Epicondilitis – que es, causas , síntomas, como se cura

Epicondilitis - que es, causas , síntomas, como se cura
29 Views

La epicondilitis, también conocida como codo de tenista, es una lesión común que afecta a muchas personas en algún momento de sus vidas. Esta condición causa dolor en la parte externa del codo y puede ser debilitante si no se trata adecuadamente.

Es una lesión dolorosa que afecta los tendones en la parte externa del codo, comúnmente conocida como codo de tenista. Esta afección puede ser debilitante si no se trata adecuadamente, pero con el tratamiento adecuado y medidas preventivas, la mayoría de las personas pueden recuperarse por completo y evitar futuras recurrencias. Si experimentas síntomas de epicondilitis, es importante buscar atención médica para recibir un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

 

En este artículo, exploraremos qué es la epicondilitis, sus causas subyacentes, los síntomas que puede provocar, cómo se trata, cuánto tiempo dura la recuperación, qué actividades evitar durante la recuperación y responderemos algunas preguntas frecuentes sobre esta afección.

Qué es la epicondilitis

La epicondilitis es una lesión que afecta el área donde los tendones de los músculos del antebrazo se unen al hueso en el codo. La forma más común es la epicondilitis lateral, también conocida como codo de tenista, que afecta los tendones en la parte externa del codo. Menos común, pero aún significativa, es la epicondilitis medial o codo de golfista, que afecta los tendones en la parte interna del codo.

Es una lesión dolorosa que afecta la región del codo. Esta condición se caracteriza por la inflamación o irritación de los tendones que se conectan al hueso en el lado externo del codo. A pesar de su nombre no se limita a los tenistas; cualquier persona que realice movimientos repetitivos que involucren la extensión de la muñeca y la contracción de los músculos del antebrazo puede desarrollar esta afección.

La epicondilitis lateral, que es la forma más común de esta lesión, afecta específicamente los tendones del extensor radial corto del carpo y el extensor radial largo del carpo, los cuales se originan en la parte externa del codo en una prominencia ósea llamada epicóndilo lateral. Estos tendones son responsables de extender y estabilizar la muñeca durante la actividad.

 

 

Causas de la epicondilitis

La epicondilitis generalmente se desarrolla debido a la sobrecarga repetitiva de los músculos del antebrazo y los tendones que se insertan en el codo. Algunas causas comunes incluyen:

  1. Movimientos repetitivos

    Actividades que implican movimientos repetitivos del brazo y la muñeca, como jugar tenis, golpear una pelota de golf, pintar, cortar el césped o usar herramientas manuales, pueden aumentar el riesgo de desarrollar epicondilitis.

  2. Mala técnica de levantamiento

    Levantar objetos pesados ​​con una técnica inadecuada, especialmente si implica torsión o flexión de la muñeca, puede ejercer presión adicional sobre los tendones del codo y aumentar el riesgo de lesiones.

     

  3. Debilidad Muscular

    La falta de fuerza en los músculos del antebrazo y la muñeca puede aumentar la probabilidad de sufrir epicondilitis, ya que los músculos pueden volverse más susceptibles a la fatiga y la lesión.

     

  4. Edad y factores de estilo de vida

    La epicondilitis tiende a ser más común en personas entre 30 y 50 años de edad, pero puede afectar a cualquier persona que realice actividades que pongan tensión en los tendones del codo. Factores como la obesidad, el tabaquismo y la falta de acondicionamiento físico también pueden aumentar el riesgo de desarrollar esta afección.

Síntomas de la epicondilitis

Los síntomas más comunes de la epicondilitis incluyen:

  • Dolor en la parte externa del codo (en el caso de la epicondilitis lateral) o en la parte interna del codo (en el caso de la epicondilitis medial).
  • Dolor al levantar objetos o realizar movimientos que implican la extensión o flexión de la muñeca.
  • Dolor al agarrar objetos, especialmente con la mano afectada.
  • Sensibilidad y sensación de ardor en el área afectada.
  • Rigidez y debilidad en el codo y la muñeca.
  • Dolor que puede irradiarse hacia el antebrazo o la mano.

Tipos de epicondilitis

Si bien la epicondilitis lateral, comúnmente conocida como codo de tenista, es la forma más común de epicondilitis, también existe una variante menos frecuente llamada epicondilitis medial, conocida como codo de golfista. Ambas condiciones afectan los tendones en el área del codo, pero se originan en sitios diferentes y pueden tener síntomas ligeramente diferentes. A continuación, describiré brevemente cada tipo:

 

  1. Epicondilitis Lateral (Codo de Tenista):
    • La epicondilitis lateral es la forma más común de epicondilitis.
    • Afecta los tendones en la parte externa del codo, específicamente los tendones del extensor radial corto del carpo y el extensor radial largo del carpo.
    • Suele ser causada por movimientos repetitivos del brazo y la muñeca, como golpear una pelota de tenis o utilizar herramientas manuales.
    • Los síntomas típicos incluyen dolor en la parte externa del codo que puede irradiarse hacia el antebrazo, debilidad en la muñeca y dificultad para agarrar objetos con fuerza.

       

  2. Epicondilitis Medial (Codo de Golfista):
    • La epicondilitis medial, también conocida como codo de golfista, es menos común que la epicondilitis lateral.
    • Afecta los tendones en la parte interna del codo, específicamente los tendones del músculo flexor radial del carpo.
    • Suele ser causada por movimientos repetitivos de flexión de la muñeca y la mano, como los requeridos en el golf, el tenis o el trabajo manual.
    • Los síntomas típicos incluyen dolor en la parte interna del codo que puede irradiarse hacia el antebrazo, debilidad en la muñeca y dificultad para agarrar objetos con fuerza.

Aunque estos dos tipos de epicondilitis afectan diferentes áreas del codo y pueden ser causados ​​por actividades diferentes, comparten similitudes en términos de síntomas y enfoques de tratamiento.

Ambos tipos pueden tratarse con medidas conservadoras, como reposo, aplicación de hielo, terapia física, medicamentos antiinflamatorios y modificaciones en las actividades que causan la lesión. En casos más graves o persistentes, pueden considerarse opciones de tratamiento más avanzadas, como inyecciones de corticosteroides o cirugía. Siempre es importante buscar atención médica para recibir un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento personalizado.

 

Como curar la epicondilitis

El tratamiento de la epicondilitis generalmente implica una combinación de medidas destinadas a reducir el dolor, promover la curación y prevenir futuras recurrencias. Estas pueden incluir:

  1. Reposo y modificación de actividades

    Evitar actividades que agraven los síntomas, como levantar objetos pesados ​​o realizar movimientos repetitivos, puede ayudar a reducir la presión sobre los tendones afectados y permitir que se curen.

     

  2. Terapia de frío y calor

    Aplicar compresas frías en el área afectada durante 15-20 minutos varias veces al día puede ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor. Posteriormente, la aplicación de calor húmedo puede ayudar a relajar los músculos y promover el flujo sanguíneo hacia la zona afectada.

     

  3. Medicamentos antiinflamatorios

    Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno o el naproxeno, pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor asociado con la epicondilitis. Se pueden tomar según las indicaciones del médico.

     

  4. Terapia física

    Consultar a un fisioterapeuta puede ser beneficioso para recibir tratamiento especializado, que puede incluir ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, técnicas de terapia manual, ultrasonido, terapia con láser y otras modalidades de tratamiento para ayudar a acelerar la recuperación y prevenir recurrencias.

     

  5. Ortesis y soportes

    El uso de ortesis o soportes, como coderas o muñequeras, puede ayudar a proporcionar estabilidad y reducir la presión sobre los tendones del codo durante actividades que pueden desencadenar los síntomas.

     

  6. Cirugía

    En casos severos y persistentes que no responden al tratamiento conservador, la cirugía puede ser una opción. Durante la cirugía, el cirujano puede reparar o liberar los tendones afectados para aliviar la presión y promover la curación.

 

 

 

Cuanto dura una epicondilitis

La duración de la epicondilitis, o codo de tenista, puede variar significativamente de una persona a otra y depende de varios factores, como la gravedad de la lesión, la efectividad del tratamiento y el cumplimiento del paciente con las recomendaciones médicas. En general, la epicondilitis puede durar desde unas pocas semanas hasta varios meses o incluso años si no se trata adecuadamente o si la actividad que causa la lesión continúa.

En casos leves, donde la lesión es detectada tempranamente y se implementa un tratamiento adecuado, los síntomas pueden mejorar en unas pocas semanas. Esto puede incluir reposo, aplicación de hielo, terapia física, uso de dispositivos ortopédicos, medicamentos antiinflamatorios y modificaciones en las actividades que provocan la lesión. Sin embargo, incluso después de que los síntomas se hayan aliviado, es importante seguir con un programa de rehabilitación para fortalecer los músculos y prevenir futuras recaídas.

En casos más graves o crónicos, donde la lesión es más severa o persistente, la recuperación puede llevar más tiempo. Algunas personas pueden experimentar síntomas durante varios meses o incluso años si no reciben un tratamiento adecuado o si continúan realizando actividades que irritan el codo. En estos casos, puede ser necesario un enfoque más intensivo, como terapia física especializada, inyecciones de corticosteroides o incluso cirugía en casos extremadamente raros.

 

Qué no se puede hacer con una epicondilitis

Durante la recuperación de la epicondilitis, es importante evitar actividades y comportamientos que puedan empeorar los síntomas o retrasar la curación. Algunas cosas que se deben evitar incluyen:

  1. Evitar movimientos repetitivos

    Trata de limitar la realización de actividades que impliquen movimientos repetitivos del brazo y la muñeca, especialmente si causan dolor.

     

  2. No ignorar el dolor

    No ignores el dolor en el codo. Si experimentas dolor persistente, es importante buscar atención médica para recibir un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

     

  3. No exagerar con el descanso

    Si bien el descanso es importante durante la fase inicial de recuperación, es importante mantener cierto nivel de actividad física para evitar la rigidez y la debilidad muscular.

     

  4. Evitar el autodiagnóstico y la automedicación

    No intentes autodiagnosticar ni automedicarte la epicondilitis. Siempre es mejor buscar orientación médica profesional para recibir un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento personalizado.

Preguntas frecuentes sobre la epicondilitis

  1. ¿La epicondilitis solo afecta a los tenistas o golfistas?

    No, aunque la epicondilitis lateral se conoce comúnmente como codo de tenista y la epicondilitis medial como codo de golfista, estas lesiones pueden afectar a cualquier persona que realice actividades que impliquen movimientos repetitivos del brazo y la muñeca.

     

  2. ¿Puedo prevenir la epicondilitis?

    Si bien no se puede evitar completamente, puedes reducir el riesgo de desarrollar epicondilitis al practicar una técnica adecuada durante actividades que impliquen movimientos repetitivos, mantener una buena forma física y evitar el sobreesfuerzo.

     

  3. ¿Es necesaria la cirugía?

    La cirugía generalmente se reserva para casos más graves y persistentes que no responden al tratamiento conservador. La mayoría de las personas experimentan una mejoría significativa con tratamientos no quirúrgicos.

     

  4. ¿Puede reaparecer después del tratamiento?

    Sí, la epicondilitis puede reaparecer si no se abordan las causas subyacentes o si se vuelven a realizar actividades que causen tensión en los tendones del codo. Es importante seguir las recomendaciones de tratamiento y tomar medidas para prevenir recurrencias.

     

  5. ¿Cuándo puedo volver a mis actividades normales?

    El tiempo necesario para volver a las actividades normales puede variar según la gravedad de la lesión y la efectividad del tratamiento. Es importante seguir las indicaciones de tu médico o fisioterapeuta y no apresurarse en volver a las actividades que puedan desencadenar los síntomas.

En resumen, la epicondilitis es una lesión común que afecta el área del codo y puede ser causada por movimientos repetitivos, malas técnicas de levantamiento, debilidad muscular y otros factores. El tratamiento generalmente implica reposo, terapia física, medicamentos antiinflamatorios y otros enfoques para aliviar el dolor, promover la curación y prevenir recurrencias. Si experimentas síntomas de epicondilitis, es importante buscar atención médica para recibir un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento personalizado.

 

Con el tratamiento adecuado y medidas preventivas, la mayoría de las personas pueden recuperarse por completo de la epicondilitis y volver a sus actividades normales.

    Fisioterapia Tratamientos
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    No comments