Partes de la espalda – Dolores, huesos, músculos

partes de la espalda
722 Views

Si quieres conocer las partes de la espalda que producen dolores o los huesos y músculos que la conforman tienes que saber que la espalda es la parte posterior del tronco humano, compuesta por la columna vertebral y los músculos que la rodean.

La espalda sufre episodios de dolor muscular localizado y lesiones debido a las malas posturas, lesiones o enfermedades como la artritis o la escoliosis. Mantener una buena postura y hacer ejercicios de fortalecimiento puede ayudar a prevenir problemas de espalda en personas con dolor de cuello o lumbar.

La espalda humana está compuesta principalmente por la columna vertebral, que se divide en cuatro secciones: cervical, torácica, lumbar y sacra. La columna vertebral es el eje principal de la espalda y está compuesta por varias vértebras, interconectadas por discos intervertebrales y articulaciones.

La sección cervical de la columna vertebral está compuesta por siete vértebras y es responsable de sostener la cabeza y permitir su movimiento.

La sección torácica está compuesta por doce vértebras y es responsable de sostener el tórax. La sección lumbar está compuesta por cinco vértebras y es responsable de sostener la cintura y permitir la flexión y extensión de la espalda.

La sección sacra está compuesta por cinco vértebras fusionadas y es responsable de sostener la pelvis y permitir la rotación de la espalda.

Además de la columna vertebral, la espalda también está compuesta por músculos, tendones y ligamentos que ayudan a sostener y mover la columna vertebral. Los músculos más importantes incluyen los músculos espinosos, los músculos intertransversos y los músculos grandes de la espalda como el erector espinal y el trapecio. Los tendones y ligamentos ayudan a mantener la estabilidad de la columna vertebral y a permitir el movimiento de las vértebras.

 

 

Anatomía de la espalda

La espalda está compuesta por varias partes, incluyendo:

– Columna vertebral: está compuesta por 33 vértebras y es el esqueleto de la espalda.

– Músculos: hay varios músculos en la espalda que ayudan a sostener la columna vertebral y a mover el cuerpo.

– Nervios: la espalda alberga varios nervios que se conectan con el cerebro y controlan los movimientos y la sensación en el cuerpo.

– Discos intervertebrales: estos discos ayudan a amortiguar la columna vertebral y a permitir movimientos.

– Articulaciones: hay varias articulaciones en la espalda que permiten movimientos como doblar y torcer.

– Ligamentos: son bandas fibrosas que conectan los huesos y ayudan a sostener la columna vertebral y a mantener su estabilidad.

 

Partes de la espalda

La espalda está compuesta por varias partes, incluyendo:

Zona cervical: compuesta por 7 vértebras cervicales y es la parte superior de la columna vertebral, se encuentra en el cuello y permite la movilidad de la cabeza.

Zona dorsal: compuesta por 12 vértebras dorsales y está ubicada en la parte media de la columna vertebral.

Zona lumbar: compuesta por 5 vértebras lumbares y está ubicada en la parte baja de la columna vertebral, es la parte que sostiene gran parte del peso del cuerpo.

Zona sacra: compuesta por 5 vértebras sacras y está ubicada en la parte inferior de la columna vertebral, esta zona se une al hueso del coxis y ayuda a mantener la postura correcta del cuerpo.

Coxis: es el hueso triangular que se encuentra en la parte inferior de la columna vertebral y se une al hueso sacro.

Disco intervertebral: Son discos de tejido cartilaginoso que se encuentran entre las vértebras, amortiguando los movimientos y permitiendo la flexibilidad de la columna vertebral.

Articulaciones: son las estructuras que permiten el movimiento entre las vértebras.

Ligamentos: son bandas fibrosas que conectan las vértebras y ayudan a sostener la columna vertebral y a mantener su estabilidad.

 

 

 

Zona cervical

La zona cervical se refiere a la parte superior de la columna, compuesta por siete vértebras cervicales, que se encuentra en la parte posterior del cuello. La columna cervical es responsable de sostener la cabeza y permitir su movimiento.

La columna cervical es muy móvil, lo que permite una gran variedad de movimientos como girar, inclinar y extender la cabeza. Esto también significa que es propensa a lesiones, ya que los movimientos bruscos o el sobreuso pueden causar dolores de cuello o lesiones a los discos intervertebrales.

La zona cervical también incluye los nervios, los músculos, los tendones y los ligamentos que ayudan a sostener y mover la columna cervical. Los nervios cervicales son importantes para la sensación y el movimiento en la cabeza, hombros y brazos. Los músculos cervicales ayudan a mantener la postura y a mover la cabeza. Los tendones y los ligamentos ayudan a sostener la columna cervical y a permitir el movimiento.

La zona cervical tiene varias funciones importantes en el cuerpo, algunas de ellas son:

– Sostén del cráneo ya que sostiene el peso del cráneo y permite la movilidad del cuello para permitir la mirada hacia arriba y hacia abajo, así como la rotación de la cabeza.

– Protege la médula espinal en su punto de entrada y salida del cráneo.

– Control del equilibrio: los músculos y los ligamentos de la zona cervical ayudan a mantener el equilibrio y la estabilidad del cuerpo.

– Control del movimiento de la cabeza y el cuello y permite la coordinación de los movimientos de la cabeza con los de los ojos.

– Es la conexión entre el cerebro y el resto del cuerpo, ya que los nervios que controlan los brazos, las manos, los hombros, las piernas y los pies pasan a través de la zona cervical, permitiendo la sensibilidad y el movimiento de estas partes del cuerpo.

– Funciones respiratorias y digestivas ya que contiene estructuras importantes para la digestión y la respiración.

 

 

Zona dorsal

La zona dorsal se refiere a la parte central de la columna vertebral, compuesta por las vértebras torácicas. La columna dorsal es responsable de sostener el tórax y la cintura, así como de permitir la flexión y extensión de la espalda.

La columna torácica es menos móvil que la cervical y la lumbar, pero sigue siendo capaz de realizar una gran variedad de movimientos. Sin embargo, debido a su posición central y su papel en el soporte del peso del cuerpo, la columna dorsal es propensa a lesiones y dolores debido al mal uso o a enfermedades como la artritis o la escoliosis.

La zona dorsal también incluye los músculos, tendones y ligamentos que ayudan a sostener y mover la columna: los músculos dorsales incluyen los músculos espinosos y los músculos intertransversos.

Los tendones y ligamentos ayudan a sostener la columna y a permitir el movimiento del tórax y los pulmones.

 

La zona dorsal o región torácica tiene varias funciones importantes en el cuerpo, algunas de ellas son:

– Protección de los órganos internos incluyendo los pulmones y el corazón, que se encuentran en la caja torácica.

– Movilidad de la zona dorsal que permite la flexión, extensión y rotación de la columna vertebral, lo que permite movimientos como inclinarse hacia adelante y hacia atrás, y girar el tronco.

– Control de la respiración ya que los músculos de la zona dorsal ayudan a controlar la respiración al contraerse y relajarse para expandir y contraer el tórax.

– Sostén del peso del cuerpo especialmente cuando se está de pie o sentado.

– La zona dorsal es un importante punto de salida de los nervios que controlan los brazos, las manos, los hombros, las piernas y los pies, permitiendo la sensibilidad y el movimiento de estas partes del cuerpo.

– Funciones cardíacas y digestivas ya que contiene órganos vitales importantes para la digestión y el sistema cardíaco, como los músculos intercostales y el diafragma.

 

 

Zona lumbar

La zona lumbar se refiere a la parte baja de la columna vertebral, compuesta por cinco vértebras lumbares. La columna lumbar es responsable de sostener la cintura y permitir la flexión y extensión de la espalda. Es el punto donde el cuerpo se curva hacia adentro, junto con la región cervical, y es el lugar donde se concentra la mayor parte del peso del cuerpo.

La columna lumbar es más móvil que la columna dorsal, lo que permite una mayor flexibilidad y movilidad. Sin embargo, también es propensa a lesiones y dolores debido al mal uso o a enfermedades como la artritis o las hernias de disco.

La zona lumbar también incluye los músculos, tendones y ligamentos que ayudan a sostener y mover la columna: los músculos lumbares incluyen el erector espinal y los músculos abdominales.

Los tendones y ligamentos ayudan a sostener la columna vertebral y a permitir el movimiento. Los músculos y tendones de la zona lumbar son fundamentales para mantener una buena postura y prevenir lesiones y dolores en la zona lumbar.

 

La zona lumbar, o región lumbar, tiene varias funciones importantes en el cuerpo, algunas de ellas son:

– La zona lumbar sostiene gran parte del peso del cuerpo, especialmente cuando se está de pie o sentado.

– Movilidad de la zona lumbar permite la flexión, extensión y rotación de la columna vertebral, lo que permite movimientos como inclinarse hacia adelante y hacia atrás, y girar el tronco.

– Control del equilibrio: los músculos y los ligamentos fuertes de la zona lumbar ayudan a mantener el equilibrio y la estabilidad del cuerpo.

– La zona lumbar es un importante punto de salida de los nervios que controlan las piernas y los pies, permitiendo la sensibilidad y el movimiento de estas partes del cuerpo.

– Es importante en la función reproductiva, ya que los órganos reproductivos femeninos y los órganos urinarios están cerca de esta zona.

 

 

Zona sacra

La zona sacra se refiere a la parte inferior de la columna vertebral, compuesta por cinco vértebras sacras fusionadas. La columna sacra es responsable de sostener la pelvis y permitir la rotación de la espalda. Está ubicada en la parte inferior de la espalda, justo encima de la columna lumbar y se conecta con los huesos iliacos a través de los ligamentos sacroilíacos para formar la pelvis.

La columna sacra es menos móvil que la columna lumbar, ya que las vértebras están fusionadas y no tienen discos intervertebrales. Sin embargo, es un punto de conexión importante entre la columna y la pelvis, y juega un papel importante en la estabilidad y el equilibrio del cuerpo.

La región sacra también incluye los músculos, tendones y ligamentos que ayudan a sostener y mover la columna vertebral.

 

La zona sacra tiene varias funciones importantes en el cuerpo, algunas de ellas son:

– Sostiene gran parte del peso del cuerpo, especialmente cuando se está de pie o sentado.

– La zona sacra permite la flexión, extensión y movimientos de rotación de la columna vertebral, lo que permite movimientos como inclinarse hacia adelante y hacia atrás, y girar el tronco.

– Protección de la médula en su punto de salida. la zona sacra es un importante punto de salida de los nervios que controlan las piernas y los pies, permitiendo la sensibilidad y el movimiento de estas partes del cuerpo.

– Los músculos y los ligamentos de la zona sacra ayudan a mantener el equilibrio y la estabilidad del cuerpo.

– Es importante en la función reproductiva, ya que los órganos reproductivos femeninos y los órganos urinarios están cerca de esta zona.

 

 

Zona del coccix

La zona del coxis es la última parte de la columna vertebral, formada por cuatro a cinco vértebras coccígeas fusionadas. El coxis es un hueso pequeño y triangular situado en la parte inferior de la columna, entre las nalgas. Juega un papel importante en la conexión entre la columna y la pelvis, y en la función de los músculos, tendones de la región glútea y del suelo pélvico.

A diferencia de las vértebras lumbares y sacras, las vértebras coccígeas no tienen discos intervertebrales, por lo que son menos móviles y propensas a lesiones. Sin embargo, debido a su función en el soporte y la estabilidad del cuerpo, es importante mantener una buena salud en esta zona para prevenir dolores y problemas de movilidad.

El coxis tiene varias funciones importantes en el cuerpo, algunas de ellas son:

– Proporciona un punto de soporte y estabilidad para el cuerpo cuando se está sentado en contacto directo con el asiento.

– Es un importante punto de salida de los nervios que controlan las piernas y los pies, permitiendo la sensibilidad y el movimiento de estas partes del cuerpo.

– Apoyo para el cuerpo ya que ayuda a mantener la postura correcta del cuerpo y a estabilizar.

– Ayuda a transmitir las cargas que recibe el cuerpo siendo importante para la absorción de impactos durante la marcha y el movimiento.

 

 

Partes de la espalda: dolores

Es importante recordar que cada persona es diferente y pueden tener diferentes tipos de dolores. Hay varias causas posibles para tener dolores en diferentes partes de la espalda, incluyendo:

– Lesiones musculares o esguinces: Pueden ocurrir debido a un ejercicio físico excesivo, movimientos repetitivos o un movimiento brusco.

– Problemas de postura: Una mala postura al sentarse o levantar cosas puede causar dolor crónico en la espalda.

– Discos desgastados: Los discos intervertebrales en la espalda pueden desgastarse con el tiempo o por una enfermedad degenerativa causando dolor agudo y otros síntomas.

– Artritis: La artritis puede causar inflamación en las articulaciones de la espalda, causando dolores.

– Alteraciones de nervios: Pueden ocurrir debido a una hernia de disco, protusión discal, la compresión de raíces nerviosas o una estenosis espinal generando tipos de dolor intenso y requiriendo atención médica.

 

Algunos de los dolores de espalda que aparecen con más frecuencia incluyen:

Dolor lumbar mecánico duele en la parte baja de la espalda que se origina debido a una mala postura, esfuerzo excesivo, espasmos musculares o el desgaste natural de los discos intervertebrales.

Dolor cervical en la zona del cuello, puede ser causado por una mala postura, estrés emocional, lesiones musculares o traumatismos. Genera episodios de dolor localizado llegando a convertirse en crónico en muchos casos.

Dolor ciático es un dolor agudo que se origina en la zona lumbar y se extiende por la pierna, puede ser causado por una hernia de disco o una compresión de un nervio en la zona lumbar.

Dolor de espalda baja crónico es un dolor lumbar que dura más de tres meses, puede ser causado por problemas musculares, esqueléticos, una hernia discal o de salud general.

Dolor sacroilíaco es el dolor en la zona de la articulación sacroilíaca, ubicada en la parte inferior de la espalda, puede ser causado por una desalineación en esta articulación o una inflamación. Puede provocar un episodio de dolor severo.

 

 

 

Vertebras y columna vertebral

Las vértebras son los huesos que forman la columna vertebral. La columna vertebral es una estructura compuesta por varios huesos alineados uno detrás de otro que sostienen y protegen la médula espinal y que permiten la movilidad y flexibilidad del cuerpo.

Cada vértebra tiene una forma característica y unas funciones específicas. Las vértebras están numeradas según su posición en la columna vertebral, desde la cabeza hasta el coxis.

Hay cinco tipos de vértebras en la columna vertebral humana:

Cervicales: son las siete primeras vértebras situadas en la parte superior. Estas vértebras permiten la movilidad de la cabeza y el cuello.

Torácicas: son las doce vértebras siguientes, situadas en la parte central y están conectadas con las costillas permitiendo la movilidad de la parte superior del tórax.

Lumbares: son las cinco vértebras siguientes, situadas en la parte inferior, soportan la mayor parte del peso del cuerpo y permiten la flexión y extensión de la espalda.

Sacras: son las cinco vértebras siguientes, situadas en la parte inferior, están fusionadas y conectadas con la pelvis.

Coccígeas: son las cuatro a cinco vértebras siguientes, situadas en la parte inferior del sacro, están fusionadas y forman el coxis, y proporcionan un punto de soporte y estabilidad.

 

 

Discos intervertebrales

Los discos intervertebrales son estructuras fibrocartilaginosas que se encuentran entre las vértebras de la columna. Su función es actuar como amortiguadores y permitir la movilidad de la columna vertebral.

Cada disco intervertebral está compuesto por un núcleo pulposo central y un anillo fibrocartilaginoso alrededor. El núcleo pulposo es un material gelatinoso que proporciona flexibilidad y amortiguación a la columna vertebral, mientras que el anillo fibrocartilaginoso proporciona estabilidad y soporte.

Los discos intervertebrales son esenciales para la salud de la columna vertebral ya que ayudan a soportar el peso del cuerpo y a reducir la presión en las vértebras y los nervios. Sin embargo, con el tiempo, estos discos pueden desgastarse o herirse debido al uso excesivo o a enfermedades como la artritis, lo que puede causar dolores y problemas de movilidad.

 

 

Medula espinal

La médula espinal es una estructura que se encuentra en el interior de la columna vertebral y es una extensión del tronco cerebral. La médula espinal es responsable de la transmisión de impulsos nerviosos entre el cerebro y el resto del cuerpo.

Es un tubo cilíndrico de tejido nervioso que se extiende desde el bulbo raquídeo hasta la región lumbar de la columna vertebral. El interior de la médula espinal está lleno de sustancia gelatinosa llamada sustancia gris, que contiene células nerviosas. La sustancia blanca, compuesta principalmente por fibras nerviosas, rodea la sustancia gris.

La médula espinal se divide en 31 segmentos que se corresponden con las raíces nerviosas y los nervios que se encuentran a lo largo de toda la columna vertebral. Cada segmento de la médula espinal controla una función específica del cuerpo, como la sensación y el movimiento en las piernas o los brazos. Lesiones o enfermedades de la médula espinal pueden causar problemas de movilidad y sensibilidad en el cuerpo y pueden ser graves.

 

 

Músculos de la espalda

La musculatura de la espalda es un grupo de músculos que se encuentran en la parte posterior del torso y juegan un papel importante en la movilidad y estabilidad de la columna vertebral. Todos estos músculos trabajan juntos para mantener una buena postura y movilidad de la espalda. La musculatura de la espalda incluye varios grupos de músculos, cada uno con funciones específicas.

Los músculos importantes de la espalda son varios, cada uno con funciones específicas, algunos de los más importantes son:

– Músculos erectores de la columna: estos músculos se encuentran a lo largo de la columna vertebral y ayudan a mantener la postura correcta y a levantar pesos. El más importante es el músculo espinoso que se extiende desde la base del cráneo hasta el sacro.

– Músculos romboideos: se encuentran en la parte superior de la espalda y son responsables de la rotación de la columna vertebral y estabilización de la escápula.

– Músculos trapecio: están en la parte superior y media de la espalda y ayudan a mantener la postura correcta y a levantar pesos.

– Músculos lumbares: se encuentran en la parte baja de la espalda y son responsables de la flexión y extensión de la columna lumbar y estabilización de la pelvis.

– Músculos multífidos: estos músculos se encuentran a lo largo de toda la espalda y son responsables de la estabilización de la columna en todas las vértebras.

– Músculos oblicuos internos y externos: estos músculos se encuentran en la parte lateral del abdomen y son responsables de la rotación y flexión lateral del tronco.

 

 

 

Ligamentos vertebrales

Los ligamentos vertebrales son bandas de tejido fibroso que conectan una vértebra a otra y ayudan a mantener la estabilidad y la movilidad de la columna vertebral. Son un componente importante de la estabilidad y la movilidad de la columna vertebral y son esenciales para prevenir lesiones y desgaste en la columna vertebral.

Estos ligamentos se encuentran en la parte anterior, posterior y lateral de la columna vertebral y se dividen en varios grupos, cada uno con una función específica.

– Ligamentos anteriores: se encuentran en la parte anterior de la columna vertebral y ayudan a estabilizar la columna durante la flexión.

– Ligamentos posteriores: se encuentran en la parte posterior de la columna vertebral y ayudan a estabilizar la columna durante la extensión.

– Ligamentos laterales: se encuentran en los lados de la columna vertebral y ayudan a estabilizar la columna durante la rotación y la flexión lateral.

– Ligamentos intertransversos: conectan las apófisis transversas de las vértebras y ayudan a estabilizar la columna vertebral en el plano transversal.

– Ligamentos interapofisiarios: conectan las apófisis articulares de las vértebras y ayudan a estabilizar la columna vertebral en el plano sagital.

 

 

Bibliografía:

  • Moore KL, Dalley AF, Agur AMR. «Clinically Oriented Anatomy.» Wolters Kluwer, 2017.
  • Drake RL, Vogl AW, Mitchell AWM. «Gray’s Anatomy for Students.» Elsevier, 2019.
  • Standring S. «Gray’s Anatomy: The Anatomical Basis of Clinical Practice.» Elsevier, 2015.
    Fisioterapia
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    One comment