Mareos cervicales por ansiedad – Que son, que hacer

Mareos cervicales por ansiedad
57 Views

Los mareos cervicales y la ansiedad pueden estar relacionados ya que la ansiedad puede causar síntomas físicos como mareo y tensión muscular del cuello. Además puede aumentar la sensibilidad a los síntomas físicos, lo que puede hacer que los mareos cervicales sean más incómodos o preocupantes.

Es importante abordarlos para mejorar la calidad de vida. Algunas técnicas de relajación como la meditación o el mindfulness, la respiración profunda y el yoga pueden ayudar a reducir la ansiedad y la tensión muscular. También es importante tener una buena higiene del sueño, hacer ejercicio regularmente y evitar el alcohol y la cafeína para reducir los síntomas de ansiedad y mareos cervicales.

Si los síntomas persisten o empeoran, es recomendable buscar la ayuda de un profesional de la salud, como un médico o un terapeuta, para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

 

Ansiedad y mareos

La ansiedad puede causar mareos por varias razones. Cuando una persona se siente ansiosa, su cuerpo experimenta una respuesta al estrés conocida como «lucha o huida». Durante esta respuesta, el cuerpo libera hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina, que pueden afectar la circulación sanguínea y la respiración.

Estos cambios fisiológicos pueden afectar el flujo de sangre y oxígeno al cerebro, lo que puede causar mareos y una sensación de desequilibrio. Además también puede aumentar la tensión muscular en el cuello y la espalda, lo que puede interferir con la función vestibular del oído interno y causar mareos y vértigo.

Además, la ansiedad también puede aumentar la hiperventilación, que es la respiración rápida y superficial, lo que puede provocar una disminución del dióxido de carbono en la sangre. Esto puede afectar la cantidad de oxígeno que llega al cerebro y causar mareos, vértigo y otros síntomas como entumecimiento, hormigueo y sensación de sofocación.

En general suelen ser temporales y no representan una amenaza para la salud a largo plazo. Sin embargo, si experimentas mareos frecuentes o graves, es importante buscar atención médica para descartar cualquier otra causa subyacente y obtener tratamiento para la ansiedad.

 

¿Cuánto dura el mareo por ansiedad?

La duración del mareo por ansiedad varía de persona a persona y puede depender de la causa subyacente del mareo. En general, el mareo puede durar desde unos pocos minutos hasta varias horas o incluso días. En algunos casos, los síntomas pueden durar más si la ansiedad subyacente no se trata adecuadamente.

Estrés y dolor muscular

El estrés crónico puede contribuir al dolor muscular y la tensión muscular, que a su vez puede aumentar la sensación de dolor. Cuando estás estresado, tu cuerpo libera hormonas como el cortisol y la adrenalina, que pueden provocar una tensión muscular generalizada.

El dolor muscular también puede ser un síntoma. La ansiedad y el estrés crónico pueden provocar tensión muscular, lo que puede causar dolor y rigidez. Además, cuando los músculos están tensos durante períodos prolongados, pueden fatigarse y doler.

Para manejar el dolor muscular relacionado con el estrés, puedes probar algunas técnicas de relajación y reducción del estrés, como la meditación, la respiración profunda, el yoga o la terapia cognitivo-conductual. También es importante asegurarse de obtener suficiente descanso y ejercicio regularmente, ya que esto puede ayudar a reducir la tensión muscular y mejorar la salud en general.

 

 

Mareos por ansiedad en las cervicales

La ansiedad puede producir mareos y dolor muscular. Estos síntomas son comunes en personas que experimentan ansiedad y pueden ser el resultado de la respuesta del cuerpo al estrés y la ansiedad.

Los mareos pueden ocurrir cuando el cuerpo se encuentra en un estado de ansiedad y estrés crónico, lo que puede afectar el sistema vestibular en el oído interno que ayuda a controlar el equilibrio y la percepción del movimiento. También puede aumentar la frecuencia cardíaca y la presión arterial, lo que puede contribuir a los mareos.

Puede causar una respuesta de lucha o huida en el cuerpo, lo que puede provocar un aumento de la frecuencia cardíaca, la respiración y la tensión muscular. Si esta respuesta se activa con frecuencia, la tensión muscular en el cuello y los hombros puede causar mareos cervicales. También puede empeorar la percepción del equilibrio, lo que puede hacer que los mareos parezcan más intensos o duraderos.

Para manejar los mareos cervicales es importante tratar la ansiedad subyacente con cambios en el estilo de vida, como la práctica de técnicas de relajación, el ejercicio regular y una dieta saludable. También puede ser útil trabajar con un fisioterapeuta para mejorar la postura, la movilidad y la fuerza de los músculos del cuello y la espalda.

 

 

Los mareos por ansiedad no son peligrosos

Por lo general, los mareos causados por la ansiedad no son peligrosos y no representan una amenaza para la salud. Sin embargo, los mareos pueden ser aterradores y causar una gran incomodidad, lo que puede aumentar la ansiedad y el estrés.

Suelen ser una respuesta natural del cuerpo al estrés y la ansiedad, y pueden estar acompañados de otros síntomas como palpitaciones cardíacas, sudoración, temblores y tensión muscular. A menudo, estos síntomas desaparecen una vez que se ha reducido la ansiedad.

Síntomas mareos cervicales y ansiedad

¿Cómo saber si son mareos por ansiedad? Los mareos cervicales por ansiedad son una forma común de mareo que se asocia con la tensión muscular y la ansiedad en el cuello y los hombros. Los síntomas pueden variar de una persona a otra, pero algunos de los síntomas comunes incluyen:

– Sensación de mareo o vértigo con una sensación de estar tambaleándose o girando.

– Dolor en el cuello y los hombros: la tensión muscular en el cuello y los hombros puede causar dolor y rigidez.

– Dolor de cabeza que puede ser leve a moderado y puede sentirse como una presión o un dolor punzante en la cabeza.

– Sensación de presión en la cabeza como si estuviera usando una gorra apretada.

– Sensación de mareo al mover la cabeza o girar la cabeza rápidamente.

– Dificultad para concentrarse

– Sensación de «cabeza vacía» o «neblina cerebral»

– Problemas para dormir

– Palpitaciones o aumento de la frecuencia cardíaca

– Sudoración excesiva

– Sensación de nerviosismo o inquietud

– Pensamientos negativos o preocupantes

 

Es importante tener en cuenta que estos síntomas pueden ser causados por otros problemas de salud, por lo que es importante obtener un diagnóstico adecuado de un profesional de la salud antes de comenzar cualquier tratamiento.

 

 

Tratamiento de mareos cervicales y ansiedad

El tratamiento de los mareos cervicales y la ansiedad puede ser complejo y variará según la gravedad y la causa de los síntomas. A continuación, se presentan algunas opciones de tratamiento que pueden ser útiles para manejar estos problemas:

– La fisioterapia puede ayudar a tratar los mareos cervicales mediante ejercicios para mejorar la postura, la movilidad y la fuerza de los músculos del cuello y la espalda. También puede incluir técnicas de terapia manual, como la manipulación vertebral y la movilización articular, que pueden aliviar la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea.

– Terapia psicológica que puede ayudar a abordar el origen de la ansiedad al identificar y cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento en determinadas situaciones que contribuyen a los síntomas. También puede incluir técnicas de relajación muscular, como la meditación y la respiración profunda, que pueden reducir la tensión muscular y la ansiedad.

– Medicamentos que pueden ser útiles para tratar los síntomas de mareo y ansiedad. Los medicamentos comunes para la ansiedad incluyen los antidepresivos, los ansiolíticos y los betabloqueantes. Los medicamentos para el dolor, como los analgésicos y los relajantes musculares, también pueden ser útiles para tratar los mareos cervicales.

– Mantener un estilo de vida saludable para reducir la frecuencia y la intensidad de los mareos cervicales y la ansiedad. Esto incluye hacer ejercicio regularmente, dormir lo suficiente, comer una dieta saludable y reducir el consumo de alcohol y cafeína.

 

Cuándo ir al medico por vértigos cervicales y ansiedad

Un médico puede realizar una evaluación completa de tus síntomas y determinar la causa subyacente de tus vértigos cervicales y ansiedad. En algunos casos, pueden ser necesarias pruebas adicionales, como una resonancia magnética o un examen de la columna cervical, para determinar la causa exacta de los síntomas.

Si estás experimentando vértigo cervical y ansiedad, es importante buscar atención médica si:

– Los síntomas son nuevos o empeoran repentinamente.

– Son graves y afectan significativamente tu capacidad para realizar actividades cotidianas.

– Los síntomas se acompañan de otros síntomas graves, como dolor intenso en el pecho, pánico, dolores de cabeza fuertes, dificultad para respirar o cambios en la visión.

– Persisten durante un período prolongado, como varias semanas o meses.

– Estás tomando medicamentos o recibiendo tratamiento para la ansiedad o cualquier otra afección médica y los síntomas no mejoran.

 

 

Técnicas de relajación para la ansiedad

Hay muchas técnicas de relajación que pueden ayudar a reducir la ansiedad. Recuerda que cada persona es única, por lo que puede ser necesario experimentar con diferentes técnicas de relajación para encontrar las que mejor funcionen para ti.

A continuación, se presentan tres técnicas efectivas que puedes probar:

– Respiración profunda

La respiración profunda es una técnica de relajación simple de los ejercicios de respiración pero efectiva que puede reducir rápidamente la ansiedad. Siéntate o acuéstate en un lugar cómodo y tranquilo. Inhala profundamente por la nariz, llenando los pulmones con aire. Sostén la respiración por unos segundos y luego exhala lentamente por la boca. Repite este proceso durante unos minutos, centrándote en la sensación de tu respiración y dejando que tus pensamientos pasen sin juzgarlos.

 

– Meditación

La meditación es una técnica de relajación que implica concentrarse en el momento presente y dejar pasar los pensamientos y sentimientos sin juzgarlos. Siéntate en un lugar cómodo y tranquilo y concéntrate en tu respiración o en una imagen mental tranquila. Si tu mente comienza a divagar, simplemente reconócelo y trae suavemente tu atención de vuelta a tu respiración o imagen mental. Dedica unos minutos cada día a la meditación para reducir la ansiedad a largo plazo.

 

– Relajación muscular progresiva

La relajación muscular progresiva es una técnica que implica aumentar la tensión corporal y relajar los músculos del cuerpo para reducir la ansiedad y la tensión muscular. Siéntate o acuéstate en un lugar cómodo y tensa los músculos de los pies, manteniendo la tensión durante unos segundos antes de relajarlos. Repite este proceso con cada grupo muscular en todo el cuerpo, trabajando hacia arriba desde los pies hasta la cabeza. Esto puede ayudarte a liberar la tensión muscular y reducir la ansiedad.

    Salud
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    4 comments