del muslo.

– Dolor que empeora al estirar la pierna, caminar o correr, al sentarse o ponerse de pie.

– Sensación de rigidez o falta de flexibilidad en la zona de los isquiotibiales.

– Hinchazón o sensibilidad en la zona afectada.

– Dificultad para realizar actividades físicas que involucren los isquiotibiales, como correr, saltar o subir escaleras.

– Puede haber un chasquido si se produce una lesión aguda.

 

 

Causas de dolor en los isquiotibiales

El dolor en los isquiotibiales es una afección que puede deberse a varias causas. Algunas de las causas más comunes son: sobrecarga, lesiones y malos hábitos de estiramiento. El uso excesivo se observa a menudo en atletas que entrenan intensamente o participan en actividades que requieren muchos saltos o carreras.

Los malos hábitos de estiramiento pueden provocar la aparición de puntos gatillo en los músculos, que pueden causar dolor. Las lesiones musculares o tendinosas también pueden provocar esta dolencia.

– Lesiones deportivas en deportes que involucran movimientos repetitivos o bruscos, como el fútbol, el baloncesto, el tenis y la carrera.

– Sobrecarga que puede producir dolor en la zona si se realiza ejercicio intenso sin suficiente calentamiento o si se realiza actividad física con demasiada frecuencia.

– Desgarro muscular que suele ocurrir durante actividades físicas intensas o después de una sobrecarga prolongada.

– Mala postura al sentarse o al estar de pie puede ejercer una presión adicional en los músculos de los isquiotibiales, lo que puede causar tensión muscular.

– La compresión de los nervios en la zona lumbar de la columna vertebral debido a una hernia de disco puede causar dolor en los isquiotibiales.

– Estenosis espinal que puede ejercer presión sobre los nervios que se extienden hacia el músculo isquiotibial, lo que puede causar dolor en la zona.

 

 

Dolor de isquiotibiales y glúteo

El dolor en los isquiotibiales y glúteo puede ser causado por diversas razones, como una lesión muscular, una mala postura, una sobrecarga en los músculos o una lesión en la columna vertebral. Los isquios se originan en el isquión por lo que pueden producir dolor glúteo.

Aquí te presentamos algunas posibles causas y tratamientos para el dolor en los isquiotibiales y glúteo:

– El dolor en los isquiotibiales y glúteo puede ser causado por una lesión muscular o una distensión. Las lesiones pueden ser causadas por un estiramiento excesivo, una contracción muscular excesiva o una sobrecarga.

– Una mala postura durante la realización de actividades cotidianas como estar sentado durante largos períodos de tiempo, puede causar dolor en los isquiotibiales y glúteo.

– Síndrome del piriforme que es una afección en la que las fibras musculares del músculo piriforme en el glúteo comprime el nervio ciático, lo que puede causar dolor en los isquiotibiales y glúteo.

– Hernia de disco puede causar dolor en los isquiotibiales y glúteo debido a la compresión de los nervios en la región lumbar.

 

 

Dolor isquiotibiales al estar sentado

El dolor en los isquiotibiales al estar sentado puede ser causado por una variedad de factores, como una lesión muscular, una mala postura o una sobrecarga en los músculos.

– Una mala postura al sentarse, como encorvarse o sentarse con las piernas cruzadas, puede causar tensión en los isquiotibiales. El tratamiento puede incluir ajustes en la postura, estiramientos y fortalecimiento muscular.

– Sobrecarga muscular que puede ser causada por una actividad física intensa o por estar sentado por largos períodos de tiempo. El tratamiento puede incluir estiramientos, aplicación de calor o frío, y descanso.

 

 

Como saber si tengo los isquiotibiales cortos

La longitud de los músculos isquiotibiales puede ser evaluada por un profesional de la salud, como un fisioterapeuta o un médico. Sin embargo, hay algunas pruebas simples que se pueden hacer en casa para tener una idea de si los isquiotibiales están cortos. Aquí te presento algunas pruebas que puedes hacer:

– Siéntate en el suelo con las piernas estiradas frente a ti. Intenta alcanzar tus dedos de los pies con las manos sin doblar las rodillas. Si sientes tensión o dolor en la parte posterior de las piernas, es posible que tengas los isquiotibiales cortos.

– Sitúate frente a una pared con los pies a unos 15-20 cm de distancia. Inclínate hacia adelante y trata de tocar la pared con los dedos de las manos mientras mantienes las piernas estiradas. Si no puedes tocar la pared sin doblar las rodillas, es posible que tengas los isquiotibiales cortos.

Es importante tener en cuenta que estas pruebas no son diagnósticas y no deben ser utilizadas para sustituir una evaluación profesional.

 

Tratamiento del dolor de los isquiotibiales

El tratamiento del dolor en los isquiotibiales dependerá de la causa subyacente del dolor. Sin embargo, algunos tratamientos comunes  incluyen:

– Si el dolor es causado por una lesión o una sobrecarga, es importante descansar los músculos de los isquiotibiales para permitir la curación y evitar lesiones adicionales.

– Aplicar hielo en la zona afectada durante 15 a 20 minutos varias veces al día puede ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor.

– Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno, pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor.

– Fisioterapia puede incluir estiramientos y ejercicios específicos para los músculos de los isquiotibiales, así como técnicas de masaje para ayudar a reducir el dolor y mejorar la flexibilidad.

– Ejercicio y fortalecimiento: Una vez que el dolor ha disminuido, es importante realizar ejercicios de fortalecimiento específicos para los músculos de los isquiotibiales para evitar futuras lesiones.

Es importante recordar que el tratamiento adecuado del dolor en los isquiotibiales dependerá de la causa subyacente y del nivel de gravedad del dolor.

 

 

Como aliviar el dolor en los isquiotibiales

Para el alivio del dolor en los isquiotibiales, es importante identificar la causa subyacente del dolor. Aquí hay algunas estrategias generales que pueden ayudar a aliviar el dolor en casa:

– Descanso y cuidado: Si el dolor persiste o empeora, es importante descansar y cuidar la lesión. Evita hacer actividades que puedan empeorar el dolor y aplica hielo y compresas calientes o frías para reducir la inflamación.

– Estiramientos suaves: Estirar los músculos de los isquiotibiales puede ayudar a reducir el dolor y mejorar la flexibilidad. Realiza estiramientos suaves y controlados antes y después de hacer ejercicio o durante todo el día si tienes la oportunidad. Asegúrate de no forzar demasiado los músculos para evitar empeorar el dolor muscular.

– Aplicar una compresa caliente o fría en la zona de los isquiotibiales puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor. La compresa caliente puede relajar los músculos, mientras que la fría puede reducir la inflamación.

– Ejercicios de fortalecimiento para fortalecer los músculos de las piernas, incluidos los isquiotibiales, puede ayudar a prevenir lesiones futuras y reducir el dolor actual. Prueba hacer ejercicios como el peso muerto, las sentadillas y el levantamiento de piernas para fortalecer los músculos de los isquiotibiales.

– Un masaje suave puede ayudar a aliviar la tensión en los músculos de los isquiotibiales y reducir el dolor. Puedes hacerlo tú mismo con un rodillo de espuma o acudir a un fisioterapeuta para recibir un masaje más profundo y específico.

 

 

Fisioterapia en lesiones de isquiotibiales

 

La fisioterapia puede ser un componente importante en la recuperación de una lesión en los isquios. Un fisioterapeuta puede ayudarte a diseñar un programa de tratamiento individualizado que puede incluir los siguientes:

– Evaluar tu lesión y diseñará un plan de tratamiento específico para tu caso.

– Terapia manual y técnicas manuales como masaje terapéutico y terapia miofascial para ayudar a reducir la inflamación, aumentar el flujo sanguíneo y reducir el dolor en los isquiotibiales.

– Ejercicios de estiramiento específicos para ayudar a mejorar la flexibilidad y la movilidad de los músculos.

– Ejercicios de fortalecimiento específicos para los músculos de los isquiotibiales para ayudar a prevenir futuras lesiones en la actividad deportiva  mejorando la estabilidad y la fuerza.

– Técnicas de compensación para compensar la lesión y mejorar la forma en que caminas, te sientas y realizas otras actividades diarias sin poner tensión adicional en los músculos.

Es importante seguir las recomendaciones y los ejercicios de fisioterapia prescritos por el fisioterapeuta para obtener una recuperación óptima. El tiempo de recuperación dependerá del tipo y la gravedad de la lesión, así como de la adherencia al programa de tratamiento.

 

 

Cuanto dura una lesión de isquiotibiales

La duración de una lesión de isquiotibiales puede variar dependiendo de la gravedad de la lesión y de cómo se maneje durante el proceso de recuperación. En general, una lesión leve de isquiotibiales puede tardar un par de semanas, hasta varios meses para sanar completamente si se ha producido una rotura. En casos más graves, puede ser necesario un período de descanso más prolongado, así como fisioterapia para ayudar a recuperar la fuerza y la flexibilidad del músculo.

Es importante tener en cuenta que las lesiones de isquiotibiales pueden ser recurrentes si no se tratan adecuadamente. Por lo tanto, es importante seguir un plan de tratamiento adecuado y no apresurarse para volver a la actividad física demasiado pronto.

 

Prevención del dolor

El dolor en los isquiotibiales puede prevenirse con un buen calentamiento antes de hacer ejercicio. También es importante estirar los músculos de la parte posterior de las piernas después de hacer ejercicio.
El uso de calzado adecuado durante el ejercicio y las actividades cotidianas también puede ayudar a prevenir el dolor.

Una rutina adecuada de estiramientos y calentamiento antes de la actividad física también puede ayudar a prevenir el dolor en los isquiotibiales. Asegúrese de interrumpir cualquier actividad que provoque dolor en los isquiotibiales y consulte a un profesional sanitario si el dolor no mejora con tratamiento casero.

Si padece alguna enfermedad que pueda contribuir al dolor en los isquiotibiales, asegúrese de comentar las estrategias de prevención con su médico.

 

 

Estiramientos de isquiotibiales recomendados

Los estiramientos de los isquiotibiales son un componente importante de la prevención y el tratamiento del dolor en esta zona.

Es importante realizar estos estiramientos suavemente y sin forzar demasiado. Si experimentas dolor o molestias durante el estiramiento, detente y busca la ayuda de un fisioterapeuta o médico. Además, es importante realizar estos estiramientos regularmente para obtener los mejores resultados en la prevención y el tratamiento del dolor en los isquiotibiales.

Aquí te presento algunos estiramientos efectivos para los isquios:

 

– Estiramiento de la pierna recta

Acuéstate boca arriba con las piernas extendidas. Luego, levanta una pierna y sostén detrás de la rodilla con las manos. Estira lentamente la pierna hacia arriba hasta que sientas un estiramiento en la parte posterior del muslo. Mantén la posición durante 30 segundos y luego repite con la otra pierna.

 

– Estiramiento sentado

Siéntate en el suelo con las piernas extendidas hacia adelante. Luego, dobla una pierna y coloca la planta del pie en el interior del muslo opuesto. Inclínate hacia adelante desde la cadera y alcanza tus dedos de los pies con las manos en la pierna extendida. Mantén la posición durante 30 segundos y luego cambia de pierna.

 

– Estiramiento de la mariposa

Siéntate en el suelo con las plantas de los pies juntas y las rodillas extendidas hacia los lados. Luego, inclínate hacia adelante desde la cadera y coloca las manos en los tobillos. Mantén la posición durante 30 segundos.

 

– Estiramiento de la pared

Colócate frente a una pared y coloca una pierna hacia atrás. Mantén el pie de la pierna trasera en el suelo y presiona lentamente la cadera hacia adelante hasta que sientas un estiramiento en la parte posterior de la pierna. Mantén la posición durante 30 segundos y luego repite con la otra pierna.

 

 

 

Ejercicios para los músculos isquiotibiales

Es importante recordar que estos ejercicios deben ser realizados con precaución y bajo supervisión si es necesario, especialmente si estás recuperándote de una lesión en los isquiotibiales. Además, es importante calentar adecuadamente antes de realizar estos ejercicios y enfriar después para reducir el riesgo de lesiones.

Los siguientes son algunos ejercicios recomendados para fortalecer los músculos isquiotibiales:

– Elevaciones de cadera

Acuéstate boca arriba con los brazos a los lados y las rodillas dobladas. Luego, levanta las caderas del suelo mientras mantienes los pies firmes en el suelo. Aprieta los músculos de los glúteos y los isquiotibiales mientras levantas las caderas, mantén la posición durante unos segundos y luego baja lentamente las caderas al suelo. Repite 10-15 veces.

 

– Peso muerto con barra o mancuernas

Sostén una barra o mancuernas en frente de los muslos y párate con los pies separados al ancho de los hombros. Luego, baja lentamente la barra o mancuernas hacia los tobillos manteniendo los brazos rectos, mientras mantienes la espalda recta y los músculos de los isquiotibiales apretados. Mantén la posición durante unos segundos y luego vuelve a subir a la posición inicial. Repite 8-10 veces.

 

– Estocadas invertidas

Situate con los pies separados al ancho de los hombros y da un paso hacia atrás con una pierna, mientras mantienes la pierna delantera doblada en un ángulo de 90 grados. Luego, baja lentamente la pierna trasera hacia el suelo, manteniendo el pie en el suelo mientras sientes el estiramiento en los músculos de los isquiotibiales. Mantén la posición durante unos segundos y luego regresa a la posición inicial. Repite 8-10 veces con cada pierna.

 

– Curl de pierna

Siéntate en una máquina de curl de pierna y coloca los tobillos debajo de la almohadilla. Luego, levanta lentamente las piernas hacia tu cuerpo mientras aprietas los músculos de los isquiotibiales, y luego baja lentamente las piernas hacia abajo. Repite 10-12 veces.

 

 

 

Como hacer un masaje en los músculos isquiotibiales

Los isquiotibiales son unos músculos largos y delgados que se encuentran a lo largo de la parte posterior de la pierna, desde la cadera hasta la rodilla. Son responsables de la extensión de la cadera y la flexión de la rodilla. Cuando estos músculos están tensos o inflamados, pueden causar dolor en la parte posterior de la pierna, especialmente al caminar o correr.

Para aliviar el dolor en los isquiotibiales, se puede hacer un masaje en la zona afectada. El automasaje en los isquiotibiales puede ayudar a aliviar la tensión y el dolor en los músculos. A continuación, te proporcionamos una guía paso a paso para hacer un automasaje:

– Siéntate en una silla con los pies en el suelo y los muslos paralelos al suelo. Usa una pelota de tenis, pelota de masaje o un rodillo de espuma.

– Identifica la zona de los isquiotibiales que deseas masajear. La mayoría de la gente encuentra que el área cerca del glúteo y la parte inferior del muslo es más tensa.

– Coloca la pelota de masaje o el rodillo de espuma debajo del muslo, cerca de la zona superior de los isquiotibiales.

– Aplica presión suave a moderada en la pelota de masaje o el rodillo de espuma y deslízalo lentamente hacia abajo a lo largo de los músculos isquiotibiales. Presta especial atención a las áreas donde sientes tensión o dolor.

– Una vez que hayas identificado una zona de tensión, aplica una presión firme y realiza movimientos circulares con la pelota de masaje o el rodillo de espuma. Puedes ajustar la presión según tu nivel de comodidad.

– Desliza la pelota de masaje o el rodillo de espuma hacia abajo a lo largo de los músculos isquiotibiales. Si sientes algún punto de tensión, detente y trabaja en esa zona con movimientos circulares. Repite este proceso varias veces, trabajando en diferentes áreas de los isquiotibiales. Si sientes alguna incomodidad o dolor, detente inmediatamente.

 

Bibliografía

«Hamstring Strain Injuries: Recommendations for Diagnosis, Rehabilitation, and Injury Prevention» – Journal of Orthopaedic & Sports Physical Therapy (2017) 47(2): A1-A18. Autores: Sherry, M. A., Best, T. M.

«Hamstring Injuries: Update Article» – Current Reviews in Musculoskeletal Medicine (2018) 11(1): 110-116. Autor: Verrall, G. M.

«Evaluation and management of hamstring injuries» – The American Journal of Sports Medicine (2010) 38(2): 230-238. Autores: Orchard, J., Best, T. M., & Verrall, G. M.

Sports Health – «Hamstring Injuries in Athletes: Diagnosis and Treatment»:
Sitio web: https://www.sports-health.com/sports-injuries/leg-injuries/hamstring-injuries-athletes-diagnosis-and-treatment

Physiopedia – «Hamstring Strain»:
Sitio web: https://www.physio-pedia.com/Hamstring_Strain

American Academy of Orthopaedic Surgeons (AAOS) – «Hamstring Muscle Injuries»:
Sitio web: https://orthoinfo.aaos.org/en/diseases–conditions/hamstring-muscle-injuries

Sports Medicine Australia – «Hamstring Strains Fact Sheet»:
Sitio web: https://sma.org.au/resources-advice/injury-fact-sheets/hamstring-strains

    Fisioterapia Tratamientos
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    2 comments