CIATICA

ciatica tratamiento fisioterapia

CIATICA

section-7b4b3be
Tratamiento para la ciática

Si busca tratamiento para la ciática en fisioterapia debe conocer que hasta el 40% de las personas padecerán ciática a lo largo de su vida y es la afección  más frecuente a medida que se envejece.

Pero si bien es una de las causas más comunes de dolor, a menudo también se clasifica incorrectamente.

Cualquiera que haya tenido alguna vez dolor de espalda sabe hasta qué punto puede alterar el ritmo y la calidad de vida. Cuando el dolor de espalda se irradia a la pierna el malestar aumenta.

Casi un tercio de las personas con dolor de espalda padecen ciática, que puede resolverse por sí sola en poco tiempo. Pero no siempre. Ahí es donde entra en juego una visita al médico.

La radiculopatía lumbar (también conocida como ciática o radiculitis) es una afección que se produce cuando un nervio de la parte baja de la espalda se lesiona, se pellizca o se comprime, causando dolor u otros síntomas que pueden extenderse desde la parte baja de la espalda hasta la cadera, la pierna o el pie.

La radiculopatía lumbar puede estar causada por un traumatismo repentino o por una tensión prolongada que afecta a las estructuras de la espalda.

Suele afectar a personas de mediana edad. Los factores de riesgo de la radiculopatía lumbar son el levantamiento repetido de objetos, la práctica de deportes con peso, la obesidad, el tabaquismo, el sedentarismo y las malas posturas.

La mayoría de las ciáticas se recuperan sin cirugía y suelen tratarse bastante bien con ayuda de un fisioterapeuta.

Se realizan tratamientos individualizados para ayudar a las personas a reducir su dolor lumbar, recuperar el movimiento sin dolor y recuperar sus actividades cotidianas.

 

Síntomas de ciática

La radiculopatía lumbar puede provocar dolor, rigidez y debilidad muscular u otros síntomas.

El dolor suele comenzar en la parte baja de la espalda y puede desplazarse hasta la cadera, la pierna o el pie. La localización del dolor puede variar en función del nervio de la espalda afectado y de su grado de irritación.

Una mayor irritación hace que el dolor se extienda más. El dolor que se extiende suele afectar a una pierna, pero puede afectar a las dos. El dolor y otros síntomas pueden ser constantes o ir y venir, y pueden variar en intensidad.

Si un nervio o una raíz nerviosa están gravemente pinzados o comprimidos, pueden causar dolor intenso, debilidad muscular o problemas extremos de movimiento.

Si la patología no mejora puede recomendarse la cirugía. En raras ocasiones, la compresión del nervio puede causar problemas de control de la vejiga o de la función intestinal, en cuyo caso se recomienda la cirugía inmediata.

 

El lugar de aparición de sus síntomas dependerá de la cantidad de presión que se ejerza sobre el nervio o los nervios afectados. Los síntomas pueden incluir:

Dolor y/o presión en la espalda, la cadera, la(s) pierna(s), el pie/pies
Dolor que puede ser punzante, agudo, sordo o quemante
Incapacidad para doblar o girar la espalda
Adormecimiento

Hormigueo en la espalda, cadera(s), pierna(s) o pies
Debilidad en la(s) pierna(s)
Aumento del dolor al toser, estornudar, estirarse o sentarse
Incapacidad para mantenerse erguido

Bloqueo en una posición encorvada hacia delante
Dificultad para levantarse de una silla
Imposibilidad de permanecer en una posición durante un largo periodo de tiempo.
Dolor que empeora por la mañana
Cojera al caminar
El dolor u otros síntomas pueden producirse en una extremidad o en ambas.

 

Pueden aparecer en diferentes lugares y en diferentes momentos, y pueden cambiar según la actividad o la posición del cuerpo. Por ejemplo, el dolor puede disminuir o empeorar al caminar frente a estar sentado, o al estar tumbado frente a estar de pie.

 

Diagnostico de la ciática

Se realiza una evaluación que incluye la elaboración del historial médico y le hará preguntas detalladas sobre su lesión, como por ejemplo

Cómo empezó el dolor

Cuándo empezó el dolor
A qué hora del día es peor
Qué tipo de molestia siente y dónde la siente
Qué es lo que no puede hacer debido al dolor
Su fisioterapeuta realizará pruebas en su cuerpo para identificar problemas, como por ejemplo

Dificultad para moverse
Debilidad o tensión muscular
Cambios en la sensación de la piel (entumecimiento)
Cambios en los reflejos
Rigidez articular
Cambios de postura
Dificultad para caminar o mantener el equilibrio

El fisioterapeuta detecta estos síntomas y el tratamiento de fisioterapia puede comenzar de inmediato, para mejorar en la recuperación y volver a sus actividades cotidianas sin dolor.

Si se detecta algún problema de mas gravedad su fisioterapeuta consultará a su médico sobre la necesidad de realizar pruebas diagnósticas especiales, como una resonancia magnética.

Los fisioterapeutas colaboran estrechamente con los médicos para garantizar que usted reciba un diagnóstico y un tratamiento precisos y la atención que necesita.

Tratamiento de fisioterapia para la hernia de disco

En todos los casos salvo en los más extremos, la fisioterapia suelen dar resultados mejores y más rápidos que la cirugía.

Su fisioterapeuta trabajará con usted para procurar un tratamiento que acelere su recuperación, con ejercicios y técnicas de rehabilitación que puede realizar en su propio domicilio. La fisioterapia le ayudará a retomar su estilo de vida y sus actividades habituales.

El tiempo que requiere la mejoría puede lograrse en 4 a 8 semanas, cuando se realiza un esfuerzo en conseguir una postura adecuada para lograr la reducción del dolor, basado en fortalecimiento, estiramientos y terapia manual.

Después del diagnóstico de la ciática su fisioterapeuta puede aconsejarle que

Proteger la zona

Evitar las actividades que producen el empeoramiento de los síntomas, como levantar objetos pesados.
Evitar quedarse en cama quieto.
Mantenerse activo y salir a dar pequeños paseos varias veces al día ya que el movimiento disminuirá el dolor y la rigidez, ayudándole a sentirse mejor.
Utilice hielo envuelto en un paño o una bolsa de guisantes congelados en la zona afectada durante 15 ó 20 minutos cada dos horas.
Sentarse en una silla firme ya que los sillones y las butacas son muy blandos y suelen ser bajos por lo que pueden empeorar sus síntomas.

 

Ejercicio

Algunos ejercicios son mejores para las personas con radiculopatía lumbar. Su fisioterapeuta le informará sobre ellos. Por ejemplo:

Los ejercicios acuáticos pueden ser una buena manera de mantener el movimiento cuando otros ejercicios producen dolor al realizarlos.

Es importante que haga los ejercicios que le han recetado porque su fisioterapeuta ha comprobado que reducen el dolor en las piernas. Los ejercicios individualizados mejoran las necesidades específicas del paciente.
El entrenamiento con pesas, aunque son muy importantes, deben realizarse de una manera ergonómica para evitar tensiones en la espalda.

 

Reducir el dolor

Es importante entender cómo adaptar las actividades que le causaron la lesión para que pueda comenzar la mejorar. Se pueden utilizar diferentes tratamientos y tecnologías para controlar y reducir los síntomas y el dolor.

Su tratamiento, basado en su condición, puede incluir ejercicios de movimiento específicos, tracción mecánica, la aplicación de compresas frías o calientes y electroterapia suave como la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea o la diatermia.

 

Adaptar el movimiento

Se usan tratamientos específicos para ayudar a restablecer el movimiento normal de las articulaciones mas limitadas.

Introduciendo movimientos pasivos en los que el fisioterapeuta moviliza para que usted mueva y progresar a ejercicios activos y estiramientos que usted mismo puede realizar.

Puede aprender estos movimientos y practicarlos en casa o en su lugar de trabajo para ayudar a  la curación de la lesión.

 

Aumentar la flexibilidad y la fuerza

Si alguno de los músculos que producen el dolor está tenso, empezará a ayudarle a estirarlos y le enseñará a estirarlos en casa.

Si detecta algún músculo débil realizará los ejercicios correctos para restablecer progresivamente su fuerza y agilidad.

Los ejercicios de fortalecimiento se utilizan habitualmente para recuperar la fuerza y la coordinación de los músculos del abdomen y las piernas.

 

Aumentar la resistencia

Aumentar la resistencia muscular es importante con actividades para ayudarle a recuperar la resistencia que tenía antes de la lesión y mejorarla para evitar que vuelva a recaer.

 

Mejorar la postura

Su fisioterapeuta le enseñará a mejorar su postura para que se reduzca la presión en la zona lesionada, y la curación pueda comenzar y progresar lo más rápidamente posible.

Al realizar ejercicios de fortalecimiento, estiramiento y reducción del dolor específicos para sus necesidades podrá acelerar su recuperación y volver a su vida normal lo antes posible.

 

Recuperar a la actividad

Su fisioterapeuta hablará con usted sobre sus niveles de actividad utilizándolos para establecer sus objetivos de recuperación y le ayudará a alcanzar sus objetivos de la forma más rápida y adaptada a sus necesidades.

En los dolores de columna y de piernas provocados por la ciática, el fisioterapeuta puede enseñarle como levantar objetos que le ayudarán a proteger su columna para que no empeoren los síntomas.

 

Si busca tratamiento para la ciática en Madrid consúltenos ahora!

 

 

section-064d32a