Contractura cervical- que es, síntomas y tratamiento

Contractura cervical- que es, síntomas y tratamiento
51 Views

La contractura cervical es una afección común que afecta a muchas personas en algún momento de sus vidas. Es una condición dolorosa y limitante que puede afectar la calidad de vida de una persona. Con un diagnóstico adecuado y un tratamiento oportuno, la mayoría de las personas pueden experimentar alivio del dolor y recuperar la movilidad en el cuello.

Sin embargo, es importante abordar cualquier preocupación o síntoma persistente con un profesional de la salud para recibir un tratamiento personalizado y evitar complicaciones a largo plazo.

En este artículo, exploraremos en detalle qué es, sus causas, tipos, duración, diagnóstico, tratamiento y responderemos a algunas preguntas frecuentes para proporcionarte una comprensión completa de esta condición.

Qué es la contractura cervical

La contractura cervical se refiere a la contracción involuntaria y prolongada de los músculos del cuello, lo que resulta en dolor, rigidez y limitación del movimiento en esta área. Los músculos del cuello pueden volverse tensos y doloridos debido a diversas razones, lo que puede provocar la aparición de una contractura cervical.

 

 

Causas de la contractura cervical

Las contracturas cervicales pueden ser causadas por una variedad de factores, que incluyen:

  1. Mala postura: Mantener una postura incorrecta durante períodos prolongados, como sentarse frente a una computadora con los hombros encorvados y la cabeza inclinada hacia adelante, puede ejercer presión sobre los músculos del cuello y provocar contracturas.
  2. Tensión muscular: El estrés emocional y la tensión muscular pueden contribuir a la aparición al provocar una contracción involuntaria de los músculos del cuello.
  3. Lesiones traumáticas: Lesiones como latigazo cervical, caídas o accidentes automovilísticos pueden causar daño a los músculos del cuello y provocar contracturas.
  4. Sobreesfuerzo: Realizar actividades que requieren movimientos repetitivos del cuello o levantar objetos pesados de manera incorrecta puede tensar los músculos del cuello y desencadenar una contractura.
  5. Postura de sueño: Dormir en una posición incómoda o con una almohada inadecuada puede provocar tensión en los músculos del cuello y desencadenar una contractura cervical al despertar.

 

Síntomas de una contractura cervical

Los síntomas de una contractura cervical pueden variar en severidad y pueden incluir una combinación de los siguientes:

  1. Dolor: El dolor es el síntoma más común de una contractura cervical. Puede ser constante o intermitente y generalmente se describe como una sensación de dolor sordo o punzante en el cuello que puede irradiarse hacia los hombros, la cabeza o los brazos.
  2. Rigidez: La rigidez en el cuello es otro síntoma característico de una contractura cervical. Puedes experimentar dificultad para mover el cuello en ciertas direcciones y puede sentirse como si los músculos estuvieran tensos o acortados.
  3. Limitación del movimiento: La contractura cervical puede causar una reducción en el rango de movimiento del cuello. Puedes tener dificultad para girar la cabeza, inclinarla hacia atrás o hacia los lados, o realizar movimientos de rotación.
  4. Dolor de cabeza: Algunas personas con contractura cervical también pueden experimentar dolores de cabeza, especialmente en la parte posterior de la cabeza o en las sienes. Estos dolores de cabeza pueden ser tensionales o estar asociados con la tensión muscular en el cuello.
  5. Sensibilidad muscular: Los músculos del cuello pueden sentirse sensibles al tacto o palpación. Puedes experimentar puntos gatillo, que son áreas de sensibilidad aumentada y tensión muscular localizada.
  6. Entumecimiento u hormigueo: En casos más severos, la contractura cervical puede comprimir los nervios cercanos, lo que puede provocar sensaciones de entumecimiento, hormigueo o debilidad en los brazos, las manos o los dedos.
  7. Mareos: Algunas personas pueden experimentar mareos o vértigo como resultado de la tensión muscular en el cuello, que puede afectar el equilibrio y la coordinación.

Es importante tener en cuenta que los síntomas pueden variar de una persona a otra y pueden ser exacerbados por actividades que involucren movimientos repetitivos del cuello, mantener una postura incorrecta durante períodos prolongados, o estrés emocional.

Tipos de Contractura Cervical

Las contracturas cervicales pueden clasificarse en diferentes tipos según su duración y gravedad:

  1. Aguda: La contractura cervical aguda es de corta duración y generalmente se asocia con tensión muscular temporal debido a una actividad específica o posición incorrecta del cuello. Suele mejorar con el reposo y medidas de autocuidado.
  2. Crónica: La contractura cervical crónica es persistente y puede durar semanas, meses o incluso años. Puede estar relacionada con condiciones subyacentes como la artritis cervical, la fibromialgia o el estrés crónico.

Duración de la Contractura Cervical

La duración de una contractura cervical puede variar considerablemente según la gravedad de la condición, las causas subyacentes y la efectividad del tratamiento. En general, una contractura cervical aguda, que es causada por tensión muscular temporal debido a actividades específicas o posturas incorrectas, puede durar desde unos pocos días hasta varias semanas. Por otro lado, una contractura cervical crónica, que puede estar relacionada con condiciones médicas subyacentes como artritis cervical o estrés crónico, puede persistir durante semanas, meses o incluso años si no se trata adecuadamente.

Es importante abordar de manera temprana y adecuada para prevenir la cronificación de la condición y evitar complicaciones a largo plazo. Con el tratamiento adecuado, que puede incluir terapia física, medidas de autocuidado y medicamentos, la mayoría de las personas pueden experimentar mejoría en los síntomas y recuperar la función normal del cuello en un período de tiempo razonable.

 

Diagnóstico

El diagnóstico de una contractura cervical generalmente se basa en la evaluación clínica realizada por un profesional de la salud, como un fisioterapeuta o un médico. Esto puede incluir:

  • Historial médico y síntomas del paciente.
  • Examen físico para evaluar la movilidad del cuello, la sensibilidad muscular y la presencia de puntos gatillo.
  • Pruebas de imagen, como radiografías o resonancia magnética, para descartar lesiones estructurales o condiciones subyacentes.

Tratamiento de la contractura cervical

El tratamiento de la contractura cervical puede involucrar una combinación de medidas de autocuidado, terapia física y medicamentos. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

  1. Descanso y modificaciones de actividad: Descansar el cuello y evitar actividades que empeoren los síntomas puede ayudar a reducir la tensión muscular y promover la recuperación.
  2. Terapia de calor o frío: Aplicar compresas calientes o frías en el cuello puede ayudar a aliviar el dolor y relajar los músculos tensos.
  3. Estiramientos y ejercicios: Realizar ejercicios suaves de estiramiento y fortalecimiento del cuello puede ayudar a mejorar la movilidad y reducir la rigidez muscular.
  4. Masaje terapéutico: El masaje terapéutico puede ayudar a aliviar la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea en el área afectada.
  5. Medicamentos: Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno o el paracetamol, pueden ayudar a aliviar el dolor asociado con la contractura cervical. En algunos casos, se pueden recetar relajantes musculares o antiinflamatorios para reducir la inflamación y la tensión muscular.
  6. Fisioterapia: Un fisioterapeuta puede recomendar ejercicios específicos, técnicas de estiramiento, manipulación manual y otras modalidades de tratamiento para abordar la contractura cervical y mejorar la función del cuello.

Que tomar para una contractura cervical

Para aliviar los síntomas de una contractura cervical, puedes considerar tomar algunos medicamentos de venta libre que pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación. Aquí hay algunas opciones comunes:

  1. Analgésicos de venta libre: Los analgésicos como el ibuprofeno (Advil, Motrin) o el paracetamol (Tylenol) pueden ser útiles para aliviar el dolor asociado. Estos medicamentos pueden ayudar a reducir la inflamación y proporcionar alivio temporal del dolor.
  2. Relajantes musculares: En casos de contracturas cervicales severas, tu médico podría recetarte relajantes musculares para ayudar a reducir la tensión muscular en el cuello. Estos medicamentos pueden ayudar a relajar los músculos tensos y mejorar la movilidad del cuello.
  3. Antiinflamatorios tópicos: Los ungüentos o cremas antiinflamatorias que contienen ingredientes como el ibuprofeno o el diclofenaco pueden aplicarse directamente sobre el área afectada para proporcionar alivio localizado del dolor y la inflamación.
  4. Analgésicos tópicos: Los ungüentos o cremas analgésicas que contienen ingredientes como la capsaicina o el mentol pueden ayudar a aliviar el dolor y la incomodidad asociados cuando se aplican sobre la piel.

Es importante seguir las instrucciones de dosificación y consultar con un médico antes de tomar cualquier medicamento, especialmente si estás tomando otros medicamentos o si tienes condiciones médicas preexistentes.

 

Tiempo de baja por una contractura cervical

El tiempo de baja por una contractura cervical puede variar significativamente dependiendo de la gravedad de la condición, la respuesta al tratamiento y las políticas laborales de cada empresa o país. En general, las contracturas cervicales agudas que no son graves suelen tener tiempos de recuperación más cortos, mientras que las contracturas crónicas o más severas pueden requerir períodos de descanso más prolongados.

Aquí hay algunos factores que pueden influir en la duración de la baja:

  1. Gravedad de la contractura: Las leves a moderadas pueden requerir solo unos pocos días o semanas de descanso antes de que los síntomas mejoren y la persona pueda regresar al trabajo. Sin embargo, las contracturas más graves o crónicas pueden requerir períodos de descanso más prolongados.
  2. Efectividad del tratamiento: El tratamiento adecuado y oportuno puede acelerar la recuperación y reducir la necesidad de una baja prolongada. Si la persona responde bien al tratamiento, es posible que pueda regresar al trabajo más rápidamente.
  3. Tipo de trabajo: El tipo de trabajo que realiza la persona puede influir en la decisión de tomar una baja laboral. Aquellos que realizan trabajos que implican movimientos repetitivos, posturas incómodas o levantamiento de objetos pesados pueden necesitar más tiempo de descanso para permitir que se cure adecuadamente.

 

Preguntas frecuentes

  1. ¿Puedo prevenir la contractura?

    Adoptar una postura adecuada, practicar técnicas de relajación, realizar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento del cuello, y tomar descansos frecuentes durante actividades prolongadas pueden ayudar a prevenir.

     

  2. ¿Cuándo debo buscar ayuda médica?

    Debes buscar ayuda médica si experimentas síntomas graves o persistentes, como dolor intenso, debilidad muscular, hormigueo o entumecimiento en los brazos o manos, o si tus síntomas no mejoran con el tratamiento en el hogar.

     

    Fisioterapia Tratamientos
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    4 comments