Ultrasonidos en fisioterapia – Que son, beneficios

Ultrasonidos en fisioterapia
136 Views

Los ultrasonidos son una técnica terapéutica utilizada en fisioterapia para tratar lesiones musculoesqueléticas. El ultrasonido terapéutico consiste en la aplicación de ondas sonoras de alta frecuencia en el área afectada. Estas ondas sonoras penetran en los tejidos blandos y los huesos, produciendo una serie de efectos fisiológicos beneficiosos para la recuperación de la lesión.

Pueden ayudar en la reducción del dolor, la inflamación y la rigidez articular, así como en la aceleración del proceso de cicatrización y regeneración de tejidos. También pueden ayudar en la disolución de tejido cicatricial y la mejora de la circulación sanguínea en la zona tratada.

La aplicación de ultrasonidos en fisioterapia se realiza mediante un dispositivo que emite ondas sonoras de alta frecuencia. El profesional de la salud encargado del tratamiento aplicará un gel conductor en el área a tratar para asegurar una mejor transmisión de las ondas sonoras. El dispositivo se moverá suavemente sobre la piel del paciente en la zona afectada, ajustando la intensidad y la frecuencia de las ondas sonoras según las necesidades individuales del paciente.

Es importante destacar que el tratamiento de ultrasonidos en fisioterapia debe ser realizado por un profesional capacitado y experimentado en su aplicación. También es importante tener en cuenta que existen ciertas contraindicaciones para el uso, por lo que es importante informar al profesional de la salud encargado del tratamiento sobre cualquier problema de salud o medicación que esté tomando.

 

 

Que son los ultrasonidos

Los ultrasonidos son ondas sonoras de alta frecuencia que no son audibles para el oído humano. Tienen una frecuencia superior a los 20.000 Hz, que es el límite superior de la audición humana.

Se generan mediante un dispositivo que emite ondas sonoras de alta frecuencia que se propagan a través del aire o de otros medios materiales, como el agua o el tejido humano. En la medicina y en la fisioterapia, se utilizan en forma de ondas electromagnéticas, las cuales se transmiten a través de una cabeza de tratamiento y penetran en los tejidos profundos del cuerpo.

Tienen múltiples aplicaciones en la medicina y la fisioterapia, como el diagnóstico para visualizar estructuras internas del cuerpo, la terapia con ultrasonido para tratar lesiones musculoesqueléticas, la eliminación de cálculos renales mediante ondas de choque y la estimulación cerebral profunda para tratar enfermedades neurológicas.

 

 

Para que sirve el ultrasonidos en fisioterapia

El ultrasonido es una técnica de fisioterapia que se utiliza para tratar una amplia variedad de lesiones y afecciones musculoesqueléticas. El objetivo principal de la aplicación en fisioterapia es mejorar la capacidad de curación del cuerpo y reducir el dolor y la inflamación en la zona afectada.

Entre los principales beneficios de la aplicación se pueden mencionar:

  • Reducción del dolor: tienen un efecto analgésico al reducir la inflamación y disminuir la sensibilidad de los nervios afectados.
  • Mejora de la circulación sanguínea: pueden aumentar la circulación sanguínea en la zona afectada, lo que favorece la regeneración de los tejidos y la eliminación de residuos metabólicos.
  • Aceleración de la cicatrización de tejidos: pueden estimular la producción de colágeno y la regeneración de tejidos blandos y óseos, acelerando la recuperación como se pueda hacer también con la magnetoterapia.
  • Mejora de la flexibilidad y la movilidad: ayudan a reducir la rigidez articular y mejorar la flexibilidad y la movilidad de los músculos y las articulaciones afectadas.

El tratamiento de ultrasonidos en fisioterapia es un complemento a otros tratamientos que el profesional de la salud considere necesarios para la recuperación del paciente, como ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, terapia manual y masajes terapéuticos, entre otros.

 

 

Indicaciones del ultrasonidos en fisioterapia

Los ultrasonidos son una técnica de fisioterapia utilizada para tratar una amplia variedad de lesiones y afecciones musculoesqueléticas. Algunas de las principales indicaciones en fisioterapia incluyen:

  • Lesiones musculares: pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación asociados con lesiones musculares, como distensiones, desgarros y contracturas.
  • Tendinopatías: ayudan a reducir la inflamación y el dolor asociados con tendinopatías, como tendinitis y tendinosis.
  • Lesiones ligamentosas: reducir la inflamación y acelerar la curación de lesiones ligamentosas, como esguinces.
  • Artrosis: reducir el dolor y la inflamación asociados con la artrosis y mejorar la movilidad articular.
  • Fascitis plantar: ayudan a reducir el dolor y la inflamación asociados con la fascitis plantar, una afección dolorosa que afecta la planta del pie.
  • Neuralgia: pueden ayudar a reducir el dolor asociado con la neuralgia, una afección en la que se irritan los nervios.

Es importante destacar que el tratamiento debe ser realizado por un profesional capacitado y experimentado en su aplicación. También es importante tener en cuenta que existen ciertas contraindicaciones por lo que es importante informar al profesional de la salud encargado del tratamiento sobre cualquier problema de salud o medicación que esté tomando.

 

Como funciona el ultrasonidos

La máquina de ultrasonidos utilizada en fisioterapia consiste en un generador de ultrasonidos y una cabeza de tratamiento que emite ondas sonoras de alta frecuencia hacia el tejido a tratar.

La cabeza de tratamiento se aplica sobre la piel en la zona a tratar después de haberse aplicado un gel conductor. El gel conductor se utiliza para evitar la reflexión de las ondas sonoras y facilitar la transmisión de las ondas hacia el tejido profundo.

La onda sonora emitida por la cabeza de tratamiento penetra en los tejidos, produciendo un efecto térmico y mecánico. El efecto térmico se produce debido a la absorción de la energía de las ondas sonoras por los tejidos, lo que aumenta la temperatura en la zona tratada y produce un efecto analgésico y relajante en los músculos y los tejidos blandos.

El efecto mecánico se produce por la vibración de las moléculas de los tejidos que se produce por las ondas sonoras, lo que produce un efecto de micromasaje en los tejidos, mejorando la circulación sanguínea y linfática, y promoviendo la cicatrización de los tejidos lesionados.

Además, los ultrasonidos pueden utilizarse en distintas modalidades, como el ultrasonido pulsátil, que proporciona una mayor eficacia en la eliminación de edemas y en la disminución de la inflamación de los tejidos.

La aplicación de ultrasonidos en fisioterapia tiene como objetivo mejorar la circulación sanguínea, disminuir la inflamación, reducir el dolor y acelerar la cicatrización de los tejidos lesionados.

Precios del ultrasonidos en fisioterapia

El precio por sesión del ultrasonido en fisioterapia puede variar significativamente dependiendo de la ubicación geográfica, la clínica o centro de fisioterapia en el que se realice el tratamiento, y otros factores.

En algunos lugares, el precio por sesión puede oscilar entre los 30 y los 70 euros. Es importante tener en cuenta que el ultrasonido en fisioterapia generalmente se realiza en conjunto con otras técnicas y tratamientos.

Es recomendable que el paciente consulte directamente con su fisioterapeuta o con la clínica de fisioterapia de su elección para conocer el precio exacto de una sesión de ultrasonido en su ubicación. Además, algunos seguros médicos pueden cubrir el costo de los tratamientos de fisioterapia, por lo que es importante verificar la cobertura de su seguro médico antes de iniciar cualquier tratamiento.

 

Contraindicaciones del ultrasonidos en fisioterapia

Aunque los ultrasonidos son una técnica de fisioterapia segura y efectiva en la mayoría de los casos, existen algunas contraindicaciones y precauciones a tener en cuenta antes de su uso. Algunas de las contraindicaciones incluyen:

  • Embarazo: no deben aplicarse directamente sobre el abdomen o la pelvis de una mujer embarazada, ya que podrían afectar al feto.
  • Cáncer: no se deben aplicar sobre áreas con tumores malignos, ya que se ha demostrado que pueden estimular su crecimiento.
  • Implantes metálicos: no deben aplicarse directamente sobre implantes metálicos, como prótesis o placas de metal, ya que pueden calentarse y causar daño tisular.
  • Trastornos hemorrágicos: no deben aplicarse sobre zonas que presenten hemorragias activas o trastornos de la coagulación, ya que podrían aumentar el riesgo de sangrado.
  • Infecciones agudas: no deben aplicarse sobre zonas con infecciones agudas o inflamaciones, ya que podrían empeorar la condición.
  • Zonas con disminución de la sensibilidad: no deben aplicarse sobre zonas con disminución de la sensibilidad, ya que el paciente no podrá sentir la intensidad del tratamiento.

Es importante que un fisioterapeuta evalúe cuidadosamente a cada paciente antes de aplicar los ultrasonidos, para determinar si hay alguna contraindicación o precaución a tener en cuenta en cada caso específico.

 

Efectos secundarios del ultrasonidos en fisioterapia

En general, los ultrasonidos son una técnica de fisioterapia segura y bien tolerada, y los efectos secundarios son raros. Sin embargo, en algunos casos, pueden ocurrir algunos efectos secundarios, como:

  • Sensación de calor o ardor: en algunos casos, el paciente puede sentir una sensación de calor o ardor en la zona tratada durante o después del tratamiento con ultrasonidos. Esto puede ser normal y desaparecer en unos minutos.
  • Enrojecimiento o inflamación: en algunos casos, la piel puede enrojecerse o inflamarse después del tratamiento con ultrasonidos, especialmente si se ha aplicado una intensidad o duración excesiva.
  • Dolor o molestias: en algunos casos, el paciente puede experimentar dolor o molestias después del tratamiento con ultrasonidos, especialmente si se ha aplicado una intensidad o duración excesiva.
  • Cambios en la sensibilidad: en algunos casos, el paciente puede experimentar cambios en la sensibilidad de la zona tratada después del tratamiento con ultrasonidos. Esto es más común en zonas con disminución de la sensibilidad previa.

En general, estos efectos secundarios son leves y desaparecen en unos minutos o horas. Si los efectos secundarios persisten o empeoran, es importante que el paciente se comunique con su fisioterapeuta para evaluar la situación.

 

 

Bibliografía

  1. «Therapeutic Ultrasound: Mechanisms to Applications» – Juin-Lin Tsai, Hai-Ling Margaret Cheng. CRC Press, 2016.
  2. «Electrotherapy: Evidence-Based Practice» – Tim Watson. Elsevier Health Sciences, 2008. (Incluye secciones sobre ultrasonido terapéutico).
  3. «Physical Agents in Rehabilitation: From Research to Practice» – Michelle H. Cameron. Saunders, 2017. (Incluye información sobre ultrasonido terapéutico).
  4. Physiopedia – Ultrasound: Physiopedia es una plataforma colaborativa que proporciona información sobre fisioterapia. Puedes encontrar información sobre ultrasonido en: Physiopedia – Ultrasound
  5. PubMed: La base de datos PubMed es una excelente fuente para acceder a investigaciones y estudios sobre el uso de ultrasonidos en fisioterapia. Puedes buscar estudios específicos en: PubMed
    Fisioterapia
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    6 comments