Dolor muscular en el pecho – Causas, que hacer

Dolor muscular en el pecho
95 Views

Si crees que tienes dolor muscular en el pecho puede ser una lesión que implica un estiramiento excesivo o un desgarro muscular. Con un problema muscular en el pecho puede experimentar un dolor repentino y agudo en esta zona. Aunque es incómoda y dolorosa suele ser una lesión menor que tiende a curarse en días o semanas.

La mayoría de las personas que experimentan dolor en el pecho se trata de un tirón muscular en el pecho. Suele producirse cuando los pectorales se estiran en exceso, provocando pequeños desgarros en las fibras musculares, que pueden ser dolorosos. Sólo el 20% de las personas que sufren dolor en el pecho son diagnosticadas de un ataque al corazón.

Te explicamos las causas, cómo diferenciar los síntomas de los de otras causas de dolor torácico y los posibles tratamientos.

 

¿Cómo saber si el dolor de pecho es muscular?

Cada persona experimenta el dolor de forma diferente. Generalmente produce un dolor repentino y agudo en el pecho, mientras que con una distensión crónica probablemente sentirá un dolor continuo y sordo. Es posible que tenga dificultad para utilizar los músculos del pecho y experimente punzadas, opresión y sensibilidad.

El dolor suele comenzar en la axila y se extiende por el músculo pectoral. Debido a la proximidad del pecho a los pulmones, una distensión pectoral también puede hacer que la respiración se sienta limitada y dolorosa. Puedes notar dolor al presionar el músculo dolorido e incluso algo de dolor en reposo.

Signos de un tirón muscular en el pecho

El dolor que se experimenta por un dolor muscular en el pecho puede ser agudo o sordo y puede ser más pronunciado al inhalar y exhalar profundamente. Otros signos son la hinchazón, los hematomas y los espasmos musculares.

Si el dolor torácico se produce durante una actividad intensa y va acompañado de mareos, náuseas, sudoración o pulso acelerado, podría tratarse de un infarto. aplique presión sobre la zona y si siente un mayor dolor entonces es más probable que se trate de una lesión muscular que de un ataque al corazón.

– Dolor en el pecho que empeora al reír, toser o estornudar, sensibilidad, hematomas, hinchazón y enrojecimiento.

– Sensación de entumecimiento u hormigueo y de molestias al aplicar presión en la zona

– Dolor que aumenta con el movimiento del pecho o de la parte superior de la columna vertebral

– Sensación de dolor que empeora al respirar profundamente, estornudar o toser

– Dolor en la parte superior de la espalda

Si tiene problemas para respirar, se siente somnoliento, confuso o húmedo, o nota una sed extrema, llame a un medico inmediatamente. Un dolor agudo e intenso en la zona de la lesión torácica podría ser un signo de una fisura en una costilla o que esté rota. Si el dolor es preocupante, lo mejor es visitar a un médico para que lo evalúe.

Causas del dolor muscular en el pecho

Puede deberse a diferentes situaciones. Las personas con músculos pectorales débiles suelen lesionarse al levantar objetos pesados. Otra causa común de distensión de los músculos pectorales son los deportes de contacto y otros deportes que requieren movimientos enérgicos o repetitivos como tenis, golf y el remo.

También puede producirse fácilmente por una tos excesiva y fuerte. Las personas que padecen bronquitis o un fuerte resfriado pueden lesionarse e inflamar los músculos del pecho al toser de forma incesante y profunda.

Los músculos intercostales son un grupo de músculos que se sitúan entre las costillas y conforman la pared torácica y son la causa más común de dolor torácico musculoesquelético, que la gente suele denominar como un tirón muscular.

Las posibles causas de las distensiones de la pared torácica son

– Lesiones deportivas por realización de movimientos repetitivos y enérgicos

– Lesiones por contacto

– Levantar objetos pesados

– Sobreuso de los músculos

– Mala postura crónica

– Tos severa

– Girar el torso más allá de su rango normal

 

Cómo aliviar el dolor muscular en el pecho

La mayoría de las veces es una lesión menor. Dependiendo de la gravedad, puede curarse por sí sola en unos días o unas semanas.

 

– Descansa mucho y evita el ejercicio excesivo.

– Si hay hinchazón, intenta aplicar hielo en la zona del pecho durante 10 minutos seguidos. Los analgésicos, como el ibuprofeno o el paracetamol, también pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor muscular.

– En distensiones musculares crónicas, la fisioterapia deportiva puede ser muy útil. Ayuda a reducir el dolor y a la vez a recuperar la fuerza y el movimiento de los músculos pectorales. Dependiendo de las necesidades del paciente, un fisioterapeuta puede utilizar masajes descontracturantes, ejercicios especiales, terapia manual y estiramientos como tratamiento.

– Protocolo RICES

El médico puede recomendar seguir el procedimiento RICE durante las primeras 24-48 horas

Evitar la actividad física puede ayudar a la recuperación.

 

Descansar

Evite las actividades extenuantes, especialmente las que hayan causado o contribuido a la distensión muscular.

 

Hielo

Envuelva una bolsa de hielo en una toalla y aplíquela en la zona afectada durante un máximo de 10 minutos. Repita la operación varias veces al día.

 

Compresión

Envuelve el torso con un vendaje de compresión. Pide consejo a un médico o farmacéutico sobre cómo colocar el vendaje para evitar más lesiones.

 

Elevación

Intente sentarse en posición vertical. Utilice almohadas adicionales al dormir para mantener el pecho elevado.

 

Cuánto tiempo puede durar un dolor muscular en el pecho

Depende de la gravedad de la distensión. Si la distensión es leve, es de esperar que se resuelva en unos pocos días o semanas. Las distensiones graves pueden tardar dos meses o más en curarse. Si el dolor torácico persiste durante más de doce semanas, se considera crónico y puede ser consecuencia de actividades prolongadas y movimientos repetitivos.

Tanto si se trata de un dolor agudo como crónico, la fisioterapia puede ayudar a disminuir el dolor, fortalecer el músculo, restaurar el movimiento y reducir los posibles efectos posturales a largo plazo. Si el dolor no disminuye es posible que deba visitar a un médico.

Realizado con cuidado, un masaje torácico puede acelerar el proceso de curación de las lesiones leves o moderadas. Un masaje puede mejorar el flujo sanguíneo hacia el músculo lesionado y ayudar a eliminar cualquier acumulación de productos de desecho en el tejido.

Es importante señalar que, aunque el masaje puede desempeñar un papel importante en el proceso de curación, no suele ser una solución completa y hay que realizar mas técnicas apropiadas a la lesión

One comment