Nervio ciático – Que es, recorrido, dolor, síntomas

Nervio ciático
310 Views

Si te preguntas que es el nervio ciático, cual es su recorrido o cuales son sus síntomas de dolor debes saber que es el nervio más grande del cuerpo humano. Se encuentra en la parte inferior de la espalda y se extiende a través de la cadera y la parte posterior de la pierna. Se origina en la médula espinal y se extiende a lo largo de la pierna, proporcionando sensibilidad y movimiento a varios músculos, articulaciones de la pierna y el pie.

La inflamación o compresión del nervio ciático puede ser causada por una variedad de factores, como una hernia de disco, una deformidad de la columna lumbar, como una escoliosis, o la inflamación de los músculos de la espalda. La inflamación puede causar dolor y debilidad en la pierna y el pie, pudiendo ser difícil de tratar.

El tratamiento de la inflamación del ciático puede incluir medicamentos para aliviar el dolor y la inflamación, como analgésicos y antiinflamatorios, y terapias de rehabilitación, como la fisioterapia y los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento. En algunos casos, puede ser necesaria una cirugía para aliviar la presión.

 

¿Qué es la ciática?

La ciática suele afectar a un solo lado de la parte inferior del cuerpo. A menudo, el dolor se extiende desde la parte baja de la espalda hasta la parte posterior del muslo y baja por la pierna. Dependiendo de dónde esté afectado el nervio ciático, el dolor puede extenderse también al pie.

Para algunas personas, el dolor de ciática puede ser intenso e incapacitante. La ciática se define como un atrapamiento o irritación importante del nervio ciático que provoca un dolor lumbar punzante del nervio en una o ambas piernas. No es común que este causada por una enfermedad grave, como un tumor, una infección o un coágulo sanguíneo.

La ciática se estima que afecta a alrededor del 3-5% de la población en general. La incidencia aumenta con la edad, con la mayoría de los casos aparecen en personas mayores de 50 años. También puede ser más común en personas que tienen antecedentes familiares de problemas de columna vertebral, obesidad, sedentarismo y en aquellos que participan en actividades que  requieren movimientos repetitivos en la columna lumbar, como levantar objetos pesados o permanecer sentados por períodos prolongados.

 

 

 

¿Dónde se encuentra el nervio ciático?

El nervio ciático nace en la base de la columna vertebral en la región lumbar y sacra, recorre la parte superior de los glúteos y desciende por la parte posterior de los músculos isquiotibiales descendiendo a la parte inferior de las piernas hasta los pies.

El nervio ciático se encuentra en una posición vulnerable debido a su ubicación en la parte inferior de la espalda y su exposición a la compresión y la inflamación.

 

 

¿Qué tamaño tiene el nervio ciático?

El nervio ciático es el nervio más grande del cuerpo humano, nace en la parte baja de la espalda y sólo mide 1 centímetro de diámetro en su origen. A medida que el trayecto del nervio se extiende por las piernas, se ensancha ligeramente. En su punto más ancho, el nervio ciático mide unos 2 centímetros de diámetro, es decir, aproximadamente el tamaño de un céntimo.

Contiene los axones más largos del cuerpo humano cuya longitud puede superar el metro de largo.

 

 

Recorrido del nervio ciático

El nervio ciático se origina a partir de las raíces nerviosas L4, L5, S1, S2 y S3 de la médula espinal y se extiende por toda la pierna. Se encuentra en la parte inferior de la espalda y se extiende a través de la cadera y la parte posterior de la pierna. Es un nervio mixto y se divide en dos ramas, la rama tibial y la peronea, que se encargan de inervar diferentes músculos y estructuras en la pierna y el pie.

El recorrido del nervio ciático comienza en la columna vertebral, baja por el glúteo, atraviesa el muslo y la rodilla, y finalmente se divide en varios nervios que se dirigen hacia el pie.

El recorrido del nervio ciático comienza en la raíz lumbar L4-L5 o en la raíz sacra S1, donde se origina. Luego pasa a través del canal lumbar y se divide en dos ramas: una rama nerviosa anterior y una rama nerviosa posterior. La rama nerviosa anterior se conecta con los músculos del muslo y el muslo anterior, mientras que la rama nerviosa posterior se conecta con los músculos de la pierna y el pie.

Después de salir del canal lumbar, el nervio ciático se dirige hacia abajo y hacia afuera a través del hueso sacro y se divide en dos ramas: el nervio tibial posterior y el nervio peroneo común.

La rama anterior se dirige hacia adelante, pasando por el muslo y el rodilla, y se divide en varios nervios que se dirigen hacia el pie.

La rama posterior, por otro lado, se dirige hacia atrás, pasando por el muslo y la pantorrilla, y se divide en varios nervios que se dirigen hacia el pie.

 

Ramas del nervio ciático

El nervio ciático se divide en varios nervios más pequeños a medida que viaja hacia abajo, incluyendo el nervio tibial posterior, el nervio peroneo común y el nervio fibular superficial.

El nervio tibial posterior se dirige hacia la región posterior de la pierna y el pie, mientras que el nervio peroneo común se dirige hacia la parte lateral de la pierna y el pie.

En las rodillas, el nervio ciático se divide en dos ramas principales:

Nervio peroneo común va desde la parte externa de la rodilla hasta la parte externa del pie (y también se divide en dos ramas principales justo debajo de la rodilla).

Nervio tibial baja por la parte posterior del hueco poplíteo y la pantorrilla extendiendose hasta el talón y la planta del pie.

También contiene ramas más pequeñas en la:

– Cadera
– Cara interna del muslo
– Piernas
– Los pies

Nervio fibular superficial se desprende del nervio peroneo común y se dirige hacia la parte anterior de la pierna y el pie, proporcionando sensación a la piel de la parte superior del pie y los dedos.

 

 

 

Causas de dolor del nervio ciático

Lo que provoca el dolor ciático puede ser causado por una variedad de factores, como una hernia de disco en la espalda, una deformidad de la columna vertebral, como una escoliosis, o la inflamación de los músculos de la espalda. La inflamación o compresión puede causar dolor y debilidad en la pierna y el pie.

Las causas más comunes del dolor son:

Hernia de disco cuando el material blando dentro de un disco de la columna vertebral se sale de su lugar y presiona el nervio ciático.

Compresión del nervio ciático que puede ser causada por lesiones del nervio, un tumor o un estrechamiento del espacio en la columna vertebral donde el nervio sale.

Síndrome del piramidal que es una afección en la que el músculo piriforme, ubicado en la parte baja de la espalda, comprima el nervio reproduciendo los síntomas.

Espondilolistesis es una condición en la que una vértebra se desliza hacia adelante sobre otra vértebra y puede comprimir la inervación.

Espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria crónica que puede causar dolor y rigidez en la columna vertebral y compresión.

 

 

Dolor del nervio ciático

El dolor del nervio ciático suele ser un dolor agudo o punzante que se extiende desde la parte baja de la espalda hasta la pierna y el pie. También puede haber sensación de hormigueo, debilidad o adormecimiento en la pierna y el pie afectados.

El dolor puede empeorar al sentarse, toser o el estar de pie por largos períodos de tiempo. Es importante consultar a un médico para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

Existen dos tipos principales de dolor:

Dolor ciático agudo: Es un dolor agudo y puntual que suele ser causado por una lesión o una compresión del nervio en algún punto de su recorrido.

Dolor ciático crónico: Es un dolor continuo y persistente que puede ser causado por una hernia de disco, artritis o estenosis espinal.

Ambos tipos de dolor pueden ser debilitantes y afectar la calidad de vida. Es importante consultar a un médico para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

 

Síntomas de dolor del nervio ciático

El dolor del nervio ciático puede ser agudo o crónico y puede variar en intensidad. También puede empeorar al caminar o al estar de pie durante períodos prolongados. Es importante consultar a un médico si sospecha que tiene ciática o si tiene dolor de espalda persistente o intenso que no mejora con el tratamiento en el hogar para hacerle un examen físico. El tratamiento temprano del dolor ciático puede ayudar a aliviar los síntomas y evitar complicaciones adicionales.

El dolor de ciática genera unos síntomas que pueden incluir:

– Dolor en la parte inferior de la espalda, la cadera y la parte posterior de la pierna.

– Debilidad en la pierna y el pie.

– Dolor que empeora con la sentarse, la tos o el estar de pie por largos períodos de tiempo.

– Hormigueo, debilidad o adormecimiento en la pierna y el pie afectados.

– Sensación de calambres o debilidad en la pierna y el pie afectados.

– Dificultad para levantar la pierna o para mover el pie.

– Dificultad para mantener el equilibrio al caminar.

– Dolor que se intensifica al caminar o al correr.

 

 

¿Qué pierna afecta el nervio ciático?

Cuando el nervio ciático está inflamado o sufre una compresión nerviosa, puede causar dolor y debilidad en la pierna y el pie. El lado de la pierna afectado depende de dónde se encuentre la inflamación o compresión del nervio ciático. Por lo general, el nervio ciático afecta una sola pierna a la vez, aunque es posible que ambas piernas estén afectadas en casos raros.

Es importante consultar a un médico si tiene dolor de espalda persistente, dolor en la pierna afectada o dolor intenso que no mejora con el tratamiento.

 

 

Nervio ciático pinzado

El nervio ciático pinzado se refiere a la compresión nerviosa o irritación del nervio ciático. Esto puede causar dolor en la región lumbar, debilidad y entumecimiento en la pierna y el pie afectados. Las causas más comunes de un nervio ciático pinzado incluyen hernia de disco, estenosis espinal, lesiones deportivas y artritis.

La ubicación exacta de la compresión o irritación puede influir en los síntomas y el plan de tratamiento. Es importante consultar a un médico para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

Las compresiones del nervio ciático más comunes incluyen:

– Lesiones deportivas: como distensiones de la raíz nerviosa, que pueden comprimir la estructura nerviosa.

– Trauma o accidentes: como una lesión en la columna vertebral o la pelvis que compriman los nervios.

– Hernia discal: cuando el material gelatinoso dentro del disco intervertebral se filtra hacia fuera.

– Estenosis espinal: cuando se estrecha el canal espinal, comprimiendo el nervio.

– Artritis: la inflamación de las articulaciones puede comprimir el tejido circundante.

 

 

 

¿El nervio ciático se cura?

En la mayoría de los casos, el nervio ciático puede recuperarse de un daño o inflamación. La recuperación del nervio ciático puede tomar tiempo y puede requerir tratamiento médico y terapias de rehabilitación, como la fisioterapia.

El tratamiento temprano es importante para ayudar a aliviar la inflamación y la presión para promover su recuperación. Los medicamentos, los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, y la terapia física pueden ser útiles para aliviar los síntomas del dolor lumbar y promover la recuperación.

En casos graves puede ser necesaria atención medica y cirugía para eliminar un disco herniado o corregir una deformidad de la columna vertebral. Después de la cirugía, es posible que sea necesaria una rehabilitación adicional para ayudar a recuperar la fuerza y la movilidad de la pierna y el pie.

 

 

Tratamiento del nervio ciático

El tratamiento del nervio ciático puede incluir una combinación de medidas de autoayuda y tratamientos médicos. Algunas opciones de tratamiento pueden incluir:

Medicamentos: Los analgésicos pueden ayudar a aliviar el dolor de la ciática y los antiinflamatorios también pueden ser útiles. Los medicamentos recetados, como los esteroides y los analgésicos más fuertes, pueden ser necesarios en casos más graves.

Ejercicio: Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento pueden ayudar a aliviar la tensión en el nervio ciático y a fortalecer los músculos que lo rodean. Los ejercicios de fortalecimiento de la espalda baja y la cadera también pueden ayudar a prevenir futuros episodios de ciática.

Fisioterapia: Puede incluir masajes, calor o frío, y ejercicios específicos diseñados para fortalecer y estirar los músculos de la espalda y la cadera.

Cirugía: En casos graves puede ser necesario realizar una cirugía para aliviar la presión sobre el nervio.

 

 

Tratamiento del nervio ciático en fisioterapia

La fisioterapia puede ser un componente importante del tratamiento de la ciática. Los fisioterapeutas pueden utilizar una variedad de técnicas para ayudar a aliviar el dolor y la inflamación del nervio ciático y fortalecer los músculos que lo rodean. Algunas de las técnicas de fisioterapia que se pueden utilizar para tratar la ciática incluyen:

– Estiramientos: Los estiramientos pueden ayudar a aliviar la tensión y a mejorar la flexibilidad de la espalda y la cadera.

– Movilización neuromeningea: para ir adaptando las tensiones del nervio y su recorrido.

– Masajes: Los masajes pueden ayudar a aliviar el dolor, la inflamación y a mejorar la circulación.

– Ejercicios de fortalecimiento: pueden ayudar a fortalecer los músculos de la espalda y la cadera y a mejorar la estabilidad y el equilibrio.

– Electroterapia: La electroterapia puede incluir la aplicación de corriente eléctrica a través de los músculos para ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.

– Terapia con calor o frío:  puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación de los nervios.

 

 

Que hacer si tiene dolor en el ciático

Hay varias medidas que puede tomar para tratar el dolor del nervio ciático y aliviar los síntomas:

– Aplicar hielo o calor a la zona afectada puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación en espacios cortos de 10 minutos varias veces al día.

– Hacer ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de la espalda y la cadera pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación mejorando la flexibilidad y la fuerza.

– Utilizar una almohada de apoyo lumbar que puede ayudar a mantener la columna vertebral en una posición adecuada y aliviar la presión.

– Evitar actividades que agravan los síntomas como levantar pesos pesados, sentarse durante períodos prolongados o realizar actividades que empeoren los síntomas. Evite la vida sedentaria.

– Usar calzado cómodo o plantillas que puede ayudar a aliviar la presión y prevenir el dolor.

 

 

 

¿Cuánto tiempo dura el dolor del nervio ciático?

El dolor del nervio ciático puede durar desde unos pocos días hasta varias semanas o incluso meses. En la mayoría de los casos, mejora con el tiempo y puede ser tratado con medicamentos y rehabilitación.

La ciática puede ser aguda o crónica. Un episodio agudo puede durar entre una y dos semanas y suele resolverse por sí solo en pocas semanas. Es bastante frecuente experimentar cierto entumecimiento durante un tiempo después de que haya remitido el dolor. También puede tener episodios de ciática un varias veces al año.

La ciática aguda puede acabar convirtiéndose en crónica y es una afección de por vida. Actualmente no responde bien al tratamiento, pero el dolor de la ciática crónica suele ser menos intenso que el de la forma aguda.

Sin embargo, en algunos casos, el dolor puede ser crónico y durar más de tres meses. En estos casos, puede ser necesario un tratamiento más intensivo, como la cirugía, para aliviar la inflamación y la presión.

Es importante hablar con su médico sobre el tratamiento del dolor más adecuado para su caso específico y para obtener una estimación del tiempo de recuperación.

 

 

 

Medicación para el dolor ciático

¿Qué tomar si tengo dolor del ciático? Existen varios tipos de medicamentos que se pueden utilizar para aliviar el dolor del nervio ciático. Es importante hablar con su médico sobre el tratamiento más adecuado para su caso específico. Puede recetarle el medicamento adecuado dependiendo de la gravedad de su dolor y de cualquier otra condición de salud que pueda tener. Algunas opciones de medicamentos comunes son:

– Analgésicos de venta libre como el paracetamol pueden ayudar a aliviar el dolor leve a moderado del ciático.

– Medicamentos antiinflamatorios como el naproxeno y el ibuprofeno, pueden ayudar a aliviar la inflamación y el dolor de las fibras nerviosas.

– Analgésicos más fuertes, como el tramadol y el oxicodona, pueden ser necesarios en casos de dolor más intenso.

– Esteroides como la prednisona, pueden ayudar a aliviar la inflamación y el dolor.

 

 

 

Ejercicios para nervio ciático

Los ejercicios pueden ser una parte importante del tratamiento ya que pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación mejorando la flexibilidad y la fuerza de la espalda y la cadera. Es importante hacer ejercicio y la actividad física para recuperar su estilo de vida. Hable con su médico o fisioterapeuta antes de comenzar cualquier programa de ejercicios para que le recomiende los que se adaptan a su lesión.

Aquí hay varios ejercicios que pueden ser útiles:

 

Estiramiento de la cadera

Acuéstese de espaldas en una colchoneta y coloque una toalla debajo de una rodilla. Mantenga la otra pierna recta y levante la rodilla doblada hacia el pecho. Mantenga el estiramiento durante 30 segundos y luego cambie de pierna.

 

Estiramiento de la espalda

Siéntese en el borde de una silla con las piernas ligeramente separadas. Incline el cuerpo hacia adelante y coloque las manos en el suelo entre las piernas. Mantenga la posición durante 30 segundos y luego regrese a la posición inicial. Realice este ejercicio si no tiene dolor.

 

Ejercicio de la bicicleta

Acuéstese de espaldas en una colchoneta y levante las piernas dobladas hacia arriba. Haga movimientos de pedaleo con las piernas como si estuviera en una bicicleta durante 30 segundos.

 

Plancha

Colóquese boca abajo en el suelo en posición de plancha con los brazos y las piernas extendidos. Mantenga la posición durante 30 segundos y luego descanse.

 

Puente

Acuéstese de espaldas en una colchoneta con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Levante el tronco y las caderas del suelo y mantenga la posición durante 30 segundos.

 

 

 

 

 

Bibliografía:

  • Standring, S. (Ed.). (2016). «Gray’s Anatomy: The Anatomical Basis of Clinical Practice.» Elsevier.
  • Moore, K. L., Dalley, A. F., & Agur, A. M. (2013). «Clinically Oriented Anatomy.» Wolters Kluwer/Lippincott Williams & Wilkins.

 

Fisioterapia
Juan López

Juan López

Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

5 comments