Rotura fibrilar en el gemelo – Causas, síntomas, tratamiento

Rotura fibrilar en el gemelo
253 Views

Una rotura fibrilar en el gemelo es una lesión en los músculos situados en la parte posterior de la pierna, justo debajo del muslo. Está causada por un estiramiento excesivo o una contracción brusca del músculo. Los síntomas suelen ser dolor, debilidad y dificultad para mover el gemelo afectado.

La rotura fibrilar es una lesión muscular que puede afectar a cualquier músculo del cuerpo, incluyendo los gemelos. Se sabe que las lesiones musculares son comunes en los deportes y en las actividades que requieren un esfuerzo físico intenso, por lo que la rotura fibrilar es una lesión común en los atletas y en las personas activas.

Es posible tener una rotura fibrilar en el gemelo sin un hematoma visible. A menudo las roturas fibrilares son lesiones pequeñas, por un movimiento brusco, que no causan una gran cantidad de sangrado o inflamación, por lo que no siempre se produce un hematoma. Sin embargo, pueden causar dolor moderado a intenso y una ligera pérdida de fuerza o movilidad en el músculo afectado.

Es recomendable descansar hasta que el dolor desaparezca y evitar actividades que puedan causar la lesión. El tratamiento de una rotura de fibras incluye el reposo, el hielo, la compresión y la elevación, así como fisioterapia para reducir el dolor, la inflamación y la hinchazón, y ayudar a la curación del tejido muscular dañado. Es importante seguir las instrucciones del médico o del fisioterapeuta y evitar volver a la actividad física hasta que el músculo esté completamente curado.

 

 

Anatomía de los gemelos

Los gemelos son músculos muy importantes para la actividad física, ya que son responsables de la movilidad y la estabilidad de la pierna, formando el triceps sural, especialmente durante la marcha, la carrera y los deportes de impacto. Además, también ayudan a mantener la postura correcta en las articulaciones y a evitar lesiones en otras partes de la pierna y del pie.

Los gemelos son un par de músculos ubicados en la parte posterior de la pierna, entre la rodilla y el tobillo. Se dividen en dos músculos: el gemelo medial y el gemelo lateral. Ambos músculos son responsables de la flexión plantar del pie y de la flexión de la rodilla.

El gemelo interno, se origina en la parte superior de la tibia y se inserta en el hueso del talón. El gemelo externo, se origina en la parte superior de la tibia y se inserta en el calcáneo.

 

 

Causas de rotura fibrilar en el gemelo

¿Qué causa una rotura de fibras?. En general, las roturas fibrilares en el gemelo son más comunes en personas que participan en actividades físicas que requieren movimientos repetitivos o que implican un esfuerzo intenso del músculo, como el fútbol, el baloncesto, el ciclismo, el atletismo y la danza.

Las causas comunes de una rotura fibrilar en el gemelo incluyen:

– Sobrecarga, exceso de intensidad del ejercicio, gestos explosivos o la actividad física extenuante pueden causar un estiramiento excesivo o una contracción brusca del músculo gemelo.

– Falta de preparación ya que si no se está suficientemente preparado físicamente para una actividad física, es más probable que se sufra una lesión.

– Si no se hace un calentamiento previo adecuado antes de hacer ejercicio.

– Mala técnica si no se realiza correctamente un ejercicio o una actividad física, se aumenta el riesgo de rotura.

– Desgaste y el exceso de ejercicio pueden causar lesiones en el músculo.

– Lesiones previas ya que si se ha sufrido una lesión previa en el gemelo, se aumenta el riesgo de sufrir futuras lesiones.

 

Síntomas de rotura de fibras del gemelo

¿Cómo saber si hay rotura en el gemelo?. No todas las lesiones musculares presentan los mismos síntomas, y que algunos síntomas pueden no aparecer hasta varios días después de la lesión. Por lo tanto, si sospecha que tiene un musculo lesionado es importante consultar a un médico o fisioterapeuta para recibir un tratamiento adecuado.

Hay varios síntomas que pueden indicar que se tiene una rotura de fibras incluyendo:

– Dolor intenso en la parte posterior del muslo, que suele empeorar con la actividad física o con el movimiento.

– Hinchazón o inflamación en el área afectada

– Debilidad o dificultad para mover el gemelo

– Dolor al palpar la zona donde se sospecha que se ha producido la lesión

– Calambres o espasmos musculares

– Un sonido o sensación de «chasquido» o «pedrada» cuando se produce la lesión

 

 

Diagnostico de la rotura fibrilar en gemelos

El diagnóstico se realiza mediante una combinación de la historia clínica, la exploración física y pruebas de imagen. Durante la exploración física, el médico o el fisioterapeuta pueden palpar el área afectada en busca de dolor, la mala circulación de los vasos sanguíneos, la hinchazón o debilidad.

Pueden también realizar pruebas específicas para evaluar la fuerza y la movilidad del gemelo y para determinar si la lesión ha afectado a los nervios y los tendones o si tiene enfermedades metabólicas.

Las pruebas de imagen utilizadas incluyen:

– Radiografías que se pueden utilizar para descartar otras lesiones, como fracturas óseas.

– Ecografía que utiliza ondas sonoras para crear imágenes del interior del cuerpo y es útil para diagnosticar lesiones musculares.

– Resonancia magnética crea imágenes detalladas del interior del cuerpo. Es muy precisa para detectar estas lesiones.

 

 

Grados de la rotura de fibras del gemelo

La rotura de fibras en el gemelo se puede clasificar en varios grados, dependiendo de la gravedad de la lesión. Estas clasificaciones son generales y que el grado de la lesión puede variar de una persona a otra. Por lo tanto, es importante consultar para un diagnóstico preciso.

Grado I – La lesión leve se caracteriza por una pequeña rotura en las fibras musculares, que suele causar dolor moderado y poca o ninguna pérdida de fuerza o movilidad.

Grado II – Se caracteriza por una rotura parcial en las fibras musculares con rotura de vasos, que suele causar dolor moderado a intenso y una ligera pérdida de fuerza o movilidad.

Grado III – Es una rotura del gemelo completa en las fibras musculares, que suele causar dolor intenso y una significativa pérdida de fuerza o movilidad.

 

 

 

Tratamiento de la rotura fibrilar en el gemelo

El tratamiento de una rotura de fibras en el gemelo generalmente incluye una combinación de medidas conservadoras y fisioterapia. El objetivo principal del tratamiento es reducir el dolor, la inflamación y la hinchazón, y ayudar a la reparación del tejido muscular dañado.

En general, la recuperación de una roturas musculares puede tardar de varios días a varios meses, dependiendo de la gravedad de la lesión y del tratamiento. Es importante evitar volver a la actividad física hasta que el músculo dañado esté completamente curado.

Estos son algunos de los tratamientos más comunes si sospechas que tienes una rotura de fibras:

– Reposo ya que es importante descansar el gemelo afectado para permitir que el músculo dañado se cure. Es recomendable evitar actividades que causen dolor y limitar la actividad física hasta que el dolor desaparezca.

– Aplicar hielo en el área afectada puede ayudar a reducir el dolor y la inflamación. Es recomendable aplicar hielo varias veces al día durante los primeros días después de la lesión.

– Compresión usando un vendaje compresivo o una banda de compresión en el área afectada puede ayudar a reducir la hinchazón y a estabilizar el músculo dañado.

– Elevar el gemelo afectado por encima del nivel del corazón puede ayudar a reducir la hinchazón.

– Analgésicos si el dolor es intenso para aliviar el dolor y ayudar a la recuperación.

– La fisioterapia puede ayudar a manejar el dolor, la inflamación y la hinchazón, y a recuperar la movilidad y la fuerza del gemelo afectado. Pueden ayudar a recuperar el rango de movimiento y la flexibilidad, y a fortalecer el músculo dañado.

 

En los primeros días después del desgarro muscular es importante seguir un protocolo RICES (Reposo, hielo, compresión y elevación) para reducir el dolor agudo, la inflamación y la hinchazón. Durante esta fase, es recomendable limitar la actividad física y evitar cualquier actividad que cause dolor.

Una vez que el dolor ha disminuido, es posible comenzar a hacer ejercicios de estiramiento y fortalecimiento para mejorar la flexibilidad y la fuerza del músculo gemelo afectado. Estos ejercicios deben ser supervisados por un fisioterapeuta para evitar una sobrecarga y evitar que se produzca una recaída.

En general, se espera que se recupere la movilidad y la fuerza del músculo afectado en unas pocas semanas en la fase de recuperación, según se da el proceso de reparación tisular para mejorar la capacidad contráctil, el tono muscular y la circulación sanguínea. Aunque puede ser necesario más tiempo para recuperar la resistencia y el rendimiento anterior a la lesión.

 

 

 

 

 

Fisioterapia en la rotura fibrilar

El tratamiento de fisioterapia es una parte importante en las roturas de fibras en el gemelo, ya que ayuda a reducir el dolor, la inflamación y la hinchazón, y a mejorar la movilidad y la fuerza del músculo dañado.

Es una lesión frecuente y en su fase inicial se utilizan técnicas de fisioterapia como:

– Técnicas de masaje transverso para ayudar a reducir el dolor, la inflamación, mejorar la circulación en el desgarro muscular y el tejido conjuntivo.

– Terapia manual y movilización activa y pasiva para la readaptación muscular.

– Ejercicios de readaptación y estiramientos específicos para estirar el músculo gemelo afectado y mejorar la flexibilidad.

– Una vez que el dolor ha disminuido ejercicios de fortalecimiento para fortalecer el músculo gemelo afectado y mejorar la fuerza y la resistencia.

– Ejercicios terapéuticos de equilibrio y coordinación, especialmente si la lesión ha afectado la estabilidad del gemelo.

– Técnicas de electroterapia como el tens, ultrasonidos o radiofrecuencia para reducir el dolor y la inflamación, y mejorar la curación del tejido muscular dañado.

– Educación sobre el desgarro muscular incluyendo cómo se produce, cómo se trata y cómo se puede prevenir en el futuro.

Requiere varias sesiones de fisioterapia en la fase de recuperación y es importante seguir las recomendaciones y evitar volver al ejercicio físico hasta que el músculo dañado esté completamente curada la lesión del musculo.

 

 

Cuanto tiempo tarda en curarse una rotura fibrilar

Los tiempos de recuperación de las roturas de fibras el gemelo pueden variar dependiendo de la gravedad de la lesión y del tratamiento seguido. En general, se espera que el desgarro muscular menos grave se cure en unos días, mientras que las roturas más graves pueden tardar varios meses.

Grado I – Estas lesiones generalmente se curan en una o dos semanas con tratamiento conservador.

Grado II – Generalmente se curan en varias semanas a varios meses con tratamiento conservador.

Grado III – Requieren un tratamiento más intensivo y pueden tardar varios meses para una recuperación completa.

 

 

Se puede andar con una rotura de fibras en el gemelo

Dependiendo de la gravedad de la lesión, puede ser difícil o imposible caminar con una rotura fibrilar en el gemelo. En general, es importante seguir un protocolo de RICES en los primeros días después de la lesión para reducir el dolor, la inflamación y la hinchazón. Durante esta fase, es recomendable limitar la actividad física y evitar cualquier actividad que cause dolor.

En casos leves de rotura muscular, puede ser posible caminar con una muleta o con una férula para proteger el músculo dañado bajo supervisión médica. Sin embargo, en casos más graves de rotura fibrilar, puede ser necesario utilizar una silla de ruedas o un andador temporalmente.

Es importante seguir las instrucciones del médico o del fisioterapeuta y es recomendable evitar cualquier actividad deportiva que cause dolor o molestia en el gemelo afectado.

 

Bibliografía:

  1. Orchard, J., Best, T. M., & Verrall, G. M. (2002). Return to play following muscle strains. British Journal of Sports Medicine, 36(2), 126-130.
  2. Heiderscheit, B. C., Sherry, M. A., Silder, A., Chumanov, E. S., & Thelen, D. G. (2010). Hamstring strain injuries: recommendations for diagnosis, rehabilitation, and injury prevention. Journal of Orthopaedic & Sports Physical Therapy, 40(2), 67-81.
  3. Schache, A. G., Wrigley, T. V., Baker, R., Pandy, M. G. (2009). Biomechanical response to hamstring muscle strain injury. Gait & Posture, 29(2), 332-338.
  4. Sportsinjuryclinic.net: Este sitio web se centra en lesiones deportivas y proporciona información detallada sobre las roturas fibrilares de los gemelos, incluyendo síntomas, diagnóstico y tratamiento. Puedes acceder a su artículo aquí: https://www.sportsinjuryclinic.net/sport-injuries/ankle-achilles-shin-pain/calf-strain
  5. American Academy of Orthopaedic Surgeons (AAOS): El sitio web de AAOS ofrece información sobre las lesiones de la pantorrilla, incluyendo la rotura fibrilar en el gemelo. Puedes visitar su sección de educación para pacientes: https://orthoinfo.aaos.org/es/diseases–conditions/calf-strain/
  6. Mayo Clinic: Mayo Clinic proporciona información sobre las causas, los síntomas y el tratamiento de las roturas fibrilares de los gemelos en su sitio web: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/calf-pain/symptoms-causes/syc-20469275

 

 

    Fisioterapia
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    7 comments

    1. El tratamiento de fisioterapia es una parte importante en las roturas de fibras en el gemelo, ya que ayuda a reducir el dolor, la inflamación y la hinchazón. Cuando tuve mi rotura el fisioterapeuta me aplicaba diatermia y mejoré muy rapidamente.