Contractura en el cuello – Causas, síntomas, cuanto dura, como quitarlas

Contractura en el cuello - Causas, síntomas, cuanto dura, como quitarlas
401 Views

Una contractura en el cuello se produce cuando una o varias fibras de un músculo se estiran demasiado y se desgarran, o se acortan debido al esfuerzo. Puede variar en intensidad según el tamaño y la ubicación de la contractura. Aunque generalmente puede curarse por sí solo en unos pocos días o semanas si es leve, también puede ser agudo y discapacitante.

Los músculos del cuello y otros tejidos blandos desempeñan un papel importante en los movimientos, la estabilidad y la función de la columna cervical. En el cuello hay más de 20 músculos que trabajan juntos para ayudar a mantener la posición de la cabeza y facilitar los movimientos de la cabeza, el cuello, la mandíbula, la parte superior de la espalda y los hombros.

Un músculo sano está compuesto por numerosas fibras musculares. Cuando el músculo se sobreesfuerza o se estira demasiado, pueden formarse pequeños desgarros en el músculo, el tendón o la unión entre el músculo y el tendón, que suele ser la parte más débil.

La musculatura que genera mas contracturas en el cuello son el trapecio, que se extiende desde la base del cráneo hasta la zona lumbar y los hombros. El trapecio superior ayuda a facilitar muchos movimientos, como la inclinación de la cabeza o mirar hacia arriba.

El elevador de la escápula que desciende por el lateral del cuello y desempeña un papel fundamental en mantener la posición estática, la flexión y la rotación del cuello hacia un lado, y estos movimientos pueden limitarse si el músculo tiene una contractura muscular. Otros músculos del cuello también pueden sufrir tensiones, y es posible que más de un músculo del cuello se vuelva doloroso al mismo tiempo.

Síntomas de contractura en el cuello

Los síntomas de contractura de cuello pueden variar dependiendo su gravedad y duración. A menudo, el dolor de cuello es agudo y dura sólo un par de días o puede volverse crónico. El dolor puede ser leve y no interferir mucho en su vida diaria, o puede ser grave y causar discapacidad.

Los síntomas pueden incluir

Dolor agudo

El dolor de cuello puede sentirse como un dolor agudo o punzante que se localiza en una zona.

Dolor al movimiento

El dolor de cuello suele agravarse al mover, girar o extender la columna cervical, ya sea de lado a lado o de arriba a abajo.

Dolor irradiado

Una contractura de cuello puede irradiarse a la cabeza, el tronco, los hombros y los brazos. Si el dolor cervical implica la compresión de un nervio, puede sentir entumecimiento, hormigueo o debilidad en brazos o manos. Si es provocado por la compresión de un nervio puede sentir un dolor ardiente o agudo que empieza en el cuello y baja por el brazo.

Rigidez en el cuello

Las personas con dolor de cuello a menudo describen la sensación de que su cuello está rígido ya que puede causar a veces una disminución del rango de movimiento.

Dolor de cabeza.

El dolor cervical también puede producir un dolor de cabeza cervicogénico. También puede ser un síntoma de una migraña.

Causas del dolor de cuello

Las causas del dolor de cuello pueden producirse por varias razones:

Malas posturas

Es la causa mas común de las contracturas de cuello. Los músculos y otros tejidos pueden estirarse en exceso cuando la cabeza se mantiene demasiado adelantada o inclinada durante demasiado tiempo como utilizar un ordenador durante varias horas, hablar por teléfono sujetándolo con el hombro, dormir en una postura inadecuada que no apoya bien la columna o mirar la pantalla del teléfono móvil durante demasiado tiempo. Mantener la misma postura forzada durante mucho tiempo sobrecarga los músculos y genera una contractura muscular.

Movimientos repetitivos

Incluso en el caso de movimientos y cargas que los músculos del cuello pueden soportar, realizar demasiadas repeticiones puede acabar forzando la musculatura cervical.

 

Levantar objetos pesados

El cuello se tensa cuando se levanta algo que requiere demasiado esfuerzo para los músculos.

 

Golpes o caídas

El cuello es especialmente vulnerable a las lesiones, sobre todo en caídas, accidentes de tráfico y deportes, en los que los músculos y ligamentos del cuello se ven obligados a moverse fuera de su rango normal. Un impacto repentino puede hacer que la cabeza y la columna se muevan demasiado rápido para los músculos, lo que puede provocar un latigazo cervical u otros tipos de lesiones por tensión o estrés en el cuello.

 

Realizar una actividad nueva

Un nuevo tipo de actividad hace que los músculos puedan sufrir tensiones ya que el cuello no esta preparado para esa actividad o esa postura. Los atletas son más susceptibles de sufrir dolor muscular al principio de una temporada.

 

Otras causas menos comunes:

Artrosis – Con la edad, los discos cervicales pueden degenerarse y puede reducir el espacio entre las vértebras añadiendo tensión a las articulaciones y generando contracturas musculares.

Hernias discales – Cuando un disco sobresale, como consecuencia de un traumatismo o una lesión muscular, puede añadir presión a las raíces nerviosas y generar contracturas.

Osteoporosis – debilita los huesos y puede provocar pequeñas fracturas. Esta afección suele producirse en las manos o las rodillas, pero también puede darse en el cuello.

Fibromialgia – es una enfermedad que provoca dolor muscular en todo el cuerpo, especialmente en la región del cuello y los hombros.

¿Cuánto tiempo dura una contractura en el cuello?

La duración de una contractura de cuello depende de varios factores. Entre ellos, el tipo de lesión que lo haya causado, si es agudo como un accidente de coche, una lesión deportiva o un tirón muscular y la forma en que usted responda a la lesión.

La mayoría de las veces, en casos leves o moderados de dolor cervical los síntomas pueden resolverse en una o dos semanas o durar meses si no se dejan de hacer los movimientos que generan dolor pudiendo volverse crónico. Si no cambias el hábito que te provoca dolor de cuello, como usar mal el ordenador, tener mucho estrés, el teléfono móvil o mantener una mala postura, va a durar el dolor.

Si el dolor persiste y te limita en tus actividades diarias vaya a su médico para averiguar si hay un problema subyacente o puedes un a fisioterapeuta para recibir tratamiento y enseñarte si hay algún comportamiento que debes cambiar.

¿Cómo quitar una contractura de cuello?

Si quieres quitar una contractura de cuello puedes probar los siguientes consejos:

– Utiliza frío para adormecer el dolor agudo inicial y reducir la inflamación durante 10 minutos, se puede usar varias veces al día.

– Utiliza calor o una bolsa de agua caliente durante 10 minutos en la zona dolorosa después de uno o dos días, una vez que el dolor agudo se calme. Si hay inflamación en el cuello no utilizar calor.

– Tome analgésicos si tiene dolor moderado o severo como el paracetamol, antiinflamatorios como el ibuprofeno o la aspirina, o relajantes musculares con prescripción médica.

– Masaje – Puede dar un masaje suave en las zonas doloridas de la musculatura. Prueba varias técnicas hasta que le haga sentir bien con más o menos presión hasta que encuentre el punto óptimo durante 10 minutos. Tenga cuidado, una presión excesiva en la dirección equivocada puede provocar que se agrave la contractura. Si no tiene experiencia reciba masajes descontracturantes de profesionales.

Estiramientos para dolor de cuello

Los estiramientos pueden fortalecer y flexibilizar los músculos del cuello. Prueba estos movimientos para estirar el cuello eliminar el dolor y ganar flexibilidad.

Sentirás cierta tensión en los músculos del cuello cuando te estires. Pero no deberías sentir dolor. Si lo notas deja de hacerlo inmediatamente o realiza un estiramiento mas suave. Esto puede hacerse mientras estás sentado o de pie. Haga los movimientos lentos y suaves.

  • Flexión hacia delante y hacia atrás

Empieza con la cabeza sobre los hombros y la espalda recta.

Baje la barbilla hacia el pecho y manténgala durante 15-30 segundos. Relájese y vuelva a levantar la cabeza lentamente.

Incline la barbilla hacia el techo y lleve la base del cráneo hacia la espalda. Mantenga la posición durante 10 segundos y vuelva a la posición inicial.

Repita la serie varias veces.

  • Inclinación lateral

Incline suavemente la cabeza hacia el hombro derecho e intente tocarlo con la oreja. Deténgase cuando sienta el estiramiento. No levante el hombro.

Mantenga el estiramiento durante 5-10 segundos y vuelva a la posición inicial.

Repita la operación en el otro lado. Puedes hacer varias series y llegar a las 10 repeticiones.

 

  • Rotación lateral

Mantenga la cabeza sobre los hombros y la espalda recta.

Gire lentamente la cabeza hacia la derecha hasta que sienta un estiramiento en el lado del cuello y el hombro.

Mantenga el estiramiento durante 15-30 segundos y, a continuación, vuelva a girar lentamente la cabeza hacia delante.

Repita la operación en el otro lado.

 

  • Movimiento de hombros

Levanta los hombros hacia arriba y muévelos en círculo hacia delante. Hazlo 6 veces.

Vuelve a la posición inicial y haz otros 6 círculos, esta vez hacia atrás.

Observar posturas o hábitos diarios que puedan desencadenar el dolor de cuello, como sentarse durante periodos prolongados en posiciones que fuercen el cuello al leer, ver la televisión, trabajar con el ordenador o dormir. Atender a la causa puede detener el dolor de cuello en su origen.

Si tiene mucho dolor y limitación puede utilizar un collarín durante periodos cortos para descansar los músculos y tejidos doloridos y aliviar las molestias. Generalmente ya se lo recomendara un medico o un fisioterapeuta.

Ejercicio terapéutico

Los ejercicios para estirar y fortalecer los músculos del cuello, los hombros y la parte superior de la espalda pueden acelerar la recuperación de una contractura cervical dolorosa y posiblemente reducir las recaídas. Puede acudir a fisioterapia para realizar ejercicios terapéuticos guiados. Esto es lo que puede ofrecer el terapeuta:

La terapia probablemente combinará ejercicios isométricos y de amplitud de movimiento. En los ejercicios isométricos, se tensan los músculos del cuello contra una fuerza opuesta, como la propia mano, contra la que se «empuja» con los músculos del cuello.

Los estiramientos de amplitud de movimiento intentan relajar y alargar progresivamente los músculos del cuello.

La fisioterapia puede ofrecer otras técnicas como realizar tracciones, utilizando las manos o equipos especiales para estirar suavemente y reducir la contracción involuntaria de los músculos cervicales . Busque atención medica para mejorar su estilo de vida.

Como dormir con una contractura en el cuello

La posición en la que duermes está muy relacionada con la calidad de tu sueño. Si tienes contracturas musculares en el cuello o dolores de cabeza, las mejores posiciones para dormir son boca arriba o de lado, ya que son menos estresantes para la columna que dormir boca abajo.

Dormir boca arriba

En esta posición puedes utilizar una almohada más fina que si duermes de lado. La posición de la cabeza debe estar ligeramente elevada para que esté en un ángulo similar al que tiene cuando está de pie.

El uso de una almohada cervical o de una almohada viscoelástica puede ayudar a apoyar la cabeza o el cuello.

Utiliza una almohada fina. Una almohada fina le permite mantener la parte superior de la columna vertebral en su posición natural, con una ligera curva hacia delante.

Prueba una almohada cervical. Una almohada cervical sostiene el cuello y la cabeza para mantenerlos en una posición neutral.

Dormir de lado

Dormir de lado es una de las mejores maneras de mantener la cabeza neutra, con la barbilla recta hacia delante. Al dormir en esta posición, es conveniente utilizar una almohada lo suficientemente alta como para mantener el cuello neutro. Evite las almohadas demasiado altas. Lo ideal es que su almohada tenga una altura que mantenga sus orejas alineadas verticalmente una sobre otra.

Si su almohada es demasiado alta o baja, su cuello se doblará y puede desarrollar mas dolor con el tiempo.

Mantén la barbilla neutra. Intenta evitar meter la barbilla si duermes en posición fetal. Al meter la barbilla, la cabeza se posiciona hacia delante.

Intenta poner una almohada entre las rodillas. Poner una almohada entre las rodillas ayuda a mantener alineada la parte inferior de la columna vertebral.

Evite dormir boca abajo

Si tiene dolor de cuello, es conveniente evitar dormir boca abajo. En esta posición, la cabeza se ve forzada hacia un lado durante horas y supone una tensión excesiva en el cuello.

 

 

Contracturas cervicales y estrés

Las contracturas cervicales pueden estar causadas por el estrés. El estrés puede hacer que los músculos del cuello se tensen y se pongan tensos, lo que provoca una disminución de la amplitud de movimiento y dolor. El estrés también puede conducir a una mala postura, lo que puede contribuir aún más al dolor y las contracturas cervicales por lo que es importante mejorar el manejo del estrés.

Para reducir las contracturas cervicales relacionadas con el estrés emocional, es importante practicar técnicas de relajación como la respiración profunda, la relajación muscular progresiva y la meditación consciente para reducir la contracción muscular.

El ejercicio regular y la actividad física también puede ayudar a reducir los niveles de estrés y mejorar la postura. Además, es importante practicar una buena higiene postural cuando se está sentado o de pie durante largos periodos de tiempo para evitar las contracturas musculares.

 

 

Reposo si tiene contractura cervical

El descanso es una parte importante del tratamiento de la contractura cervical. Es importante dar tiempo a los músculos del cuello y la espalda para que descansen y se recuperen de cualquier esfuerzo o tensión que puedan sufrir. Tomar descansos regulares a lo largo del día puede ayudar a reducir la tensión muscular y el dolor.

Al descansar, para conseguir el alivio del dolor es importante utilizar una almohada de apoyo que mantenga la cabeza en una posición neutra. Una almohada cervical o de espuma viscoelástica puede ayudar a mantener la cabeza y el cuello en una posición neutra. También es importante evitar dormir boca abajo, ya que esto puede suponer una tensión excesiva para el cuello.

Juan López

Juan López

Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid.

4 comments