Síndrome del piramidal – Síntomas, tratamiento, cuanto dura

Síndrome piramidal
166 Views

El síndrome del piramidal se produce cuando el músculo piramidal comprime el nervio ciático, pudiendo provocar una pseudociática. El músculo piriforme es un músculo plano en forma de banda situado en la región glútea, cerca de la parte superior de la articulación de la cadera.

Es importante en el movimiento de la parte inferior del cuerpo porque estabiliza la cadera y levanta y rota el muslo. Está activo en casi todos los movimientos de la cadera y la pierna por lo que nos permite caminar, cambiar el peso de un pie a otro y mantener el equilibrio.

El nervio ciático es un nervio grueso y largo que se origina en la región lumbar y recorre toda la pierna hasta el pie. Pasa junto al músculo piramidal o lo atraviesa, desciende por la parte posterior de la pierna y acaba ramificándose en nervios más pequeños que terminan en el pie. Si el nervio se comprime puede ser causado por un espasmo del músculo piriforme.

A menudo es difícil saber si el dolor glúteo procede de la articulación de la cadera, del piramidal, por una ciatica o de la articulación sacroilíaca. Estas dos estructuras están muy próximas entre sí. A veces, ambas estructuras pueden causar dolor en el glúteo.

Por lo general, el dolor de la articulación sacroilíaca es sensible en la articulación, que está más hacia el centro que el músculo piriforme. Además la prueba de Ober o la de tracción posterior pueden provocar el dolor. Con frecuencia, las resonancias magnéticas pueden señalar cambios degenerativos en la articulación sacroilíaca, como la inflamación o la formación de espolones.

Podemos tratar ambas si creemos que el dolor puede provenir de las dos.

 

Síntomas del síndrome del piramidal

Los síntomas del síndrome de Piramidal suele ser un dolor u hormigueo en la nalga. Este puede agravarse rápidamente y extenderse por toda la pierna.

El dolor puede ser intenso y extenderse a lo largo del nervio ciático y se debe a que el músculo piriforme comprime el nervio ciático, por ejemplo, al sentarse en un asiento de coche o al correr.

El dolor también puede desencadenarse al subir escaleras, al aplicar una presión firme directamente sobre el músculo piriforme o al permanecer sentado durante largos periodos de tiempo.

Este dolor es más intenso cuando se camina, se corre o se está sentado durante mucho tiempo.

Otros síntoma común es la limitación de la amplitud de movimiento de la cadera.

 

 

Tratamiento del síndrome del piramidal

El síndrome del piramidal es una afección difícil de tratar por lo que es importante individualizar el tratamiento basándose en lo que funciona para cada persona. Si el dolor se produce al sentarse o al realizar determinadas actividades, intente evitar las posiciones que desencadenan el dolor. El reposo, el hielo y el calor pueden ayudar a aliviar los síntomas. Un médico o fisioterapeuta puede sugerir un programa de ejercicios y estiramientos para ayudar a reducir la compresión del nervio ciático.

En primer lugar, es importante

– Ejercicios para fortalecer el músculo detrás de la cadera.

– Ejercicios de estiramiento para aliviar la tensión muscular también pueden ser eficaces. Algunos ejemplos de ejercicios de estiramiento del yoga son la paloma o la mariposa. Debe parar si sientes un dolor intenso con estos estiramientos.

– Fisioterapia para los tejidos blandos, liberación miofascial y acupuntura para reducir la tensión muscular.

– Manipulaciones osteopáticas para ayudar a aliviar el dolor y aumentar la amplitud de movimiento.

– En casos difíciles un medico puede aconsejar utilizar una inyección de cortisona en el músculo piriforme puede ayudar a la terapia. Pueden recomendar medicamentos antiinflamatorios, relajantes musculares. Algunos médicos han probado otras terapias, como la iontoforesis, que utiliza una leve corriente eléctrica, y la inyección con toxina botulínica para aliviar la tensión muscular y la compresión del nervio ciático para minimizar el dolor.

En raras ocasiones, se realiza una cirugía para liberar el nervio ciático del músculo piriforme aunque sólo debe considerarse cuando otros tratamientos fracasan.

 

Masaje con hielo

En cuanto empiece a sentir dolor en la nalga, tómese un tiempo para aplicar hielo en la zona. Si ciertas actividades exacerban su dolor, aplique el hielo inmediatamente después de la actividad.

Túmbese boca abajo en una posición cómoda. Coloca una bolsa de hielo en la zona donde sienta dolor en la región glutea o dolor lumbar durante 10 minutos. Puede repetir cada 2 ó 4 horas, según sea necesario.

Si es posible, un masaje con hielo también puede ser muy útil. Túmbese boca abajo y pida a alguien que masajee suavemente la zona con un cubito de hielo grande. Limite el masaje a 10 minutos para evitar una quemadura por hielo.

 

Termoterapia

Para algunas personas, el dolor puede aliviarse alternando el calor con el frío. Túmbese boca abajo y coloque una almohadilla térmica en la zona durante un máximo de 10 minutos.

 

Medicamentos antiinflamatorios

Los antiinflamatorios como el ibuprofeno, pueden reducir la hinchazón y disminuir el dolor.

 

Inyecciones

En algunos casos, el médico puede aplicar una inyección directamente en el músculo piriforme. Un anestésico local y un corticosteroide pueden ayudar a disminuir el espasmo y el dolor. En algunos casos graves, el médico puede recomendar inyecciones de botox para relajar el músculo y reducir la presión sobre el nervio ciático.

El objetivo de cualquiera de estas inyecciones es aliviar el dolor lo suficiente como para que pueda estirar el músculo piriforme y someterse a fisioterapia, de modo que cuando desaparezca la inyección el músculo siga estirado y relajado.

 

Electroterapia

La estimulación eléctrica con una unidad de estimulación nerviosa eléctrica transcutánea o un estimulador de corriente interferencial puede ser útil para detener el dolor y aliviar el espasmo del músculo piriforme.

 

Estiramientos y fisioterapia

El tratamiento más importante para el síndrome del piriforme es el estiramiento progresivo del músculo. Su médico puede mostrarle algunos ejercicios básicos de estiramiento que relajan los músculos piriforme, los isquiotibiales y la cadera, aumentan la flexibilidad, restauran la amplitud de movimiento y permiten que los músculos se curen. Además, un programa completo de fisioterapia que incluya ejercicios de amplitud de movimiento y masajes profundos puede reducir el espasmo muscular y aumentar el flujo sanguíneo a la zona, permitiendo una mayor curación.

¿Cómo puedo saber si tengo ciática o síndrome del piramidal?

En el síndrome del piramidal el dolor de nalga y cadera suele ser mayor que el dolor lumbar. En la ciática el dolor de pierna suele ser mayor que el de la parte baja de la espalda y el dolor puede irradiarse a los dedos de los pies. La pierna afectada también puede sentirse pesada.

Generalmente en el síndrome del piramidal el dolor no suele bajar de la rodilla, y en la ciática suele llevar hasta el pie.

 

 

Cuanto dura el síndrome del piramidal

La duración del síndrome del piramidal es variable. A menudo, su duración depende del estilo de vida del paciente, si pasa mucho tiempo de pie, si pasa mucho tiempo sentado, si realiza mucho ejercicio físico. Cuanto antes se trate mejor el pronostico especialmente si el tratamiento adecuado se inicia poco después de la aparición de los síntomas.

Hay pacientes que mejoran rápidamente y hay pacientes en los que puede cronificarse en el tiempo.

No existe una forma fiable de prevenirlo por lo que las recomendaciones estándar incluyen ejercicios y estiramientos en casa, una elevación de los talones, no llevar la cartera en el bolsillo trasero, evitar estar sentado durante mucho tiempo y recibir tratamiento para otras afecciones que contribuyan a ello como el dolor lumbar, el dolor de cadera o los problemas en los pies.

 

Ejercicios para el síndrome del piramidal

Para realizar un estiramiento del piramidal:

-Túmbese boca arriba con las piernas estiradas.

-Levante la pierna afectada y doble la rodilla. Con la mano opuesta, atraviese el cuerpo y tire suavemente de la rodilla hacia el hombro opuesto.

-Mantenga el estiramiento de 15 a 30 segundos.

-Repita la maniobra con la otra pierna.

-Repita de 2 a 4 veces en cada lado.

No comments