Contractura de trapecio – Que es, causas, síntomas

Contractura de trapecio - Que es, causas, síntomas
52 Views

La contractura muscular de trapecio es una afección común que afecta a muchas personas en algún momento de sus vidas. Este músculo grande y triangular ubicado en la parte superior de la espalda y el cuello puede volverse tenso y doloroso debido a diversas causas, lo que puede provocar una serie de síntomas incómodos.

En este artículo, exploraremos qué es la contractura de trapecio, sus causas subyacentes, los síntomas que puede provocar, así como el tratamiento recomendado, incluidos ejercicios y estiramientos que pueden ayudar a aliviar el malestar y prevenir futuras recurrencias.

Es una afección musculoesquelética común que puede causar dolor cervical y limitaciones en el movimiento del cuello y los hombros debido a la tensión excesiva. Es importante abordar esta condición con medidas de tratamiento adecuadas, que pueden incluir reposo, terapia de calor y frío, masaje terapéutico, estiramientos y ejercicios específicos, para aliviar el dolor y mejorar la funcionalidad.

Si experimentas síntomas de contractura de trapecio, es recomendable buscar atención médica para recibir un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento personalizado.

 

Qué es la contractura de trapecio

La contractura de trapecio es una afección musculoesquelética caracterizada por la tensión y la rigidez en el músculo trapecio. El trapecio es un músculo grande y triangular ubicado en la parte superior de la espalda y el cuello. Es responsable de una variedad de movimientos, incluida la elevación, la rotación y la retracción de los hombros, así como la extensión y la flexión lateral del cuello.

Cuando el trapecio se tensa excesivamente o se contrae de manera sostenida, puede experimentarse una contractura. Esto se refleja en una sensación de rigidez, dolor y tensión en la parte superior de la espalda, el cuello y los hombros. Puede manifestarse como nudos o puntos gatillo dolorosos dentro del músculo y puede limitar el rango de movimiento del cuello y los hombros.

Las causas pueden variar, pero comúnmente incluyen una combinación de factores, como posturas incorrectas mantenidas durante períodos prolongados, estrés emocional y tensión, lesiones agudas o movimientos repetitivos, y sobrecarga muscular debido a actividades físicas intensas o levantamiento de objetos pesados.

 

 

 

 

 

Causas de la contractura de trapecio

Varias causas pueden contribuir al desarrollo de una contractura de trapecio, que incluyen:

  1. Postura Incorrecta

    Mantener una postura incorrecta durante largos períodos de tiempo, como encorvarse sobre un escritorio o mirar hacia abajo a un dispositivo electrónico, puede tensar los músculos del cuello y los hombros, incluido el trapecio.

     

  2. Estrés y tensión emocional

    El estrés emocional y la tensión pueden manifestarse físicamente en forma de tensión muscular, especialmente en el trapecio, lo que puede provocar contracturas dolorosas.

     

  3. Lesiones y traumatismos

    Lesiones agudas, como un latigazo cervical o una caída, así como movimientos repetitivos o bruscos, pueden causar daño al músculo trapecio y desencadenar una contractura.

     

  4. Sobrecarga muscular

    La realización de actividades que requieren el uso excesivo del trapecio, como levantar objetos pesados ​​o realizar ejercicio intenso, puede provocar fatiga muscular y tensión en el trapecio.

     

  5. Posturas de sueño incorrectas

    Dormir en una posición que tensa el cuello y los hombros, como dormir boca arriba con una almohada demasiado alta o de lado con la cabeza inclinada hacia abajo, puede contribuir a la contractura de trapecio.

Síntomas de la contractura en el trapecio

Los síntomas de la contractura de trapecio pueden variar en intensidad y pueden incluir una combinación de los siguientes:

  1. Dolor y rigidez

    Uno de los síntomas más comunes es el dolor en la parte superior de la espalda, el cuello y los hombros. Este dolor puede ser constante o intermitente y puede empeorar con ciertos movimientos o posturas.

     

  2. Sensación de tensión

    Muchas personas experimentan una sensación de tensión o apretamiento en el área afectada. Puede sentirse como si tuvieras un nudo en el músculo trapecio.

     

  3. Puntos gatillo

    La contractura de trapecio puede provocar la formación de puntos gatillo, que son áreas hiperirritables dentro del músculo que son sensibles al tacto y pueden causar dolor referido a otras áreas del cuerpo.

     

  4. Limitación del movimiento

    La rigidez y la tensión en el músculo trapecio pueden limitar el rango de movimiento del cuello y los hombros. Puedes sentir dificultad para mover la cabeza hacia los lados, girar el cuello o levantar los brazos sobre la cabeza.

     

  5. Dolor de cabeza

    La tensión en el trapecio puede causar dolores de cabeza tensionales, que se caracterizan por un dolor sordo y constante en la parte posterior de la cabeza y el cuello.

     

  6. Malestar al dormir

    Las personas con contractura de trapecio a menudo encuentran difícil dormir cómodamente debido al dolor y la incomodidad en la parte superior de la espalda y el cuello. Dormir en una posición que no agrave los síntomas puede ser un desafío.

     

  7. Sensación de ardor o hormigueo

    En algunos casos, la tensión muscular puede comprimir los nervios cercanos, lo que puede provocar sensaciones de ardor, hormigueo o entumecimiento en los brazos y las manos.

 

Tratamiento de la contractura de trapecio

El tratamiento de la contractura de trapecio generalmente implica una combinación de medidas destinadas a aliviar el dolor, reducir la tensión muscular y prevenir futuras recurrencias. Estas pueden incluir:

  1. Descanso y reposo

    Evitar actividades que agraven los síntomas, como movimientos bruscos o levantar objetos pesados, puede ayudar a permitir que el músculo trapecio se relaje y se recupere.

     

  2. Terapia de calor y frío

    Aplicar compresas calientes o frías en la zona afectada puede ayudar a aliviar la inflamación y reducir la sensación de dolor y rigidez.

     

  3. Masaje terapéutico

    El masaje profundo de tejido puede ayudar a relajar el músculo trapecio, liberar puntos gatillo y mejorar la circulación sanguínea en la zona afectada.

     

  4. Estiramientos musculares

    Realizar estiramientos suaves y específicos para el trapecio puede ayudar a mejorar la flexibilidad y reducir la tensión en el músculo.

     

  5. Fortalecimiento muscular

    Incorporar ejercicios de fortalecimiento para los músculos del cuello, los hombros y la espalda puede ayudar a mejorar la postura y prevenir futuras contracturas.

     

  6. Corrección postural

    Adoptar una postura erguida y ergonómica durante las actividades diarias y el trabajo puede ayudar a reducir la tensión en el trapecio y prevenir la recurrencia de la contractura.

     

  7. Fisioterapia

    Consultar a un fisioterapeuta puede ser beneficioso para recibir tratamiento especializado, que puede incluir técnicas de terapia manual, ejercicios personalizados y modalidades de tratamiento como la terapia de ultrasonido o la electroterapia.

     

  8. Medicamentos antiinflamatorios

    En algunos casos, se pueden recetar medicamentos antiinflamatorios o relajantes musculares para ayudar a aliviar el dolor y la inflamación asociados con la contractura de trapecio.

Cuánto tarda en curarse una contractura de trapecio

El tiempo de recuperación de una contractura de trapecio puede variar dependiendo de la gravedad de la lesión y de cómo se maneje. En casos leves, donde la contractura es principalmente muscular y no hay daño significativo en los tejidos, es posible que la recuperación sea relativamente rápida.

Con medidas como el reposo, la aplicación de calor o frío para reducir la inflamación, los masajes para relajar el músculo y los estiramientos suaves para mejorar la flexibilidad, es posible experimentar mejoría en unos pocos días.

 

Sin embargo, si la contractura es más severa o si hay daño en los tejidos circundantes, el tiempo de recuperación puede ser más prolongado. En estos casos, puede ser necesario combinar los enfoques de tratamiento mencionados anteriormente con terapias adicionales, como la fisioterapia, la manipulación osteopática o incluso el uso de medicamentos antiinflamatorios para controlar el dolor y la inflamación.

 

Es importante tener en cuenta que cada persona y cada lesión son únicas, por lo que el tiempo de recuperación puede variar de un individuo a otro. Si la contractura persiste o empeora a pesar de los tratamientos iniciales, es fundamental buscar atención médica para una evaluación más detallada y un plan de tratamiento personalizado. En algunos casos, pueden ser necesarias pruebas adicionales, como estudios de imagen, para descartar lesiones más graves y determinar el curso de acción adecuado.

 

 

 

 

Ejercicios y estiramientos para la contractura de trapecio

A continuación, se presentan algunos ejercicios y estiramientos efectivos que pueden ayudar a aliviar la contractura de trapecio y mejorar la flexibilidad y la fuerza del músculo:

1. Estiramiento de cuello lateral

  • Siéntate o párate con la espalda recta.
  • Inclina la cabeza hacia un lado, llevando la oreja hacia el hombro.
  • Mantén la posición durante 20-30 segundos y repite en el otro lado.

     

2. Rotación de hombros

  • Siéntate o párate con los brazos a los lados.
  • Gira los hombros hacia atrás en círculos grandes durante 15-20 segundos.
  • Repite en dirección opuesta.

     

3. Estiramiento de trapecio

  • Siéntate en una silla y agarra el asiento con una mano.
  • Inclina la cabeza hacia el lado opuesto y lleva la oreja hacia el hombro.
  • Coloca la mano libre sobre la cabeza y aplica una suave presión para aumentar el estiramiento.
  • Mantén la posición durante 20-30 segundos y repite en el otro lado.

     

4. Estiramiento de brazos cruzados

  • Cruza los brazos frente al pecho y agarra los hombros opuestos con las manos.
  • Estira los codos hacia afuera y presiona los omóplatos hacia afuera.
  • Mantén la posición durante 20-30 segundos y suelta.

     

5. Rotación de cabeza

  • Siéntate o párate con la espalda recta.
  • Gira la cabeza hacia un lado, mirando sobre el hombro.
  • Mantén la posición durante 20-30 segundos y repite en el otro lado.

     

6. Estiramiento de hombros

  • Siéntate o párate con la espalda recta.
  • Levanta un brazo sobre la cabeza y dobla el codo, colocando la mano detrás de la cabeza.
  • Con la otra mano, agarra el codo y suavemente tira del brazo hacia el centro de la espalda.
  • Mantén la posición durante 20-30 segundos y repite en el otro lado.

     

7. Movimiento de oído a hombro

  • Siéntate o párate con la espalda recta.
  • Inclina la cabeza hacia un lado, llevando la oreja hacia el hombro.
  • Mantén la posición durante 5 segundos y luego inclina la cabeza hacia el otro lado.
  • Repite el movimiento varias veces en cada lado.

     

8. Rotación de cabeza con resistencia

  • Siéntate o párate con la espalda recta.
  • Coloca una mano en la parte lateral de la cabeza y aplica una suave resistencia mientras intentas girar la cabeza hacia el lado opuesto.
  • Mantén la posición durante 5-10 segundos y luego relaja.
  • Repite el movimiento varias veces en cada lado.

     

9. Estiramiento de pecho y hombros

  • Siéntate o párate con la espalda recta.
  • Entrelaza los dedos detrás de la espalda y estira los brazos hacia afuera.
  • Levanta los brazos lentamente hacia arriba, manteniendo los hombros hacia abajo y hacia atrás.
  • Mantén la posición durante 20-30 segundos y suelta.

     

10. Estiramiento de brazos elevados

  • Siéntate o párate con la espalda recta.
  • Levanta ambos brazos hacia arriba y entrelaza los dedos.
  • Estira los brazos hacia el techo, manteniendo los hombros hacia abajo y hacia atrás.
  • Mantén la posición durante 20-30 segundos y relaja.

Consejos para la prevención de la contractura de trapecio

Para prevenir la contractura de trapecio y reducir el riesgo de recurrencia, considera seguir estos consejos:

  • Mantén una postura erguida y ergonómica durante las actividades diarias y el trabajo.
  • Toma descansos frecuentes para estirar y mover los músculos del cuello y los hombros.
  • Practica técnicas de manejo del estrés, como la respiración profunda y la relajación muscular.
  • Realiza ejercicios de fortalecimiento y estiramiento regularmente para mantener la flexibilidad y la fuerza muscular.
  • Evita levantar objetos pesados ​​de manera incorrecta y utiliza técnicas adecuadas de levantamiento de peso.
  • Duerme en una posición que mantenga el cuello y los hombros alineados y sin tensiones.
  • Mantén una rutina regular de cuidado y autocuidado que incluya ejercicio, descanso adecuado y una alimentación saludable.

La contractura de trapecio es una condición dolorosa y limitante que puede afectar la calidad de vida y la funcionalidad diaria. Sin embargo, con el tratamiento adecuado, que incluye medidas como descanso, terapia de calor y frío, masaje terapéutico, estiramientos y ejercicios específicos, es posible aliviar el dolor, reducir la tensión muscular y prevenir futuras recurrencias.

 

Si experimentas síntomas de contractura de trapecio, es importante consultar a un profesional de la salud para recibir un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento personalizado.

Con paciencia y perseverancia, puedes recuperarte completamente y disfrutar de una vida sin dolor en la parte superior de la espalda, el cuello y los hombros.

 

    Fisioterapia Salud
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    2 comments