Vértebras cervicales – cuales son, anatomía, dolor

Vértebras cervicales
41 Views

Las vértebras cervicales son una parte vital de la columna vertebral y desempeñan un papel crucial en el soporte estructural, la protección de la médula espinal y la movilidad del cuello. El dolor cervical puede ser causado por una variedad de factores, incluida la mala postura, las lesiones traumáticas y las condiciones médicas subyacentes como la hernia de disco y la artritis cervical.

 

El manejo del dolor cervical puede implicar una combinación de medidas de autocuidado, terapias profesionales y, en algunos casos, intervenciones médicas. Es importante trabajar en colaboración con profesionales de la salud para desarrollar un plan de tratamiento individualizado que aborde las necesidades específicas de cada persona y proporcione alivio del dolor cervical.

 

Recuerde, si experimenta síntomas persistentes de dolor cervical, no dude en buscar atención médica para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados. Su cuello es una parte invaluable de su cuerpo, ¡así que cuídelo bien!

 

 

 

Anatomía de las vértebras cervicales

Las vértebras cervicales son los siete huesos que conforman la parte superior de la columna vertebral, situadas en el cuello. Estas vértebras se denominan C1 a C7, numeradas en orden ascendente desde la base del cráneo hacia abajo.

Cada vértebra cervical está separada por discos intervertebrales que actúan como amortiguadores y permiten el movimiento entre ellas. Además, entre las vértebras cervicales discurre la médula espinal, una estructura nerviosa esencial que transmite señales entre el cerebro y el resto del cuerpo.

Estas vértebras se numeran de C1 a C7 y son las más pequeñas y delicadas de todas las vértebras de la columna vertebral. Aquí tienes una descripción básica de la anatomía de las vértebras cervicales:

  1. Vértebra C1 (Atlas)
    • Es la vértebra más superior y se encuentra justo debajo del cráneo.
    • No tiene cuerpo vertebral como las demás vértebras, sino que está formada por un arco anterior y posterior con una masa lateral en cada lado.
    • Tiene dos masas laterales que se articulan con los cóndilos occipitales del cráneo, permitiendo el movimiento de «sí» (flexión y extensión).

       

  2. Vértebra C2 (Axis)
    • La vértebra C2 tiene una característica distintiva llamada el proceso odontoideo o diente del Axis.
    • El diente del Axis se proyecta hacia arriba desde el cuerpo vertebral y se articula con el arco anterior del Atlas, permitiendo el movimiento de «no» (rotación de la cabeza de un lado a otro).
    • También tiene un arco anterior y posterior como el Atlas.

       

  3. Vértebras C3 a C7
    • Estas vértebras tienen cuerpos vertebrados más típicos en comparación con el Atlas y el Axis.
    • Tienen un agujero vertebral en el centro a través del cual pasa la médula espinal.
    • Las apófisis espinosas de estas vértebras son bifurcadas, lo que significa que tienen dos proyecciones laterales en forma de horquilla.

En general, las vértebras cervicales son más pequeñas y tienen un agujero vertebral más grande en comparación con las vértebras de otras regiones de la columna vertebral.

Esto es para permitir el movimiento y la flexibilidad necesarios en el cuello para actividades como la flexión, extensión, rotación y flexión lateral. Las articulaciones entre estas vértebras también contribuyen a la capacidad de girar y flexionar la cabeza.

 

 

 

 

Funciones de las vértebras cervicales

Las vértebras cervicales desempeñan varias funciones importantes en el cuerpo humano:

  1. Soporte estructural

    Las vértebras cervicales forman la columna vertebral y proporcionan un armazón sólido que sostiene el cuerpo, permitiendo la postura erguida y la movilidad.

     

  2. Protección de la médula espinal

    Rodean y protegen la médula espinal, que es una extensión del sistema nervioso central. Esta protección es crucial para prevenir lesiones graves en la médula espinal que podrían tener consecuencias devastadoras para la función motora y sensorial del cuerpo.

     

  3. Movimiento y flexibilidad

    Son altamente móviles y permiten una amplia gama de movimientos del cuello, incluyendo la flexión, la extensión, la rotación y la inclinación lateral. Esta flexibilidad es esencial para actividades cotidianas como mirar a los lados, mirar hacia arriba y hacia abajo, y girar la cabeza.

     

  4. Soporte para la cabeza

    Sostienen la cabeza, que es una estructura relativamente pesada. La articulación entre la primera vértebra cervical (C1) y el cráneo permite movimientos de inclinación y rotación de la cabeza.

 

 

 

Causas comunes de dolor 

El dolor cervical es una queja común que puede ser causada por una variedad de factores. Algunas de las causas más comunes de dolor en las vértebras cervicales incluyen:

  1. Mala postura

    Mantener una postura incorrecta durante largos períodos de tiempo puede ejercer una tensión excesiva en los músculos y estructuras del cuello, lo que puede provocar dolor cervical crónico.

     

  2. Lesiones traumáticas

    Los accidentes automovilísticos, las caídas y los traumatismos directos pueden causar lesiones en los tejidos blandos de la región cervical, como los músculos, ligamentos y tendones, provocando dolor agudo en el cuello.

     

  3. Estrés y tensión muscular

    El estrés emocional y la tensión muscular pueden manifestarse como dolor en el cuello y los hombros debido a la contracción excesiva de los músculos cervicales.

     

  4. Hernia de disco cervical

    Una hernia de disco en la región cervical ocurre cuando el material gelatinoso dentro del disco intervertebral se hernia o se desplaza, ejerciendo presión sobre los nervios cercanos y causando dolor en el cuello y los brazos.

     

  5. Artritis cervical

    La artritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones, también puede afectar la región cervical y provocar dolor crónico en el cuello debido al desgaste del cartílago articular.

     

  6. Estenosis cervical

    La estenosis espinal cervical es un estrechamiento del canal espinal en la región cervical, que puede comprimir los nervios y causar síntomas como dolor, entumecimiento y debilidad en el cuello, los hombros y los brazos.

 

 

 

Dolor en las vértebras cervicales

El manejo del dolor cervical puede implicar una combinación de medidas de autocuidado, terapias profesionales y en algunos casos, intervenciones médicas. Aquí hay algunas estrategias efectivas para manejar el dolor en las vértebras cervicales:

 

Medidas de Autocuidado
  1. Aplicación de calor o frío

    La aplicación de compresas calientes o bolsas de hielo en el cuello puede ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor.

     

  2. Ejercicios de estiramiento

    Realizar ejercicios suaves de estiramiento para el cuello y los hombros puede ayudar a reducir la rigidez muscular y mejorar la flexibilidad.

     

  3. Mantener una buena postura

    Mantener una postura adecuada mientras está de pie, sentado y caminando puede ayudar a prevenir la tensión excesiva en el cuello y reducir el riesgo de dolor cervical.

     

  4. Técnicas de relajación

    Practicar técnicas de relajación como la respiración profunda, la meditación y el yoga puede ayudar a reducir el estrés y la tensión muscular en el cuello y los hombros.

 

 

Terapias Profesionales
  1. Fisioterapia

    La fisioterapia puede incluir ejercicios de fortalecimiento y estiramiento, terapia manual, modalidades de tratamiento como la terapia con calor o hielo, y educación sobre la ergonomía y la prevención de lesiones.

     

  2. Osteopatia

    Pueden realizar ajustes espinales y manipulaciones articulares para aliviar la tensión en las vértebras cervicales y mejorar la función de la columna vertebral.

     

  3. Masaje terapéutico

    El masaje terapéutico puede ayudar a reducir la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea en la región cervical, lo que puede aliviar el dolor y promover la relajación.

 

Intervenciones médicas
  1. Medicamentos

    Los analgésicos de venta libre, los relajantes musculares y los antiinflamatorios no esteroides (AINE) pueden ayudar a aliviar el dolor y reducir la inflamación en las vértebras cervicales.

     

  2. Inyecciones de corticosteroides

    En casos de dolor cervical persistente, su médico puede recomendar inyecciones de corticosteroides en la región cervical para reducir la inflamación y aliviar el dolor.

     

  3. Cirugía

    En casos raros de cervicalgia que no responden al tratamiento conservador, la cirugía puede ser necesaria para aliviar la compresión de los nervios o estabilizar la columna cervical.

 

 

    Salud Tratamientos
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    One comment