Sacroileitis – Que es, síntomas, tratamiento y ejercicios

Sacroileitis
102 Views

La sacroileitis es una condición que afecta las articulaciones sacroilíacas, ubicadas en la parte baja de la espalda, donde la columna vertebral se encuentra con la pelvis. Este trastorno, a menudo subestimado, puede causar dolor e incomodidad significativos.

En este artículo, exploraremos en detalle qué es la sacroileitis, sus síntomas, opciones de tratamiento y ejercicios recomendados para abordar y aliviar esta condición. Como fisio con experiencia en el manejo de problemas musculoesqueléticos, mi objetivo es proporcionar información completa y práctica para quienes enfrentan esta situación.

Qué es la sacroileitis

La sacroileitis es una condición médica que involucra la inflamación de las articulaciones sacroilíacas, un conjunto de articulaciones ubicadas en la región baja de la espalda, justo donde la columna vertebral se encuentra con la pelvis. Estas articulaciones son fundamentales para la transmisión de la carga entre la columna vertebral y las extremidades inferiores, así como para proporcionar estabilidad y absorber el impacto durante actividades físicas.

El sacro, un hueso triangular en la base de la columna vertebral, se une a la pelvis a través de las articulaciones sacroilíacas. Estas articulaciones desempeñan un papel crucial en la movilidad y función diaria. La sacroileitis se desarrolla cuando estas articulaciones se inflaman, lo que puede resultar en dolor y molestias considerables.

Síntomas de la sacroileitis

Los síntomas de la sacroileitis pueden variar, pero el dolor en la parte baja de la espalda es uno de los indicadores más frecuentes. Este dolor puede irradiar hacia las nalgas o la parte posterior de los muslos. Las molestias suelen intensificarse al realizar ciertos movimientos, como estar de pie durante períodos prolongados, caminar, subir escaleras o cambiar de posición al estar sentado o acostado.

Además del dolor, algunas personas pueden experimentar rigidez en la región lumbar, lo que puede afectar la movilidad y la flexibilidad. También puede presentar síntomas en la zona de las caderas y las ingles, haciendo que actividades cotidianas como levantarse de una silla o girar el torso resulten dolorosas.

Los síntomas pueden variar en intensidad y presentación, y algunas personas pueden experimentar diferentes combinaciones de síntomas. Aquí se describen los síntomas comunes asociados:

  • Dolor en la parte baja de la espalda: Uno de los síntomas más característicos es el dolor en la región baja de la espalda, específicamente en la zona alrededor del sacro.
  • Dolor en las nalgas y parte posterior de los muslos: Esta irradiación puede ser unilateral o afectar ambos lados.
  • Dolor al estar de pie o caminar: El dolor tiende a intensificarse al estar de pie durante períodos prolongados o al realizar actividades que involucren caminar.
  • Dolor al cambiar de posición como levantarse de una silla o girar el torso, pueden provocar molestias y aumentar la sensación de dolor.
  • Dolor durante la noche: Algunas personas pueden experimentar un empeoramiento del dolor durante la noche, especialmente al cambiar de posición en la cama.
  • Rigidez en la región lumbar: puede ir acompañada de rigidez en la región lumbar, lo que puede afectar la movilidad y la flexibilidad.
  • Puede extenderse hacia las caderas e ingles, afectando diversas áreas de la pelvis.
  • Sensación de inestabilidad o bloqueo: Algunas personas pueden experimentar una sensación de inestabilidad en la pelvis o la sensación de que las articulaciones están bloqueadas.
  • Irritación nerviosa: En algunos casos, la sacroileitis puede provocar irritación de los nervios cercanos, lo que puede dar lugar a síntomas adicionales como entumecimiento o hormigueo en las piernas.

Causas de la sacroileitis

La sacroileitis puede tener varias causas, y en muchos casos, puede ser el resultado de una combinación de factores. Es esencial destacar que las causas pueden variar entre individuos, y en algunos casos, la condición puede surgir sin una causa aparente identificable.

Además, las personas con predisposición genética a enfermedades autoinmunes pueden tener un mayor riesgo de desarrollarla. Ante la presencia de síntomas se recomienda buscar la evaluación de un profesional de la salud para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

– Lesiones Traumáticas: Lesiones directas en la zona de las articulaciones sacroilíacas debido a caídas, accidentes automovilísticos o impactos directos.

– Sobrecarga o Estrés Repetitivo: Actividades que involucran movimientos repetitivos o una carga excesiva en las articulaciones sacroilíacas, como levantar objetos pesados de manera incorrecta o participar en deportes de impacto, pueden contribuir al desarrollo de la sacroleitis.

– Cambios en la Biomecánica de la Pelvis: Alteraciones en la alineación de la pelvis, como desequilibrios musculares o problemas en la marcha, pueden ejercer presión adicional en las articulaciones y contribuir a su desarrollo.

– Condiciones Inflamatorias: Enfermedades autoinmunes, como la espondilitis anquilosante, la artritis reactiva o la artritis psoriásica, pueden causar inflamación en las articulaciones.

– Infecciones bacterianas o virales que afectan las articulaciones pueden causar inflamación y desencadenarla.

– Embarazo: los cambios hormonales y el aumento de peso pueden afectar la biomecánica de la pelvis, contribuyendo a su desarrollo en algunas mujeres.

– Enfermedad Degenerativa: Con el envejecimiento, las articulaciones pueden experimentar desgaste natural. La degeneración articular puede provocarlo.

– Anomalías Congénitas o malformaciones en las articulaciones sacroilíacas desde el nacimiento pueden predisponer a una persona a desarrollar sacroileitis.

– Trastornos Gastrointestinales: Algunas condiciones gastrointestinales, como la enfermedad inflamatoria intestinal, se han asociado en ciertos casos.

 

 

Tratamiento de la sacroileitis

Es fundamental destacar que el tratamiento de la sacroileitis debe ser personalizado según las necesidades individuales del paciente. La colaboración entre diferentes profesionales de la salud y la participación activa del paciente son esenciales para lograr un manejo efectivo de la condición. Además, el tratamiento a largo plazo puede incluir estrategias para prevenir la recurrencia y mejorar la calidad de vida de quienes lo padecen.

El tratamiento suele involucrar enfoques que abordan tanto los síntomas agudos como las causas subyacentes. Un plan de tratamiento efectivo generalmente requiere la colaboración entre médicos, fisioterapeutas y, en algunos casos, especialistas en reumatología. Aquí se detallan las opciones de tratamiento comunes para la sacroileitis:

  • Medicamentos antiinflamatorios

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs), como el ibuprofeno o el naproxeno, pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor asociado. En casos más graves, se pueden prescribir corticosteroides para reducir la inflamación.

 

  • Fisioterapia

La fisioterapia desempeña un papel crucial en el tratamiento ya que pueden diseñar programas de ejercicios específicos para fortalecer los músculos estabilizadores de la pelvis, mejorar la flexibilidad y corregir desequilibrios musculares. Además, las técnicas de terapia manual pueden ayudar a reducir la tensión en las articulaciones sacroilíacas.

 

  • Modificaciones en el estilo de vida

Realizar cambios en las actividades diarias puede ser fundamental para reducir la carga en las articulaciones sacroilíacas. Evitar estar de pie o sentado por períodos prolongados, adoptar una postura adecuada y utilizar técnicas de levantamiento seguro son prácticas esenciales.

 

  • Inyecciones de Corticosteroides

En casos en los que el dolor persista se pueden administrar inyecciones de corticosteroides directamente en las articulaciones que pueden proporcionar alivio a corto plazo al reducir la inflamación.

Para aquellos con enfermedades autoinmunes, como la espondilitis anquilosante, los DMARDs pueden ser recetados para modular la respuesta inmune y reducir la inflamación.

 

  • Ejercicio Terapéutico

Se prescriben ejercicios específicos para fortalecer el core y los músculos que rodean las articulaciones sacroilíacas. Estos ejercicios pueden ayudar a mejorar la estabilidad y reducir la presión en la zona afectada.

 

  • Terapia de Calor y Frío

Aplicar calor o compresas frías en la zona afectada puede ayudar a aliviar el dolor y reducir la inflamación. La elección entre calor o frío depende de la preferencia individual y la respuesta del paciente.

 

  • Adaptación de Actividades

Realizar modificaciones en las actividades cotidianas, como utilizar cojines para sentarse o cambiar la posición de trabajo, puede ayudar a prevenir la exacerbación de los síntomas.

 

 

Fisioterapia en la sacroileitis

La fisioterapia desempeña un papel clave en el manejo de la sacroileitis, ayudando a reducir el dolor, mejorar la función y prevenir la recurrencia de los síntomas. Los fisioterapeutas utilizan una variedad de técnicas y enfoques para abordar de manera integral el problema. Aquí se describen algunas de las estrategias de fisioterapia comunes para tratar esta condición:

– Evaluación integral

La fisioterapia comienza con una evaluación exhaustiva del paciente, que incluye una revisión de la historia clínica, una evaluación física y pruebas específicas para determinar la causa subyacente y evaluar la gravedad de los síntomas.

– Terapia manual

Las técnicas de terapia manual son fundamentales en el tratamiento, se pueden utilizar manipulaciones y movilizaciones específicas para mejorar la movilidad de las articulaciones sacroilíacas y reducir la tensión en los músculos circundantes.

– Ejercicios Terapéuticos

Se prescriben ejercicios específicos para fortalecer los músculos estabilizadores de la pelvis y mejorar la flexibilidad. Estos pueden incluir ejercicios de fortalecimiento del core, estiramientos para los músculos de la cadera y ejercicios de movilidad lumbar.

– Educación del Paciente

La educación del paciente es esencial. Se proporciona información sobre posturas y técnicas de movimiento seguras, así como sobre modificaciones en el estilo de vida que pueden ayudar a reducir la carga en las articulaciones.

– Técnicas de relajación muscular

Técnicas de relajación muscular, como la liberación miofascial y el masaje terapéutico, se utilizan para reducir la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea en la zona afectada.

– Ejercicio Acuático

La terapia acuática puede ser beneficiosa para las personas con sacroileitis, ya que el agua proporciona soporte y reduce el impacto en las articulaciones. Los ejercicios realizados en el agua pueden mejorar la fuerza y la movilidad sin ejercer una carga excesiva.

– Corrección de desequilibrios musculares

Muchos casos están asociados con desequilibrios musculares en la región lumbar y la pelvis. La fisioterapia se enfoca en corregir estos desequilibrios mediante ejercicios específicos.

Se trabajan técnicas de estabilización pélvica para mejorar la fuerza y la coordinación de los músculos que rodean las articulaciones y contribuye a la estabilidad general de la pelvis.

– Prevención

La fisioterapia no solo se centra en el tratamiento actual sino también en la prevención de recurrencias. Los pacientes suelen recibir pautas y ejercicios para mantener la salud a largo plazo.

Es esencial destacar que la fisioterapia para la sacroileitis debe ser adaptada a las características y necesidades específicas de cada individuo. La colaboración entre el paciente y el fisioterapeuta es fundamental para alcanzar resultados óptimos. Además, se recomienda que cualquier programa de fisioterapia sea supervisado y guiado por profesionales de la salud capacitados.

 

 

Ejercicios para la sacroileitis recomendados

La inclusión de ejercicios específicos en el tratamiento de la sacroileitis es crucial para fortalecer los músculos estabilizadores, mejorar la movilidad y reducir la tensión en las articulaciones sacroilíacas. Aquí se presentan algunos ejercicios recomendados para abordarla bajo la supervisión de un fisioterapeuta. Es importante destacar que cualquier programa de ejercicios debe adaptarse a las necesidades individuales de cada persona y ser supervisado por un profesional de la salud.

Estiramiento del psoas

Posición de Estocada: Adopta una posición de estocada con una pierna adelante y la otra extendida hacia atrás. Inclina la pelvis hacia adelante para estirar el psoas en la pierna trasera. Mantén la posición durante 20-30 segundos y repite en el otro lado.

Elevación de piernas

Acostado Boca Arriba: Acuéstate boca arriba y levanta las piernas hacia arriba, manteniendo las rodillas ligeramente flexionadas. Este ejercicio fortalece los músculos abdominales y contribuye a la estabilidad de la pelvis.

Ejercicios de pelvis inclinada

Boca arriba, contrae los músculos abdominales para inclinar la pelvis hacia arriba, manteniendo la espalda baja en contacto con el suelo. Sostén durante unos segundos y relaja. Repite varias veces.

Fortalecimiento del Core

Puente: Acuéstate boca arriba con las rodillas dobladas. Levanta las caderas hacia arriba, formando una línea recta desde los hombros hasta las rodillas. Mantén la posición durante unos segundos y baja lentamente.

Estiramientos de la región lumbar

Flexión hacia Delante Sentado: Siéntate con las piernas extendidas y flexiona hacia adelante desde la cadera. Mantén la espalda recta y estira los brazos hacia los pies.

Ejercicios de movilidad lumbar

Utiliza un rodillo de espuma para realizar ejercicios que mejoren la movilidad de la columna lumbar. Rueda hacia adelante y hacia atrás, centrándote en las áreas que rodean las articulaciones sacroilíacas sin dolor.

Estabilización de la pelvis con banda elástica

Coloca una banda elástica alrededor de los muslos, justo por encima de las rodillas. Realiza ejercicios de abducción de piernas para fortalecer los músculos externos de la cadera y mejorar la estabilidad pélvica.

– Estiramientos de los músculos de la cadera

Desde una posición de cuatro patas, levanta una pierna hacia un lado y luego hacia atrás, manteniendo la columna neutral. Este estiramiento trabaja los músculos de la cadera y la región lumbar.

Ejercicios de transverso abdominal

Contrae los músculos del transverso abdominal, que actúan como un corsé natural alrededor de la región abdominal. Mantén la contracción durante unos segundos y relaja. Repite varias veces.

– Yoga y Pilates adaptados

Clases de yoga y pilates adaptadas pueden ser beneficiosas, ya que incorporan ejercicios que mejoran la fuerza, la flexibilidad y la conciencia corporal.

Antes de comenzar cualquier programa de ejercicios para la sacroileitis, es crucial consultar con un fisioterapeuta o profesional de la salud. Estos profesionales pueden evaluar la condición individual, proporcionar orientación específica y ajustar el programa de ejercicios según las necesidades y la progresión del paciente. La consistencia y la progresión gradual son clave para obtener beneficios a largo plazo.

 

Sacroileitis: tiempo de baja

La duración del tiempo de baja por sacroileitis puede variar significativamente según la gravedad de los síntomas, la respuesta al tratamiento y las necesidades individuales del paciente. Puede afectar la calidad de vida y la capacidad para realizar actividades diarias, incluido el trabajo, especialmente si el dolor y la incomodidad son significativos.

En términos generales, las personas con sacroileitis pueden necesitar tiempo de baja para recuperarse durante los períodos de exacerbación de los síntomas. La duración de este tiempo de baja puede ser determinada por varios factores, que incluyen:

– Gravedad de los síntomas

Aquellos con síntomas más intensos y discapacitantes pueden necesitar un tiempo de baja más prolongado para permitir la recuperación y participar en el tratamiento.

– Respuesta al tratamiento

La eficacia del tratamiento, que puede incluir medicamentos, fisioterapia, y cambios en el estilo de vida, influirá en el tiempo necesario para experimentar mejoras significativas.

– Tipo de trabajo

La naturaleza del trabajo desempeña un papel crucial. Trabajos que requieren movimientos repetitivos, estar de pie durante períodos prolongados o levantar objetos pesados pueden ser más difíciles de realizar con sacroileitis no controlada.

– Recomendaciones médicas

Las recomendaciones del profesional de la salud que está tratando al paciente también influyen en la duración del tiempo de baja. Pueden sugerir períodos específicos de descanso o ajustes en las responsabilidades laborales.

– Necesidades Individuales

Las necesidades y circunstancias individuales del paciente, como el apoyo familiar, la capacidad para realizar modificaciones en el entorno laboral y la adherencia al tratamiento, también son consideraciones importantes.

En muchos casos, se pueden hacer ajustes en el entorno laboral o se pueden explorar opciones de trabajo modificado para facilitar el regreso al trabajo de manera gradual. Cada caso es único, y el enfoque de manejo y la duración del tiempo de baja deben adaptarse a las circunstancias individuales.

 

Dinos lo que piensas en los comentarios!!

 

Bibliografía

Braun, J., & Sieper, J. (2007). Ankylosing spondylitis. The Lancet, 369(9570), 1379-1390.

Hermann, K. G., Althoff, C. E., Schneider, U., Zühlsdorf, S., Lembcke, A., Hamm, B., … & Bollow, M. (2006). Spinal changes in patients with spondyloarthritis: comparison of MR imaging and radiographic appearances. Radiographics, 26(2), 381-397.

Ward, M. M., Deodhar, A., Akl, E. A., Lui, A., Ermann, J., Gensler, L. S., … & Caplan, L. (2015). American College of Rheumatology/Spondylitis Association of America/Spondyloarthritis Research and Treatment Network 2015 Recommendations for the Treatment of Ankylosing Spondylitis and Nonradiographic Axial Spondyloarthritis. Arthritis Care & Research, 68(2), 151-166.

Rudwaleit, M., van der Heijde, D., Landewé, R., Akkoc, N., Brandt, J., Chou, C. T., … & Dougados, M. (2011). The development of Assessment of SpondyloArthritis international Society classification criteria for axial spondyloarthritis (part II): validation and final selection. Annals of the Rheumatic Diseases, 68(6), 777-783.

 

Recursos en línea:

  1. Spondylitis Association of America:
  2. Arthritis Foundation:
  3. MedlinePlus – Sacroiliac Joint Dysfunction:
    Fisioterapia Tratamientos
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    7 comments