Síntomas de lumbago y lumbalgia mas comunes

lumbago y lumbalgia
297 Views

Si buscas conocer los síntomas de la lumbalgia o el lumbago te lo contamos en el siguiente articulo. La lumbalgia es un término médico que se refiere al dolor en la parte baja de la espalda, específicamente en la zona lumbar, que se encuentra entre las costillas inferiores y la pelvis.

Es una afección muy común en todo el mundo y la prevalencia en España es del 18,8% en la población adulta, lo que significa que casi 1 de cada 5 personas experimentará dolor lumbar en algún momento de su vida.

La lumbalgia es la segunda causa más común de visitas al médico en España, después de las infecciones respiratorias. Además es la principal causa de discapacidad en personas menores de 45 años y la tercera causa en personas mayores de 45 años en España.

Afecta a personas de todas las edades y es más común en personas que tienen trabajos que implican levantar objetos pesados o estar de pie durante largos períodos de tiempo. También es más común en personas con exceso de peso, falta de actividad física y malas posturas.

El dolor lumbar puede ser agudo o crónico y puede ir acompañado de otros síntomas como rigidez, espasmos musculares, debilidad o sensación de hormigueo en las piernas. El tratamiento para la lumbalgia puede incluir descanso, fisioterapia, analgésicos, antiinflamatorios, y en algunos casos, cirugía.

Es importante buscar un tratamiento adecuado en el dolor localizado para prevenir complicaciones y limitaciones en la calidad de vida.

 

 

Cuál es la diferencia entre lumbago y lumbalgia

El término «lumbago» y «lumbalgia» se usan a menudo indistintamente para describir el dolor en la zona lumbar de la espalda, pero hay una pequeña diferencia entre ambos términos.

Lumbalgia es un término médico general que se utiliza para describir el dolor de la parte baja de la espalda, en la zona lumbar. Puede ser causada por diversas condiciones, como lesiones musculares, trastornos de los discos intervertebrales, osteoartritis, estenosis espinal, entre otras. Es una afección común y puede ser aguda (de corta duración) o crónica (de larga duración).

Por otro lado, el término «lumbago» se utiliza comúnmente para referirse a un tipo específico de dolor lumbar, que se caracteriza por ser más agudo y punzante. El lumbago se produce por espasmos musculares en la región lumbar, causando dolor intenso. Aunque puede ser un tipo de lumbalgia, no todas las lumbalgias son lumbagos.

En resumen, la lumbalgia es un término médico más general para describir el dolor lumbar, mientras que el lumbago se refiere a un tipo específico de dolor lumbar caracterizado por espasmos musculares intensos.

 

Síntomas de lumbago o lumbalgia aguda

La lumbalgia aguda es un tipo de dolor en la zona baja de la espalda que comienza repentinamente y que por lo general dura menos de seis semanas. El lumbago se refiere a un dolor agudo o crónico en la zona lumbar, que puede ser causado por una lesión, tensión muscular o enfermedades degenerativas de la columna vertebral. El término lumbago se usa comúnmente en el ámbito médico para describir el dolor lumbar agudo.

Los síntomas más comunes de la lumbalgia aguda incluyen:

– Dolor en la zona baja de la espalda que puede irradiarse hacia las nalgas o las piernas

– Rigidez o tensión en los músculos de la espalda

– Dolor que empeora al moverse, levantar objetos o al estar de pie o sentado durante largos periodos de tiempo

– Limitación en los movimientos de la espalda, lo que puede hacer difícil caminar o ponerse de pie

– Sensación de hormigueo o adormecimiento en las piernas

– Debilidad en las piernas

Es importante señalar que estos síntomas pueden variar de persona a persona y que, en algunos casos, la lumbalgia aguda puede desaparecer por sí sola en un plazo de algunas semanas. Sin embargo, si el dolor es muy intenso o si los síntomas persisten, es importante buscar atención médica para recibir un tratamiento adecuado.

 

 

Síntomas de una lumbalgia crónica

La lumbalgia crónica es un tipo de dolor en la zona baja de la espalda que persiste durante más de 12 semanas y que puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de la persona. Puede ser causada por una variedad de factores, incluyendo lesiones antiguas, trastornos degenerativos de la columna vertebral, enfermedades crónicas, o un estilo de vida sedentario.

Los síntomas más comunes de la lumbalgia crónica incluyen:

– Dolor constante en la zona baja de la espalda que puede ser de intensidad leve a severa y que puede irradiarse hacia las nalgas, las piernas y los pies.

– Dolor que empeora al estar sentado o de pie durante largos periodos de tiempo

– Molestias o dolor que mejora al estar acostado o al cambiar de posición

– Rigidez o tensión en los músculos de la espalda

– Limitación en los movimientos de la espalda, lo que puede hacer difícil caminar o ponerse de pie

– Sensación de hormigueo o adormecimiento en las piernas

– Debilidad en las piernas

El tratamiento del dolor puede incluir fisioterapia, terapia cognitivo-conductual, medicamentos para el dolor, y en algunos casos, procedimientos invasivos o cirugía.

 

 

Síntomas de una lumbalgia con ciática

La lumbalgia con ciática es un tipo de dolor lumbar que se extiende hacia una o ambas piernas debido a la compresión o irritación del nervio ciático. La ciática se produce cuando hay compresión o irritación del nervio ciático, que es el nervio más grande del cuerpo humano y se extiende desde la zona lumbar hasta las piernas. Es importante tener en cuenta que puede ser causada por varias condiciones, como una hernia de disco, estenosis espinal, o lesiones en la columna vertebral.

Los síntomas más comunes de la lumbalgia con ciática incluyen:

– Dolor lumbar que se irradia hacia una o ambas piernas

– Dolor punzante o agudo en la pierna afectada que puede empeorar al sentarse, toser o estornudar

– Debilidad muscular en la pierna afectada

– Hormigueo o entumecimiento en la pierna afectada

– Dificultad para mover la pierna afectada o caminar

– Pérdida de control de la vejiga o el intestino (en casos muy graves)

El tratamiento del dolor puede incluir fisioterapia, terapia cognitivo-conductual, medicamentos para el dolor, y en algunos casos, procedimientos invasivos o cirugía.

 

Lumbalgia como síntoma de cáncer

La lumbalgia es un síntoma muy común y que en la mayoría de los casos, no está relacionada con el cáncer. En cualquier caso, si el dolor lumbar es intenso o persistente, especialmente si se presenta junto con otros síntomas, es importante buscar atención médica para descartar cualquier causa subyacente grave.

La lumbalgia no es un síntoma específico de cáncer, pero en algunos casos, puede ser un síntoma de que el cáncer se ha extendido a la columna vertebral o a los huesos de la pelvis. Cuando el cáncer se propaga a la columna vertebral, puede comprimir los nervios de la médula espinal y causar dolor lumbar.

Además del dolor lumbar, otros síntomas que pueden indicar que el cáncer se ha propagado a la columna vertebral incluyen:

– Dolor que empeora por la noche o al descansar

– Debilidad en las piernas

– Dificultad para caminar

– Pérdida de control de la vejiga o el intestino

Factores para diagnosticar lumbalgia

Para diagnosticar la lumbalgia, se tendrán en cuenta varios factores, que pueden incluir:

– El médico le preguntará al paciente sobre su historial médico, patología, sus síntomas y cuándo comenzó el dolor en la zona lumbar.

– Exploración física para evaluar el alcance y la ubicación del dolor, así como la fuerza y los reflejos musculares, y la movilidad de la columna vertebral.

– Se pueden solicitar estudios de imagen como radiografías, resonancias magnéticas o tomografías computarizadas para examinar las estructuras óseas y de tejidos blandos en la zona lumbar.

– El médico puede solicitar análisis de sangre para evaluar los niveles de inflamación y descartar otras condiciones médicas.

– Evaluación de la postura y el movimiento para determinar si hay algún problema de alineación o algún movimiento que esté contribuyendo al dolor.

– Evaluación de los factores de riesgo como el exceso de peso, la actividad física, la ocupación y el estilo de vida, para determinar si estos factores pueden estar contribuyendo al dolor lumbar.

Una vez que se ha realizado el diagnóstico de lumbalgia, el médico puede recomendar un plan de tratamiento adecuado que puede incluir fisioterapia, medicamentos, procedimientos o cirugía, dependiendo de la gravedad de la afección y las necesidades del paciente.

 

 

Tratamiento de una lumbalgia con fisioterapia

El tratamiento de la lumbalgia con fisioterapia puede ser muy efectivo para aliviar el dolor, mejorar la función y prevenir recurrencias. El tratamiento de fisioterapia puede variar según la gravedad de la afección y las necesidades individuales del paciente. Es importante seguir las recomendaciones de tratamiento y practicar la prevención para evitar futuras lesiones.

Algunas de las técnicas que pueden ser utilizadas para tratar una lumbalgia incluyen:

– Terapia manual incluyendo técnicas de masaje, estiramiento y movilización articular que ayudan a reducir el dolor de las contracturas musculares y mejorar la movilidad de la columna vertebral.

– Ejercicios de fortalecimiento y estiramiento que se utilizan para mejorar la fuerza y la flexibilidad de los músculos que soportan la columna vertebral.

– Tracción espinal que se utiliza para estirar la columna vertebral y reducir la presión sobre los discos y los nervios reduciendo el dolor agudo.

– Terapia de calor o frío para reducir la inflamación y aliviar el dolor. El calor se utiliza para relajar los músculos y mejorar la circulación sanguínea, mientras que el frío se utiliza para reducir la inflamación y el dolor.

– Educación sobre la postura y los movimientos para enseñar al paciente cómo moverse y levantar objetos de manera segura en las actividades cotidianas para evitar futuras lesiones.

 

Bibliografía:

  • Hoy D, et al. «The global burden of low back pain: estimates from the Global Burden of Disease 2010 study.» Ann Rheum Dis. 2014;73(6):968-974.
  • Balagué F, et al. «Non-specific low back pain.» Lancet. 2012;379(9814):482-491.
  • Chou R, et al. «Diagnosis and treatment of low back pain: a joint clinical practice guideline from the American College of Physicians and the American Pain Society.» Ann Intern Med. 2007;147(7):478-491. https://www.acpjournals.org/doi/10.7326/0003-4819-147-7-200710020-00006

 

    Fisioterapia
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    One comment