Ligamentos del tobillo

ligamentos del pie
725 Views

Los ligamentos del tobillo pueden lesionarse cuando se mueven en la dirección equivocada, se estiran demasiado o se rompen. Una lesión de ligamentos se denomina esguince. Estos componentes del tobillo, junto con los músculos y los tendones de la parte inferior de la pierna, trabajan juntos para manejar la tensión que soporta el tobillo al caminar, correr y saltar.

Un esguince de tobillo es una lesión muy común en personas de todas las edades y suele producirse cuando alguien se tuerce el tobillo:

– Caer o casi caer.
– Que alguien te pise el pie, forzándolo en una posición no natural.
– Practicar deportes que requieran hacer rodar el pie o ir hacia adelante y hacia atrás en diferentes direcciones.
– Caminar o correr por superficies irregulares.

En el 85% de los casos, la rotura de los ligamentos de la articulación del tobillo se produce porque el tobillo rueda al caminar. Las fuerzas externas también pueden provocar la rotura de los ligamentos. Esto ocurre a menudo en el fútbol, los deportes como el tenis y el baloncesto conllevan un alto riesgo de lesión. Además, este tipo de accidentes puede provocar fracturas óseas o daños en las articulaciones también.

Grupos principales de ligamentos en el tobillo

Ligamentos externos del tobillo

Los ligamentos externos del tobillo son los siguientes:

Ligamento lateral externo: También conocido como ligamento lateral externo del tobillo o ligamento talofibular anterior (ATFL, por sus siglas en inglés), es el ligamento más comúnmente lesionado en los esguinces de tobillo. Conecta el hueso peroné (fibula) con el hueso astrágalo (talus) en la parte delantera y exterior del tobillo.

Ligamento calcaneofibular: Este ligamento se encuentra en la parte posterior y exterior del tobillo. Conecta el hueso peroné (fibula) con el hueso calcáneo (heel bone). Es menos comúnmente lesionado que el ligamento lateral externo, pero también puede sufrir daños en los esguinces de tobillo.

Estos ligamentos son cruciales para la estabilidad lateral del tobillo y juegan un papel importante en la prevención de movimientos excesivos o no deseados que pueden provocar lesiones. Cuando ocurre un esguince de tobillo, generalmente se daña uno o ambos de estos ligamentos externos.

el tobillo son:

Ligamentos internos del tobillo

Los ligamentos internos del tobillo son los siguientes:

Ligamento deltoideo: También conocido como ligamento lateral interno del tobillo, es un conjunto de ligamentos fuertes y gruesos que se encuentran en la parte interna (medial) del tobillo. El ligamento deltoideo es uno de los ligamentos más fuertes del cuerpo humano y está formado por cuatro bandas principales: la banda tibionavicular anterior, la banda tibionavicular posterior, la banda tibiocalcanea y la banda tibiotalar.

El ligamento deltoideo se extiende desde la parte interna de la tibia (espinas tibiales) hasta los huesos navicular, calcáneo y talus del pie. Este ligamento proporciona estabilidad y evita que el tobillo se desplace hacia adentro (inversión excesiva).

Estos ligamentos internos del tobillo son esenciales para mantener la estabilidad y la función adecuada de la articulación del tobillo. Ayudan a prevenir movimientos excesivos hacia adentro (inversión) y proporcionan soporte estructural. Si se produce una lesión en los ligamentos internos del tobillo, generalmente es el resultado de una fuerza externa significativa, como un giro o una torcedura brusca del tobillo.

Ligamentos mas importantes del tobillo

Existen tres ligamentos que unen ambas epífisis distales: el ligamento tibiofibular anterior o anteroinferior, el ligamento tibiofibular posterior o posteroinferior y el ligamento tibiofibular interóseo.

Ligamento tibiofibular anterior – conecta la tibia con el peroné

Ligamentos colaterales laterales – unen el peroné con el calcáneo y dan estabilidad lateral al tobillo

Ligamentos deltoides – en el lado medial del tobillo, que conectan la tibia con el astrágalo y el calcáneo y proporcionan estabilidad medial.

Cómo saber si tengo rotura de ligamentos

– Hinchazón alrededor de la articulación del tobillo.

– Sensación de inestabilidad.

– Moratones, a veces en la parte inferior de la pierna y en el pie.

– Sensibilidad al tacto.

– Dolor al apoyar el tobillo.

– Sonido de chasquido en el momento de la lesión.

Los signos de una rotura de ligamentos suele producirse un dolor punzante y repentino y algunos notan un crujido o chasquido.

Los primeros signos son una fuerte hinchazón y un hematoma. En un esguince de tobillo el hematoma puede llegar hasta el pie y los dedos. Puede aparecer una gran hinchazón en la parte exterior del tobillo. A menudo, ya no podrá apoyar todo su peso en el pie debido al dolor. A veces, también puede aparecer una sensación de inestabilidad.

Cómo recuperar los ligamentos del tobillo

Como recuperar una lesión de los ligamentos del tobillo puede variar mucho, dependiendo de:

– La gravedad de la lesión de tobillo (grado 1, 2 o 3).
– Si el dolor o los problemas para mover el tobillo están interfiriendo en su vida.
– Si corre el riesgo de sufrir otras lesiones de tobillo en el futuro.

El médico le recomendará un tratamiento para su lesión en particular, que puede ser quirúrgico o no quirúrgico:

– Reposo, hielo, compresión (utilizando una venda elástica) y elevación (RICE).
– Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINES).
– Utilizar muletas para ayudar a mantener el peso del tobillo.
– Inmovilización utilizando una bota para mantener el tobillo si es grave.
– Fisioterapia para fortalecer el tobillo y mejorar el equilibrio.

Rara vez se requiere una intervención quirúrgica tras un esguince de tobillo agudo. En ocasiones, las personas pueden sufrir esguinces de tobillo repetidos o recidivantes. Pueden requerir una intervención quirúrgica para reparar los ligamentos.

Cuánto tardan en regenerarse los ligamentos

Los esguinces de tobillo leves y de baja intensidad suelen curarse en una o tres semanas con un reposo adecuado y cuidados como la aplicación de hielo.

Las lesiones moderadas pueden tardar entre tres y cuatro semanas.

Debido a la limitación del flujo sanguíneo a los ligamentos del tobillo, las lesiones más graves pueden tardar entre tres y seis meses en curarse.

Bibliografía:

  • Renström P, Konradsen L. «Ankle ligament injuries.» Br J Sports Med. 1997;31(1):11-20.
  • van den Bekerom MP, et al. «Diagnosis, treatment and prevention of ankle sprains: an evidence-based clinical guideline.» Br J Sports Med. 2012;46(12):854-860.
    Fisioterapia
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    One comment