Diatermia capacitiva y resistiva – Que son, beneficios, diferencias

diatermia capacitiva y resistiva
39 Views

La diatermia capacitiva y resistiva son técnicas terapéuticas ampliamente utilizada en fisioterapia que aprovecha los efectos del calor generado por corrientes eléctricas de alta frecuencia para tratar diversas afecciones musculoesqueléticas y promover la recuperación.

Dentro de la diatermia, existen dos modalidades principales: la capacitiva y la resistiva. En este artículo, exploraremos en profundidad estas dos formas de diatermia, sus diferencias, sus aplicaciones y los beneficios que ofrecen en el ámbito de la fisioterapia.

Tanto la diatermia capacitiva como la resistiva son herramientas valiosas en el arsenal terapéutico del fisioterapeuta. Cada modalidad ofrece beneficios únicos y se adapta a diferentes condiciones y necesidades del paciente. La elección entre diatermia capacitiva y resistiva depende de la profundidad del tejido a tratar, la condición clínica del paciente y los objetivos terapéuticos específicos. En cualquier caso, es fundamental que estas técnicas sean aplicadas por profesionales capacitados y con conocimientos en su uso para garantizar la seguridad y eficacia del tratamiento.

Qué es la diatermia

Antes de entrar en detalle sobre la diatermia capacitiva y resistiva, es importante comprender qué es la diatermia en sí misma. La diatermia es una modalidad de tratamiento físico que utiliza corrientes eléctricas de alta frecuencia para generar calor en los tejidos profundos del cuerpo humano. Este calor generado tiene múltiples efectos terapéuticos, incluida la vasodilatación, el aumento del metabolismo celular, la reducción del dolor y la mejora de la circulación sanguínea y linfática.

Diatermia Capacitiva

La diatermia capacitiva es una modalidad de diatermia en la que la energía se concentra principalmente en los tejidos con alta capacitancia eléctrica, como la piel y los tejidos adiposos subcutáneos. En este tipo de diatermia, los electrodos están separados por un material dieléctrico (como el aire o el gel) que actúa como aislante eléctrico. Cuando se aplica la corriente eléctrica de alta frecuencia, los tejidos con alta capacitancia, como la piel, absorben la energía y generan calor.

Cómo funciona

En la diatermia capacitiva, la corriente eléctrica alterna cambia de dirección a una velocidad extremadamente alta (generalmente entre 300 kHz y 1 MHz). Esta corriente alterna fluye a través de los tejidos biológicos entre los electrodos, generando calor por efecto de las corrientes de Foucault en los tejidos con alta capacitancia eléctrica, como la piel y los tejidos adiposos. Este calor generado penetra en los tejidos subyacentes, promoviendo la vasodilatación, aumentando el flujo sanguíneo y mejorando la oxigenación y nutrición celular.

Aplicaciones y usos

La diatermia capacitiva se utiliza en una amplia variedad de condiciones musculoesqueléticas y ortopédicas, así como en el campo de la estética y la dermatología. Algunas de sus aplicaciones más comunes incluyen:

  • Lesiones musculares y articulares – Ayuda a aliviar el dolor, reducir la inflamación y acelerar el proceso de recuperación en lesiones como esguinces, distensiones musculares, tendinitis y bursitis. 
  • Rehabilitación postoperatoria – Favorece la cicatrización de tejidos blandos y promueve la recuperación funcional después de cirugías ortopédicas o traumatismos. 
  • Tratamientos estéticos – En el campo de la estética, se utiliza para reducir la celulitis, mejorar la apariencia de la piel y promover la circulación sanguínea en áreas específicas del cuerpo. 
  • Dolor crónico – Puede ser útil en el manejo del dolor crónico, especialmente en condiciones como la artritis y la fibromialgia, al promover la relajación muscular y mejorar la circulación local.

Diatermia resistiva

La diatermia resistiva, por otro lado, se enfoca en penetrar más profundamente en los tejidos musculares y promover la generación de calor en áreas más profundas del cuerpo. A diferencia de la diatermia capacitiva, en la resistiva, los electrodos están en contacto directo con la piel del paciente, y la energía se concentra en los tejidos con alta resistencia eléctrica, como los músculos y los tendones.

Cómo Funciona

En la diatermia resistiva, la corriente eléctrica de alta frecuencia encuentra resistencia al pasar a través de los tejidos con alta resistencia eléctrica, como los músculos y los tendones. Esta resistencia genera calor por efecto joule, calentando los tejidos profundos de manera controlada. El calor generado promueve la relajación muscular, aumenta la extensibilidad del tejido conectivo y mejora la circulación sanguínea local.

Aplicaciones y usos

La diatermia resistiva se utiliza principalmente para tratar afecciones musculoesqueléticas y ortopédicas que afectan áreas más profundas del cuerpo. Algunas de sus aplicaciones más comunes incluyen:

  • Dolor Muscular y Articular Profundo – Ayuda a aliviar el dolor y la rigidez en áreas como la espalda baja, el cuello, los hombros y las caderas. 
  • Contracturas y Tensiones Musculares – Favorece la relajación muscular y ayuda a reducir las contracturas y tensiones musculares crónicas. 
  • Lesiones Tendinosas y Ligamentosas – Contribuye a la recuperación en lesiones como tendinitis, lesiones ligamentosas y síndrome del túnel carpiano al mejorar la circulación y promover la cicatrización de tejidos. 
  • Preparación para el Ejercicio – Se utiliza para calentar y preparar los músculos antes del ejercicio físico intenso, ayudando a prevenir lesiones y mejorar el rendimiento deportivo.

 

Diatermia capacitiva y resistiva en tratamientos estéticos

La diatermia es ampliamente utilizada en tratamientos estéticos debido a sus diversos beneficios para la piel y los tejidos subyacentes. Ambas formas de diatermia ofrecen efectos positivos en la apariencia y salud de la piel, lo que las convierte en opciones populares en el campo de la medicina estética.

Estas modalidades terapéuticas pueden ser utilizadas de forma complementaria para obtener resultados óptimos en el cuidado de la piel y el cuerpo. Sin embargo, es importante que estos tratamientos sean realizados por profesionales capacitados y con experiencia en su aplicación para garantizar la seguridad y eficacia del procedimiento.

A continuación, exploraremos los beneficios específicos de la diatermia capacitiva y resistiva en tratamientos estéticos:

Beneficios de la diatermia capacitiva en tratamientos estéticos

  1. Reducción de la Celulitis: La diatermia capacitiva ayuda a reducir la celulitis al estimular la microcirculación sanguínea y linfática, lo que favorece la eliminación de toxinas y la ruptura de los depósitos de grasa. 
  2. Reafirmación de la Piel: Esta modalidad de diatermia estimula la producción de colágeno y elastina en la piel, lo que mejora su elasticidad y firmeza. Esto ayuda a combatir la flacidez y a tonificar la piel, proporcionando un aspecto más juvenil y terso. 
  3. Mejora de la Apariencia de la Piel: La diatermia capacitiva promueve la regeneración celular y la renovación de la piel, lo que puede ayudar a reducir la apariencia de arrugas finas, líneas de expresión y manchas cutáneas, proporcionando un aspecto más radiante y uniforme. 
  4. Estimulación del Drenaje Linfático: Al aumentar la circulación linfática, la diatermia capacitiva contribuye a eliminar el exceso de líquidos y toxinas acumuladas en los tejidos, lo que ayuda a reducir la hinchazón y mejorar la textura de la piel. 
  5. Tratamiento de Estrías: Esta modalidad de diatermia puede ser efectiva en la mejora de la apariencia de las estrías al estimular la producción de colágeno y elastina en la dermis, lo que ayuda a suavizar y difuminar las marcas en la piel.

Beneficios de la diatermia resistiva en tratamientos estéticos

  1. Reducción de Grasa Localizada: La diatermia resistiva puede ayudar a reducir la grasa localizada al calentar los tejidos adiposos, lo que facilita la ruptura de los depósitos de grasa y su posterior eliminación a través del sistema linfático. 
  2. Modelado Corporal: Esta modalidad de diatermia puede contribuir al modelado corporal al mejorar la tonicidad muscular y la firmeza de la piel, lo que ayuda a definir y esculpir la silueta. 
  3. Mejora de la Circulación Sanguínea: Al aumentar el flujo sanguíneo en los tejidos, la diatermia resistiva favorece la oxigenación y nutrición celular, lo que contribuye a una piel más saludable y radiante. 
  4. Reducción de la Apariencia de la Piel de Naranja: La diatermia resistiva puede ser efectiva en la reducción de la apariencia de la piel de naranja al mejorar la circulación y estimular la renovación celular en las áreas afectadas por la celulitis. 
  5. Mejora de la Elasticidad Cutánea: Esta modalidad de diatermia promueve la producción de colágeno y elastina en la piel, lo que mejora su elasticidad y firmeza, proporcionando un aspecto más tonificado y juvenil.

Contraindicaciones de la diatermia capacitiva y resistiva a tener en cuenta

Aunque es una herramienta útil en la fisioterapia para aliviar el dolor, reducir la inflamación y promover la curación, también existen ciertas contraindicaciones que deben tenerse en cuenta antes de su aplicación. Aquí están algunas de las principales contraindicaciones de la diatermia capacitiva y resistiva:

  1. Embarazo: La aplicación de diatermia capacitiva y resistiva en mujeres embarazadas está contraindicada, especialmente en el área abdominal y pélvica. No se recomienda el uso de esta modalidad durante el embarazo debido al riesgo potencial de efectos adversos en el feto.
  2. Cáncer: La diatermia capacitiva y resistiva generalmente está contraindicada en personas con cáncer, especialmente si se aplica cerca de un tumor conocido. El aumento de la temperatura en la zona afectada puede estimular el crecimiento del cáncer o aumentar el riesgo de metástasis.
  3. Infecciones agudas: No se debe aplicar diatermia capacitiva y resistiva sobre áreas del cuerpo con infecciones agudas, ya que el aumento de la temperatura puede empeorar la inflamación y propagar la infección.
  4. Implantes metálicos: La presencia de implantes metálicos en el área a tratar puede interferir con la distribución de la corriente eléctrica y aumentar el riesgo de quemaduras en la piel o lesiones en los tejidos blandos.
  5. Trastornos de la coagulación: Las personas con trastornos de la coagulación sanguínea, como la hemofilia o el uso de anticoagulantes, tienen un mayor riesgo de sufrir hematomas o sangrado excesivo como resultado de la diatermia capacitiva y resistiva.
  6. Piel lesionada o heridas abiertas: La aplicación de diatermia capacitiva y resistiva sobre piel lesionada o heridas abiertas puede aumentar el riesgo de infección y retrasar el proceso de cicatrización. 
    Fisioterapia
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    4 comments