Tendinosis – Que es, síntomas, tratamiento

Tendinosis
406 Views

La tendinosis, también conocida como tendinopatía crónica o tendinitis crónica, es una afección que resulta del uso excesivo y repetitivo de un tendón, lo que lleva a daño y degeneración del tejido del tendón. A diferencia de las lesiones agudas del tendón, como la tendinitis, la tendinosis es una condición crónica que se desarrolla con el tiempo.

Los tendones son bandas fibrosas de tejido que conectan los músculos con los huesos. Están diseñados para resistir una cierta cantidad de estrés y tensión, pero el uso excesivo y el movimiento repetitivo pueden causar microdesgarros en el tejido del tendón. Si estos microdesgarros que producen una tendinitis prolongada no tienen suficiente tiempo para sanar, pueden acumularse con el tiempo y causar la degeneración del tendón.

El tratamiento generalmente involucra una combinación de descanso, fisioterapia y medicación para controlar el dolor y la inflamación. En algunos casos, puede ser necesaria una cirugía para reparar o eliminar el tejido dañado. Es importante buscar atención médica si sospecha que tiene tendinosis, ya que la intervención temprana puede prevenir que la lesión previa de los tejidos blandos empeore y mejorar sus posibilidades de una recuperación completa. EN nuestra clínica de fisioterapia en Madrid las tratamos a menudo.

 

 

Tendinosis mas comunes

Los lugares comunes de la tendinosis incluyen el codo, el hombro, la rodilla y el tobillo. Los síntomas de  la patología pueden incluir dolor, rigidez y debilidad en el área afectada, y pueden empeorar con el tiempo si no se trata.

– Tendón rotuliano,  conocido como «rodilla de saltador», afecta al tendón rotuliano que conecta la rótula con la tibia. La tendinosis de rodilla es común en atletas que realizan saltos repetitivos.

– Tendón de Aquiles que conecta el talón con los músculos de la pantorrilla. Es común en la practica deportiva de corredores y otros atletas que realizan movimientos repetitivos del pie y la pierna.

– Tendones del manguito rotador que afecta a los tendones lesionados que rodean la articulación del hombro y es común en personas que realizan movimientos repetitivos del brazo, como levantar objetos pesados o lanzar una pelota. Produce dolor de hombro.

– Codo de tenista que es común en personas que realizan actividades del deporte que involucran movimientos repetitivos del brazo, como lanzar una pelota o usar una herramienta manual.

– Tendones de la muñeca siendo común en personas que realizan movimientos repetitivos con las manos, como escribir a máquina o usar un ordenador o un ratón.

 

 

¿Qué es más grave una tendinitis o una tendinosis?

Tanto la tendinitis como la tendinosis son afecciones que afectan los tendones, pero difieren en su gravedad y en el proceso de curación.

La tendinitis es una inflamación aguda del tendón que se produce debido a una lesión o sobrecarga en el tendón. Los síntomas de la tendinitis pueden incluir dolor, inflamación y enrojecimiento en el área afectada. A menudo, la tendinitis se puede tratar con éxito con reposo, fisioterapia y medicamentos, y puede curarse por completo con un tratamiento adecuado.

Por otro lado, la tendinosis es una lesión crónica del tendón que se produce debido a un daño repetitivo en el tejido del tendón. En la tendinosis, el tendón se daña en un nivel celular, lo que conduce a la degeneración del tejido del tendón. Los síntomas de la tendinosis pueden incluir dolor, rigidez y debilidad en el área afectada.

La tendinosis puede ser más difícil de tratar que la tendinitis, ya que el tejido dañado no se cura tan fácilmente. El tratamiento de la tendinosis puede incluir fisioterapia, reposo, medicamentos y, en casos graves, cirugía.

En resumen, la tendinosis es una afección más crónica y grave que la tendinitis, y puede requerir un tratamiento más intensivo y prolongado para su curación.

 

 

Síntomas de la tendinosis

Los síntomas de la tendinosis pueden variar según el tendón afectado y la gravedad de la lesión, pero a menudo incluyen los siguientes:

– El dolor crónico es un síntoma común y puede ser leve o intenso. El dolor generalmente empeora con el uso del tendón afectado, como durante el movimiento o la actividad física.

– La rigidez en el área afectada puede hacer que el movimiento sea incómodo o doloroso.

– Debilidad en el área afectada puede dificultar el movimiento normal y afectar la función del tendón.

– Hinchazón, en algunos casos,  en el área afectada.

– Chasquidos y a veces, se puede escuchar un sonido de cracking o chasquido al mover el área afectada.

 

 

Causas de la tendinosis

La tendinosis puede ser causada por una variedad de factores relacionados con el uso excesivo y repetitivo de un tendón, así como por otros factores de riesgo. Entre las causas mas habituales están:

– Sobrecarga repetitiva ya que el uso excesivo y repetitivo de un tendón, como levantar objetos pesados, correr o saltar, puede causar microtraumas en el tejido del tendón.

– Envejecimiento: Con la edad, los tendones pierden su elasticidad y se vuelven menos capaces de resistir el estrés y la tensión.

– Mala técnica al realizar actividades deportivas o movimientos físicos con una técnica inadecuada puede aumentar la carga en un tendón y aumentar el riesgo de lesiones.

– No calentar adecuadamente antes de hacer ejercicio puede aumentar el riesgo de lesiones.

– Factores biomecánicos como la alineación de las extremidades o la forma de los pies, puede aumentar el riesgo de lesiones.

– Algunas afecciones médicas, como la diabetes, la obesidad y los trastornos autoinmunitarios, pueden aumentar el riesgo de desarrollarlo.

Es importante tener en cuenta que a menudo esta alteración es el resultado de una combinación de factores, y que el tratamiento debe abordar todas las causas subyacentes para lograr una recuperación completa y prevenir la recurrencia.

 

 

Tratamiento de la tendinosis

El tratamiento de la tendinosis generalmente depende de la gravedad de la lesión, el tendón afectado y la causa subyacente de la afección. Algunas opciones de tratamiento comunes son:

– Descansar el tendón afectado puede ayudar a aliviar los síntomas y permitir que la fase de inflamación del tendón cure el tejido del cuerpo.

– La fisioterapia puede incluir ejercicios específicos para fortalecer el tendón y mejorar la flexibilidad. También pueden incluir técnicas para aliviar el dolor y la inflamación, como la terapia con hielo y calor, la terapia de masaje y la electroterapia.

– Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno y el naproxeno, pueden ayudar a la relajación muscular y la inflamación.

– Inyecciones, en algunos casos, de corticoesteroides en el área afectada para reducir la inflamación y el dolor.

– En casos graves, la cirugía puede ser necesaria para reparar o eliminar el tejido dañado.

Es importante trabajar con un médico o fisioterapeuta para determinar el mejor plan de tratamiento para su caso individual de tendinosis.

 

 

Tratamiento de fisioterapia de la tendinosis

El tratamiento de fisioterapia para la tendinosis puede incluir una variedad de técnicas diseñadas para aliviar los síntomas, reducir la inflamación del tendón y mejorar la función. A continuación se presentan algunas técnicas de fisioterapia comunes que se utilizan para tratar la tendinosis:

– Ejercicios de fortalecimiento específicos pueden ayudar a fortalecer el tendón y mejorar su capacidad para soportar la tensión. Estos ejercicios generalmente se realizan con pesas o bandas de resistencia.

– Estiramientos que pueden ayudar a mejorar la flexibilidad del tendón y reducir la rigidez. Es importante estirar adecuadamente antes y después de las actividades físicas para prevenir lesiones.

– Terapia manual que puede incluir masajes, punción seca y movilización articular, puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea de la lesión tendinosa y mejorar el proceso inflamatorio.

– Terapia con hielo y calor puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor, mientras que la terapia con calor puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea y la flexibilidad.

– Ultrasonido terapéutico o tecarterapia que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para estimular la curación de las fibras de colágeno del tendón y reducir la inflamación.

Es importante trabajar con un fisioterapeuta para desarrollar un plan de tratamiento personalizado de ejercicios de resistencia para la tendinosis. El tratamiento de fisioterapia puede ser un proceso gradual y puede llevar tiempo para ver mejoras significativas en los desequilibrios musculares, pero seguir las recomendaciones de tratamiento puede ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la función del tendón a largo plazo.

 

Diagnostico de una tendinosis

El diagnóstico de tendon lesionado se basa en los síntomas que presenta el paciente, su historial médico y un examen físico realizado por un médico o un fisioterapeuta.

Durante el examen físico buscará signos de inflamación, dolor y debilidad en el área afectada, así como cualquier limitación del movimiento. También puede realizar pruebas específicas para evaluar la función del tendón y descartar otras lesiones posibles, como una rotura del tendón.

Además del examen físico, pueden ser necesarias pruebas de diagnóstico adicionales, como una radiografía, una resonancia magnética o una ecografía, para confirmar el diagnóstico y evaluar la estructura del tendón.

En algunos casos, puede ser necesario realizar una biopsia del tejido del tendón para confirmar el diagnóstico y descartar otras afecciones que puedan tener síntomas similares. En general, el diagnóstico es un proceso que requiere la evaluación cuidadosa del paciente y una combinación de pruebas de diagnóstico y evaluación clínica.

¿La tendinosis se cura?

Sí, la tendinosis se puede curar, aunque el proceso de curación puede llevar tiempo y esfuerzo. La tendinosis es una afección crónica que se produce debido a un daño repetitivo en el tejido del tendón, lo que puede llevar a una degeneración del tejido.

El éxito del tratamiento depende de varios factores, como la gravedad de la lesión, la respuesta del paciente al tratamiento, y el cumplimiento del plan de tratamiento recomendado por el médico y el fisioterapeuta. Con un tratamiento adecuado y un buen cuidado del tendón, muchas personas pueden recuperarse por completo de la tendinosis y volver a sus actividades normales sin dolor ni limitaciones.

El tratamiento de las lesiones del tendón generalmente incluye una combinación de reposo, fisioterapia, medicamentos y, en casos graves, cirugía. La fisioterapia puede incluir una variedad de técnicas diseñadas para aliviar los síntomas, reducir la inflamación y mejorar la función del tendón, como ejercicios de fortalecimiento, estiramientos, terapia manual, terapia con hielo y calor, y ultrasonido terapéutico.

 

Cuanto dura una tendinosis

El tiempo de recuperación de una tendinosis puede variar según la gravedad de la lesión y la respuesta del paciente al tratamiento. Es una afección crónica, lo que significa que puede tardar más tiempo en sanar que una tendinitis aguda.

En general puede tardar varias semanas o incluso meses en curarse completamente. En algunos casos, puede requerir meses de tratamiento y fisioterapia para recuperarse por completo.

Es importante seguir el plan de tratamiento recomendado por el médico y el fisioterapeuta para acelerar el proceso de curación y reducir el riesgo de complicaciones o lesiones tendinosas adicionales. También es importante evitar cualquier actividad que pueda agravar la lesión del tendón o reproducir el dolor referido y permitir suficiente tiempo de descanso para que el tendón tenga la oportunidad de curarse.

 

 

Ejercicios para la tendinosis

Es importante realizar ejercicios adecuados para la tendinosis bajo la supervisión de un fisioterapeuta, ya que los ejercicios incorrectos pueden empeorar la lesión. Es importante crear un plan de ejercicios personalizado que se adapte a las necesidades y habilidades del paciente, y para asegurarse de que los ejercicios se realicen correctamente para evitar lesiones adicionales.

En general, los ejercicios recomendados tienen como objetivo fortalecer el músculo que rodea el tendón y mejorar la flexibilidad del tejido.

Algunos ejercicios que pueden ayudar en la recuperación son:

– Ejercicios de fortalecimiento

Los ejercicios de fortalecimiento pueden incluir ejercicios de resistencia con pesas o bandas elásticas para fortalecer los músculos que rodean el tendón. Estos ejercicios pueden ayudar a reducir la tensión en el tendón y promover su curación.

 

– Estiramientos

Los estiramientos pueden ayudar a aumentar la flexibilidad del tejido y reducir la tensión en el tendón. Los estiramientos suaves pueden incluir movimientos de flexión y extensión del pie, y rotaciones de la pierna para estirar los músculos de la pantorrilla.

 

– Ejercicios de equilibrio y estabilidad

Los ejercicios de equilibrio y estabilidad pueden ayudar a fortalecer los músculos de la pierna y mejorar la coordinación. Estos ejercicios pueden incluir caminar sobre superficies inestables o hacer ejercicios en una tabla de equilibrio.

 

Bibliografía:

  1. MedlinePlus – Tendinosis:  https://medlineplus.gov/spanish/tendinopathy.html
  2. Mayo Clinic – Tendinitis y tendinosis: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/tendinitis/symptoms-causes/syc-20378243
  3. American Academy of Orthopaedic Surgeons (AAOS): La AAOS es una organización médica especializada en ortopedia y cirugía ortopédica. Su sitio web ofrece recursos y publicaciones relacionadas con la tendinosis y otras lesiones de los tendones. Puedes encontrar información útil en su sección de «Patient Education» (educación para el paciente): https://orthoinfo.aaos.org/
  4. Khan, K. M., & Scott, A. (2009). Mechanotherapy: how physical therapists’ prescription of exercise promotes tissue repair. British journal of sports medicine, 43(4), 247-252. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19244270/
  5. Cook, J. L., & Purdam, C. R. (2009). Is tendon pathology a continuum? A pathology model to explain the clinical presentation of load-induced tendinopathy. British journal of sports medicine, 43(6), 409-416. https://bjsm.bmj.com/content/43/6/409.short
  6. Maffulli, N., & Wong, J. (2012). Allograft augmentation in tendinopathy: where are we now?. Journal of orthopaedic surgery and research, 7(1), 1-6.

 

    Fisioterapia
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    8 comments