Lumbalgia mecánica – Síntomas, causas y tratamiento

lumbalgia mecánica
294 Views

La lumbalgia mecánica es una condición en la que el dolor de espalda baja es causado por problemas en la mecánica de la columna lumbar y las estructuras asociadas, como los músculos, los ligamentos y los discos. Es la que se suele relacionar con la lumbalgia común.

Esta condición puede ser causada por una serie de factores, como una lesión aguda, sobrecarga muscular, cambios degenerativos relacionados con la edad, malas posturas y sobrepeso.

El dolor lumbar puede ser agudo o crónico y se caracteriza por el dolor de espalda que se desencadena o se agrava por ciertas actividades o movimientos, como levantar objetos pesados, flexionar la columna vertebral o permanecer sentado o de pie durante largos períodos de tiempo. El dolor también puede irradiarse a otras áreas del cuerpo, como las nalgas, las piernas y los pies.

El tratamiento generalmente implica medidas de autocuidado, como reposo, aplicar compresas de calor o hielo en la zona afectada, y evitar actividades que puedan agravar el dolor. También pueden recomendarse ejercicios de estiramiento y fortalecimiento muscular, cambios en la postura y en la forma de dormir, y modificaciones en la actividad física. En algunos casos, se pueden recomendar fisioterapia y medicamentos para el dolor, como analgésicos y antiinflamatorios.

 

 

Tipos de lumbalgia

Existen varios tipos de lumbalgia, que se clasifican según su causa subyacente y sus características clínicas. Es importante identificar el tipo de lumbalgia que se está experimentando para recibir el tratamiento adecuado. En general, el tratamiento para la lumbalgia puede incluir medidas de autocuidado, terapias físicas y medicamentos para el dolor, según la causa subyacente y las características clínicas del dolor.

Algunos de los tipos más comunes de lumbalgia incluyen:

– Lumbalgia mecánica: también conocida como lumbalgia común, se refiere al dolor de espalda baja que se produce debido a la tensión muscular, una mala postura, levantar objetos pesados, flexionar la columna vertebral o permanecer sentado o de pie durante largos períodos de tiempo.

– Lumbalgia inflamatoria: se produce cuando la inflamación de las articulaciones de la columna vertebral, como en la espondilitis anquilosante, causa dolor de espalda. La lumbalgia inflamatoria a menudo empeora durante la noche y se alivia con el movimiento.

– Lumbalgia neuropática: se produce cuando el dolor es causado por la irritación o daño de los nervios de la columna vertebral, como en la ciática. El dolor de la lumbalgia neuropática puede ser agudo, punzante, quemante o con hormigueo, y puede irradiarse a las nalgas, las piernas y los pies.

– Lumbalgia psicógena: se produce debido a factores psicológicos o emocionales, como la depresión, la ansiedad o el estrés. El dolor de la lumbalgia psicogénica no se relaciona con una causa física clara y a menudo se describe como constante, difuso y de naturaleza emocional.

 

 

 

Síntomas de la lumbalgia mecánica

Es importante recordar que los síntomas pueden variar en intensidad y duración según la causa subyacente del dolor lumbar y la gravedad del problema. Si experimentas alguno de estos síntomas, es recomendable consultar a un profesional de la salud para recibir un diagnóstico adecuado y un tratamiento adecuado y pueden incluir:

– Dolor agudo o punzante especialmente durante los movimientos o actividades que ponen presión sobre la columna vertebral.

– Rigidez en la espalda, especialmente en la zona lumbar, que puede sentirse tensa y rígida, especialmente después de estar sentado o de pie durante mucho tiempo.

– Dificultad para moverse con normalidad y realizar actividades diarias, como levantarse de una silla o doblarse para recoger un objeto del suelo.

– Sensación de ardor en la zona lumbar.

– Hormigueo o adormecimiento en las piernas.

– Debilidad en las extremidades inferiores, lo que puede dificultar la realización de ciertas actividades.

 

 

 

Lumbalgia mecánica crónica

La lumbalgia mecánica crónica se refiere a un dolor de espalda en la zona lumbar que persiste por más de tres meses. Este tipo de dolor de espalda a menudo se debe a una lesión en la columna vertebral, como una hernia discal o una estenosis espinal, o a una afección crónica como la osteoartritis.

Puede afectar significativamente la calidad de vida de una persona y limitar su capacidad para realizar actividades diarias normales. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

– Dolor lumbar constante que puede persistir durante semanas o meses.

– Sensación de rigidez constante lo que puede dificultar el movimiento.

– Dificultad para realizar actividades diarias como levantar objetos, sentarse o pararse durante períodos prolongados.

– Cambios en la postura ya que se pueden desarrollar una postura encorvada o curvada debido al dolor.

– Problemas para dormir que pueden dificultar el sueño, lo que puede afectar negativamente la calidad de vida.

El tratamiento de la lumbalgia mecánica crónica puede incluir una combinación de medicamentos para el dolor, fisioterapia, ejercicios de fortalecimiento, acupuntura y cambios en el estilo de vida. También es importante evitar actividades que agraven el dolor de espalda y mantener una postura adecuada para prevenir futuros episodios de lumbalgia crónica.

 

 

Causas de la lumbalgia mecánica

Es importante tener en cuenta que puede ser causada por una combinación de estos factores y que el tratamiento adecuado depende de la causa subyacente del dolor.

La lumbalgia mecánica puede ser causada por una variedad de factores, que incluyen:

– Lesiones agudas como al levantar un objeto pesado, torcer la columna vertebral o sufrir una caída pueden causar tensión muscular o lesiones en los ligamentos o discos intervertebrales, lo que puede provocar dolor de espalda.

– Sobrecarga de la columna tras pasar largas horas sentado o de pie, inclinarse hacia adelante durante largos períodos de tiempo, realizar esfuerzos físicos que requieren una postura incómoda o repetitiva, o levantar objetos pesados de manera incorrecta, pueden sobrecargar la columna y provocar dolor.

– Cambios degenerativos relacionados con la edad: el envejecimiento natural puede provocar cambios degenerativos en las estructuras de la columna vertebral, como la deshidratación y la degeneración de los discos intervertebrales, hernia discal, osteoartritis y la estenosis espinal, lo que puede provocar dolor de espalda. O enfermedad degenerativa.

– Malas posturas y hábitos, como sentarse en una silla que no es ergonómica o dormir en una posición incómoda, pueden contribuir a limitar la movilidad articular.

– Sobrepeso, falta de actividad física y una vida sedentaria pueden aumentar la presión sobre la columna vertebral y aumentar el riesgo de lumbalgia inespecífica.

– Factores psicológicos como la depresión, la ansiedad y el estrés pueden aumentar la sensación de dolor y la percepción del dolor mecánico.

 

 

Diagnostico de la lumbalgia

El diagnóstico se basa en la historia clínica del paciente y en un examen físico detallado. El médico puede preguntar acerca de los síntomas, si tiene dolor irradiado, dolor localizado, la duración del dolor, la intensidad, contracturas musculares, la ubicación y las actividades que desencadenan o alivian el dolor. También puede pedir información sobre cualquier lesión previa en la columna vertebral, cirugía previa, neoplasia, hernia de disco o presencia de enfermedad relacionada.

El examen físico puede incluir pruebas de movilidad de la columna vertebral, postura y fuerza muscular para ver si el origen es mecánico. El médico también puede realizar pruebas complementarias neurológicas para evaluar la sensibilidad y los reflejos del paciente.

En algunos casos, para pautar el tratamiento médico pueden ser necesarios estudios realizados de imagen, como radiografías, tomografías computarizadas o resonancia magnética para confirmar el diagnóstico y descartar otras causas de dolor de espalda.

 

 

Tratamiento de la lumbalgia mecánica

Es importante recordar que el tratamiento para la lumbalgia puede variar según la causa y la gravedad del dolor. Es recomendable consultar a un profesional de la salud para recibir un diagnóstico y un tratamiento adecuados. Además, es importante tomar medidas preventivas, como mantener una postura adecuada, hacer ejercicio regularmente y evitar levantar objetos pesados de manera incorrecta en la actividad diaria, para prevenir futuros episodios de lumbalgia.

El tratamiento se enfoca en aliviar el dolor y restaurar la función normal de la columna vertebral. Algunos de los tratamientos más comunes incluyen:

– Reposo y descansar durante las primeras 24 a 48 horas después del inicio del dolor puede ayudar a aliviar el dolor y reducir la inflamación.

– Aplicación de calor o frío con una manta eléctrica o hielo en la zona dolorida puede ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor por contractura.

– Fármacos analgésicos para el dolor como el ibuprofeno y el paracetamol, pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda. En casos más graves, se pueden prescribir medicamentos más fuertes para el dolor.

– Ejercicios de fisioterapia pueden ayudar a fortalecer los músculos de la espalda y mejorar la postura, lo que puede aliviar la presión sobre la columna vertebral y reducir el dolor.

– La terapia manual puede ayudar a alinear la columna vertebral y reducir el dolor de espalda.

– La acupuntura puede ayudar a aliviar el dolor de espalda al estimular los puntos de acupuntura y mejorar el flujo de energía en el cuerpo.

– Puede utilizar fajas lumbares durante la fase aguda

 

 

Fisioterapia en la lumbalgia mecánica

La fisioterapia puede ser un componente importante en el tratamiento de la lumbalgia mecánica. El objetivo de la fisioterapia es conseguir la ausencia de dolor, reducir la inflamación, mejorar la movilidad de la columna vertebral y fortalecer los músculos de la espalda.

Algunas de las técnicas de fisioterapia incluyen:

– Ejercicios específicos de estiramiento que pueden ayudar a reducir la rigidez muscular y mejorar la flexibilidad de la columna vertebral.

– Ejercicio terapéutico de fortalecimiento para fortalecer la musculatura estabilizadora y mejorar las alteraciones del movimiento.

Masaje terapéutico que puede ayudar a reducir la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea en la zona afectada.

– Terapia manual para puede ayudar a reducir el dolor y mejorar la movilidad de la columna vertebral.

– Electroterapia para ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor en la zona afectada.

– Terapia de calor o frío para reducir el dolor y la inflamación en la zona afectada.

– Fisioterapia invasiva como la punción seca para tratar las contracturas musculares

 

 

 

Factores de riesgo de la lumbalgia mecánica

Es una afección común que puede afectar a cualquier persona, pero hay algunos factores que aumentan el riesgo de desarrollarla. Algunos de los factores de riesgo más comunes incluyen:

– Es más común en personas mayores de 40 años, ya que el proceso de envejecimiento puede afectar la salud de la columna vertebral.

– Excesivo peso y obesidad pueden ejercer una presión adicional sobre la columna vertebral, lo que aumenta el riesgo de desarrollar dolor.

– Estilo de vida sedentario y la falta de actividad física son factores de riesgo ya que pueden debilitar los músculos de la espalda y aumentar la presión sobre la columna vertebral.

– Lesiones previas en la columna como fracturas o hernias discales, pueden aumentar el riesgo de desarrollar lumbalgia en el futuro.

– Malas posturas durante la realización de actividades cotidianas, como sentarse en una silla con una mala postura o dormir en una posición incómoda, pueden ejercer presión sobre la contractura muscular.

– Estrés emocional y la ansiedad pueden aumentar la tensión muscular, lo que puede agravar la lumbalgia inespecífica.

 

 

Prevención de la lumbalgia mecánica

La lumbalgia mecánica puede ser prevenida con una serie de medidas sencillas que ayudan a mantener una buena salud de la columna vertebral. A continuación, se presentan algunas recomendaciones para un paciente con lumbalgia:

– Mantener una buena postura es fundamental para prevenir. Al estar sentado, es importante mantener la espalda recta y los hombros relajados. Al estar de pie, se debe mantener la espalda recta y evitar la sobrecarga en una sola pierna.

– Realizar ejercicios de fortalecimiento muscular son una excelente forma de prevenir por lo que es importante fortalecer los músculos de la espalda y el abdomen, así como las piernas y los glúteos.

– Evitar el sedentarismo que es uno de los principales factores de riesgo. Es importante mantenerse activo y hacer ejercicio regularmente para mantener la salud de la columna vertebral.

– Levantar objetos adecuadamente, al levantar objetos pesados, es importante mantener la espalda recta y doblar las rodillas en lugar de la cintura.

– Mantener un peso saludable ya que el exceso de peso puede ejercer una presión adicional sobre la columna.

– Realice ejercicio físico y ejercicios de flexibilización

– Evitar el tabaco ya que fumar puede afectar la circulación sanguínea y reducir la cantidad de oxígeno que llega a la columna vertebral, lo que aumenta el riesgo.

Siguiendo estas recomendaciones, se puede reducir significativamente el riesgo de lumbalgia aguda y mantener una buena salud de la columna vertebral.

 

Bibliografía

  1. «Mechanical Low Back Pain: Perspectives in Functional Anatomy» de Bogduk N, Twomey LT: Este libro proporciona una comprensión profunda de la anatomía funcional de la región lumbar y su relación con la lumbalgia mecánica.
  2. «Low Back Pain: Mechanism, Diagnosis, and Treatment» de James M. Cox y Ralph E. Boone: Este libro se centra en los mecanismos subyacentes, el diagnóstico y el tratamiento de la lumbalgia mecánica.
  3. «The Lumbar Spine: Mechanical Diagnosis and Therapy» de Robin McKenzie: Este libro se centra en el enfoque de diagnóstico y tratamiento desarrollado por Robin McKenzie para abordar la lumbalgia mecánica.
  4. «Mechanical Low Back Pain: A Review of Guidelines for Management and Treatment» de Nadège Lemeunier, et al. (Artículo científico): Este artículo ofrece una revisión de las pautas de manejo y tratamiento de la lumbalgia mecánica.
  5. American Academy of Orthopaedic Surgeons (AAOS) – Low Back Pain (https://orthoinfo.aaos.org/en/diseases–conditions/low-back-pain/): La AAOS ofrece información sobre el dolor lumbar, incluyendo la lumbalgia mecánica, sus causas, síntomas y opciones de tratamiento.
  6. Mayo Clinic – Back Pain (https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/back-pain/symptoms-causes/syc-20369906): Mayo Clinic proporciona información detallada sobre el dolor lumbar, incluyendo la lumbalgia mecánica.
  7. National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS) – Low Back Pain Fact Sheet (https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Fact-Sheets/Low-Back-Pain-Fact-Sheet): El NINDS ofrece un documento informativo sobre el dolor lumbar, sus causas y tratamientos, incluyendo la lumbalgia mecánica.
  8. Physiopedia – Mechanical Low Back Pain (https://www.physio-pedia.com/Mechanical_Low_Back_Pain): Physiopedia proporciona información y recursos sobre la lumbalgia mecánica, incluyendo evaluaciones, diagnóstico y tratamiento.
    Fisioterapia Tratamientos
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    5 comments

    1. Hay muchos ejercicios y posturas que no puedo hacer porque me dan calambres muy dolorosos. Debido a caída tengo una vertebra fracturada y dos aplastadas. Sufro de insomnio. apenas duermo 3 ó 4 horas.
      Acudo a un fisioterapeuta pero el alivio es momentáneo y vuelven los dolores.