Dolor en la espalda baja – causas, tratamiento

dolor en la espalda baja
34 Views

El dolor en la espalda baja puede ser causado por muchas lesiones diferentes aunque en la mayoría de los casos suele ser de origen muscular. Cuatro de cada cinco personas ha tenido dolor lumbar en algún momento de su vida. Es una de las razones más comunes por las que la gente va al fisioterapeuta.

Algunas personas son más propensas a tener dolor lumbar que otras. Las personas mayores de 30 años tienen más dolor de espalda ya que los discos se desgastan con la edad y puede aparecer dolor y rigidez. Las personas con sobrepeso son más propensas a tener dolor por la presión sobre las articulaciones y los discos.
Un estilo de vida sedentario, o con trabajos y actividades que requieren levantar objetos pesados o agacharse pueden aumentar el riesgo de sufrir una lesión de espalda. También si tiene antecedentes familiares de artrosis y otras enfermedades tienen un mayor riesgo de padecer dolor en la espalda baja.

El dolor puede ir de leve a intenso. En algunos casos puede dificultar o impedir caminar, dormir, trabajar o realizar actividades cotidianas.

Causas del dolor en la espalda baja

Hay muchas lesiones que pueden causar dolor lumbar. Entre ellas se encuentran:

Problemas musculares

Las distensiones y esguinces en la espalda son la causa más común de dolor de espalda. Puedes lesionarte los músculos, tendones o ligamentos por levantar algo demasiado pesado o por no hacerlo de forma segura. Algunas personas notan el dolor de espalda al estornudar, toser o agacharse.

Generalmente suele ser por causas posturales y llevar un estilo de vida sedentario.

Fracturas

Los huesos de la columna vertebral pueden romperse durante un accidente, como un accidente de tráfico o una caída.

Hernia discal

Los discos amortiguan las vértebras y con el desgaste pueden sobresalir de su posición en la columna y presionar un nervio. Con la edad, los discos pueden volverse más planos y ofrecer menos protección.

Problemas estructurales

La estenosis espinal se produce cuando la columna vertebral es demasiado estrecha para la médula espinal y al moverse puede provocar un fuerte dolor en el nervio ciático y en la parte baja de la espalda. La escoliosis puede provocar dolor, rigidez y dificultad de movimiento.

 

Artritis

La artritis causa dolor lumbar y provoca dolor lumbar, inflamación y rigidez en la columna vertebral.

Enfermedades

Los tumores de la columna vertebral, las infecciones y varios tipos de cáncer pueden causar dolor de espalda. Otras enfermedades también pueden causar dolor de espalda son los cálculos renales o un aneurisma de la aorta abdominal.

Síntomas de dolor en la espalda baja

Los síntomas de dolor en la espalda baja pueden aparecer de forma repentina o gradual. Puede aparece después de una actividad concreta como al agacharse y otras veces, es posible no saber qué provoca el dolor. El dolor puede ser agudo o sordo, y puede irradiarse a los glúteos o a la parte posterior de las piernas. El dolor suele ser peor en determinadas posiciones como al agacharse y mejora al acostarse.

Otros síntomas del dolor lumbar son:

Espasmos musculares

Después de una distensión, los músculos de la zona lumbar pueden sufrir espasmos o contraerse de forma incontrolada. Los espasmos musculares pueden causar un dolor extremo y dificultar o imposibilitar el estar de pie, caminar o moverse.

Después de una distensión, los músculos de la zona lumbar pueden sufrir espasmos o contraerse de forma incontrolada. Los espasmos musculares pueden causar un dolor extremo y dificultar o imposibilitar el estar de pie, caminar o moverse.

 

Rigidez

Puede ser difícil moverse o enderezar la espalda. Levantarse de una posición sentada puede llevar un tiempo, y puede sentir que necesita caminar o estirarse para aflojar. Puede notar una disminución de la amplitud de movimiento.

Problemas de postura

A muchas personas con dolor de espalda les resulta difícil mantenerse erguidos. Es posible que al levantarte te encuentres encorvado, con el torso desviado hacia un lado en lugar de alineado con la columna vertebral. La parte baja de la espalda puede parecer plana en lugar de curvada.

Algunas personas tienen un dolor de espalda crónico que no mejora después de varias semanas. Las personas mayores con enfermedades degenerativas como artrosis u osteoporosis pueden tener síntomas que empeoran con el tiempo. El dolor de espalda que no desaparece puede ser un signo de una afección más grave. Vaya al medico si nota:

– Dolor intenso que no mejora después de una semana.

– Hormigueo, entumecimiento, debilidad o dolor en los gluteos o las piernas.

– Dolor intenso o espasmos musculares que interfieren con sus actividades normales.

– Fiebre, pérdida de peso, problemas intestinales o vesicales u otros síntomas inexplicables.

 

Tratamiento para el dolor lumbar

Si has tenido un accidente, una caída o una lesión, pide una cita con tu médico para que te examine. Pero si te has dado un tirón o simplemente te duele la parte baja de la espalda, las pautas comienzan con el tratamiento en casa.

Puedes pensar que si descansas el dolor desaparecerá. En realidad es lo contrario. El movimiento es la mejor medicina. La inactividad puede hacer que los músculos se tensen, provocando más dolor. Así que mantente activo y sigue con tu rutina habitual siempre que el dolor te lo permita.

 

Por lo general, el dolor lumbar mejora con reposo, analgésicos y fisioterapia. Los tratamientos manuales pueden aliviar el dolor y acelerar el proceso de curación. El pronóstico depende de la causa aunque la mayoría de las personas se recuperan aunque si no mejoran su estilo de vida tendrán otro episodio en el plazo corto de tiempo.

Tras unos días de reposo, puedes empezar a retomar tus actividades habituales. Mantenerse activo aumenta el flujo sanguíneo a la zona y le ayuda a curarse aunque mejor no hacer actividades exigentes.

 

Otros tratamientos para el dolor lumbar dependen de la causa. Incluyen:

Medicamentos

Se puede recomendar antiinflamatorios, medicamentos recetados para aliviar el dolor o si es mas severo, puede tomar relajantes musculares que evitan los espasmos de la espalda.

Si tiene un dolor muy limitante el médico puede inyectar medicamentos en la zona que causa el dolor. Las inyecciones de esteroides alivian el dolor y reducen la inflamación.

 

Fisioterapia

Puede fortalecer los músculos para que puedan sostener la columna vertebral. La fisioterapia también mejora la flexibilidad y le ayuda a evitar otra lesión.

Varios tratamientos manuales pueden relajar los músculos, reducir el dolor, mejorar la postura y la alineación. Dependiendo de la causa del dolor, puedes necesitar manipulación o terapia de masaje también puede ayudar a aliviar el dolor de espalda y restablecer la función.

 

 

Fisioterapia para el dolor en la espalda baja

No todos los dolores de espalda son iguales. Incluso si practica los estiramientos adecuados y fortalece su abdomen, el dolor empeora o simplemente permanece durante semanas. El dolor lumbar crónico o grave es un problema más complejo.

Un fisioterapeuta puede detectar el problema y diseñar un programa de estiramientos y ejercicios individualizado que se dirija a músculos específicos para aliviar el dolor. También trabaja contigo para asegurarse de que realizas correctamente cada estiramiento y ejercicio para la zona lumbar.

Cuando los estiramientos y los ejercicios no son suficientes, puede utilizar la manipulación, la movilización y otros métodos de tratamiento para reducir los síntomas del dolor en la espalda baja y resolver la causa.

Pero no tiene que esperar a que su dolor en la espalda baja sea insoportable o crónico. Visite a un fisioterapeuta si su dolor lumbar dura más de unos pocos días para poder volver a ponerse en pie y regresar al trabajo más rápidamente.

 

Estiramientos para la zona lumbar

Los estiramientos son una parte importante de una rutina de ejercicios normal. Te ayuda a mantener la amplitud de movimiento y a evitar que los músculos se contracturen por falta de uso.

Cuando sufres de dolor lumbar, los estiramientos adecuados te alivian. Afloja y activa los músculos tensos y ayuda a resolver los espasmos. Un programa de estiramientos lento y gradual basado en estos cuatro ejercicios puede ayudar a aliviar el dolor de espalda:

1. Puentes

Túmbese boca arriba con las rodillas dobladas y los pies tocando el suelo. Levante las caderas, manteniendo la espalda en línea recta con las rodillas y los hombros. Mantenga el puente durante seis segundos. Repite de ocho a doce veces.

2. Rodilla al pecho

Tumbado en la misma posición, apoye los pies en el suelo. Lleva la rodilla derecha al pecho mientras mantienes el pie izquierdo en su sitio. Mantén la posición de 15 a 30 segundos antes de volver a bajarla. Repite con la pierna izquierda. Realiza de dos a cuatro repeticiones con cada pierna.

3. Extensiones de espalda con prensa

Colóquese boca abajo y coloque los codos justo debajo de los hombros y las manos apoyadas en el suelo. Empuje hacia abajo las manos y levante los hombros del suelo. Mantenga esta posición durante varios segundos. Repite de ocho a doce veces.

4. Perros pájaro

Colóquese sobre las manos y las rodillas con los hombros y la cadera separados. Mantenga la espalda recta y los músculos de los abdominales tensos. Levante la pierna derecha, extiéndala hacia atrás y manténgala durante cinco segundos antes de bajarla. Repite la operación en el otro lado. Haz de ocho a doce repeticiones con cada pierna.

 

Ejercicios de fortalecimiento del tronco

Unos músculos lumbares fuertes forman parte de un buen núcleo. Los músculos centrales que rodean a las caderas, los abdominales y los glúteos deben ser igual de fuertes para evitar lesiones y dolor en la espalda baja. Estos ejercicios fortalecerán todo su núcleo:

1. Abdominales parciales

Túmbese boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Coloca las manos detrás de la cabeza o cruza los brazos alrededor del pecho. Aprieta los abdominales y levanta los hombros del suelo mientras espiras. Mantenga la contracción durante un segundo antes de volver a bajar. Haz de ocho a doce abdominales parciales.

2. Inclinación de la pelvis

Desde la misma posición, mete el estómago como si estuvieras tirando del ombligo hacia la espalda. Mantén la posición durante 10 segundos, respirando suavemente. Realiza de ocho a 12 inclinaciones pélvicas.

3. Sentadillas en la pared

Ponte de pie mirando hacia una pared con la espalda y los talones a un pie de distancia. Apoye la espalda en la pared y deslícese hacia abajo hasta doblar ligeramente las rodillas. Presione suavemente la parte baja de la espalda contra la pared y permanezca en la posición sentada durante 10 segundos antes de volver a deslizarse hacia la pared. Realiza de 8 a 12 repeticiones.

4. Estiramientos de cadera

Arrodíllate sobre la rodilla izquierda y coloca el pie derecho hacia delante, con la rodilla derecha doblada. Tire del pie izquierdo hacia el trasero y manténgalo durante 10 segundos. Repite el ejercicio con la pierna derecha. Haga de ocho a doce estiramientos de cadera en cada lado.

 

https://my.clevelandclinic.org/health/diseases/7936-lower-back-pain#:~:text=Lower%20back%20pain%20is%20very,rest%2C%20physical%20therapy%20and%20medication.

https://www.iowaclinic.com/physical-therapy/stretch-and-strengthen-your-way-out-of-lower-back-pain/

One comment