Contractura – que es, definición, síntomas

Contractura - que es, definición, síntomas
44 Views

Las contracturas son un problema común que afecta a personas de todas las edades y niveles de actividad física. Las contracturas musculares son una afección común que puede causar dolor y limitar la movilidad. Si experimentas síntomas de una contractura es importante tomar medidas para aliviar la tensión y promover la recuperación.

 

Con el tratamiento adecuado y el cuidado apropiado, la mayoría de las contracturas musculares pueden mejorar con el tiempo. Sin embargo, si el dolor persiste o empeora, es importante buscar atención médica para un diagnóstico adecuado y un tratamiento adecuado. Un fisioterapeuta puede proporcionar orientación y terapia específica para ayudar a aliviar el dolor y restaurar la función muscular.

 

En este artículo, exploraremos en detalle qué es una contractura, por qué se produce, los diferentes tipos de contracturas, cómo identificar si se tiene una, las posibles causas, su duración, opciones de tratamiento y responderemos a preguntas frecuentes sobre este tema.

Definición de contractura

Una contractura se define como una contracción involuntaria y prolongada de las fibras musculares, lo que resulta en una restricción del movimiento normal de una articulación. Esta contracción muscular puede provocar dolor, rigidez y disminución de la flexibilidad en el área afectada. Las contracturas pueden ocurrir en cualquier músculo del cuerpo, pero son más comunes en áreas como el cuello, la espalda, los hombros y las piernas.

 

Por qué se produce una contractura

Las contracturas musculares pueden ser causadas por una variedad de factores, que incluyen:

  1. Sobrecarga Muscular: El esfuerzo excesivo o la realización de actividades físicas intensas pueden provocar fatiga muscular y contracturas.

     

  2. Postura Incorrecta: Mantener una postura incorrecta durante períodos prolongados puede ejercer presión sobre ciertos músculos.

     

  3. Lesiones: Las lesiones musculares, como tirones o distensiones, pueden causar contracturas mientras el músculo se cura y se recupera.

     

  4. Estrés y tensión emocional: El estrés y la ansiedad pueden provocar tensión muscular especialmente en áreas como el cuello y los hombros.

     

  5. Falta de estiramiento: La falta de estiramiento regular puede llevar a una pérdida de flexibilidad muscular y aumentar el riesgo.

Tipos de contracturas

Las contracturas musculares pueden clasificarse en varios tipos según su causa y gravedad:

  1. Agudas: Las contracturas agudas ocurren repentinamente debido a un movimiento brusco o una lesión. Suelen ser dolorosas y pueden limitar significativamente la movilidad.
  2. Crónicas: Las contracturas crónicas son más prolongadas y suelen estar asociadas con problemas musculares a largo plazo, como la mala postura o el estrés repetitivo.
  3. Localizadas: Las contracturas localizadas afectan a un área muscular específica y pueden estar relacionadas con una lesión o tensión en ese músculo en particular.
  4. Generalizadas: Las contracturas generalizadas afectan a múltiples áreas musculares en el cuerpo y pueden estar asociadas con condiciones médicas subyacentes, como fibromialgia o trastornos neurológicos.

Cómo saber si tienes una contractura

Identificar una contractura muscular puede ser relativamente sencillo si se prestan atención a los siguientes síntomas:

  1. Dolor Muscular: La presencia de dolor muscular persistente, que puede variar en intensidad, es uno de los signos más comunes.

     

  2. Rigidez Muscular: La rigidez o la sensación de tensión en un músculo específico, que dificulta moverse o estirarse adecuadamente.

     

  3. Limitación de Movimiento: Si se experimenta dificultad para mover una articulación o realizar ciertos movimientos, puede ser indicativo.

     

  4. Puntos Gatillo: La presencia de puntos dolorosos o sensibles en un músculo específico, conocidos como puntos gatillo, puede ser un signo.

Causas comunes de las contracturas

Las contracturas musculares pueden ser causadas por una variedad de factores, que incluyen:

  1. Sobreesfuerzo: Realizar actividades físicas intensas sin el debido calentamiento o estiramiento puede provocar fatiga muscular.

     

  2. Mala postura: Mantener una postura incorrecta durante períodos prolongados puede ejercer presión sobre ciertos músculos.

     

  3. Lesiones musculares: Las lesiones musculares, como los tirones o las distensiones, pueden provocar contracturas mientras el músculo se cura y se recupera.
  4. Estrés y tensión emocional: El estrés y la ansiedad pueden provocar tensión muscular y contracturas, especialmente en áreas como el cuello y los hombros.

     

  5. Falta de actividad física: La falta de ejercicio regular y el sedentarismo pueden provocar rigidez muscular y aumentar el riesgo.

     

  6. Condiciones médicas: Algunas condiciones médicas, como la fibromialgia, la artritis o los trastornos neurológicos, pueden aumentar el riesgo de desarrollar contracturas musculares.

Cuánto dura una contractura

La duración de una contractura muscular puede variar según la causa y la gravedad de la afección. En muchos casos, las contracturas musculares agudas pueden mejorar en unos pocos días con el reposo, el tratamiento y los cuidados adecuados.

Sin embargo, las contracturas crónicas pueden persistir durante semanas, meses o incluso años si no se tratan adecuadamente.

Donde son mas comunes las contracturas

Las contracturas musculares pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo donde haya músculos, pero algunas áreas son más propensas a experimentar contracturas debido a varios factores, como el uso excesivo, la tensión repetitiva o la postura incorrecta. Algunas de las áreas más comunes donde se pueden desarrollar contracturas musculares incluyen:

  1. Cuello y hombros: La tensión acumulada en los músculos del cuello y los hombros debido al estrés, la mala postura, el trabajo de oficina prolongado o el uso excesivo de dispositivos electrónicos puede provocar contracturas en esta área.

     

  2. Espalda baja: La región lumbar de la espalda es propensa a las contracturas debido a la carga de peso que soporta y a la tendencia de muchas personas a adoptar posturas incorrectas al levantar objetos pesados, sentarse durante largos períodos o realizar movimientos repetitivos.

     

  3. Espalda alta: Los músculos de la espalda alta y la región dorsal pueden desarrollar contracturas debido a la tensión asociada con la mala postura, el estrés emocional, el trabajo sedentario o actividades que requieren inclinarse hacia adelante durante períodos prolongados.

     

  4. Piernas y pantorrillas: Los músculos de las piernas y las pantorrillas pueden experimentar contracturas debido al uso excesivo, el ejercicio intenso, el calzado inadecuado, el desequilibrio muscular o la falta de estiramiento adecuado.

     

  5. Pies: Los músculos de los pies, especialmente los de la planta del pie y el talón, pueden desarrollar contracturas debido al uso excesivo, la falta de soporte adecuado del calzado, caminar o estar de pie durante largos períodos, o lesiones como esguinces de tobillo.

     

  6. Brazos y manos: Los músculos de los brazos y las manos pueden contraerse debido al uso excesivo de dispositivos electrónicos, actividades repetitivas, mala postura al trabajar en una computadora o al llevar cargas pesadas de manera incorrecta.

 

Tratamiento de las contracturas

El tratamiento de las contracturas musculares puede implicar una combinación de enfoques que incluyen:

  1. Descanso: Descansar el músculo afectado puede ayudar a reducir la tensión y permitir que se recupere adecuadamente.
  2. Estiramiento: Realizar ejercicios de estiramiento suaves y suaves puede ayudar a relajar el músculo y mejorar la flexibilidad.
  3. Masaje Terapéutico: Los masajes terapéuticos pueden ayudar a aliviar la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea en el área afectada.
  4. Aplicación de Calor o Frío: La aplicación de calor o frío en el músculo afectado puede ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor.
  5. Medicamentos: Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno o el paracetamol, pueden ayudar a aliviar el dolor asociado con las contracturas musculares.
  6. Fisioterapia: Un fisioterapeuta puede recomendar ejercicios específicos y técnicas de rehabilitación para fortalecer el músculo afectado y prevenir futuras contracturas.
  7. Terapia Manual: La terapia manual, que incluye técnicas como la liberación miofascial y la terapia de puntos gatillo, puede ayudar a liberar la tensión muscular y mejorar la movilidad.

Preguntas frecuentes sobre las contracturas

  1. ¿Las contracturas musculares son peligrosas?

    Si bien las contracturas musculares pueden ser dolorosas e incómodas, rara vez son peligrosas y suelen mejorar con el tiempo y el tratamiento adecuado.

     

  2. ¿Cuándo debo consultar a un médico por una contractura muscular?

    Se debe consultar a un médico si la contractura muscular no mejora con el reposo y el tratamiento en el hogar, si se experimenta dolor intenso o si se presentan otros síntomas preocupantes.

     

  3. ¿Las contracturas pueden prevenirse?

    Sí, mantener una buena postura, realizar estiramientos regulares, evitar el sobre esfuerzo y mantenerse físicamente activo pueden ayudar a prevenir las contracturas musculares.

     

     

  4. ¿Es seguro hacer ejercicio con una contractura?

    Dependiendo de la gravedad de la contractura, es posible que se pueda realizar ejercicio suave y de bajo impacto para ayudar a aliviar la tensión muscular y promover la recuperación. Sin embargo, es importante evitar el ejercicio intenso o que agrave el dolor.

 

    Fisioterapia
    Juan López

    Juan López

    Juan López es un fisioterapeuta con mas de 15 años de experiencia con una amplia formación en terapia manual ortopédica, osteopatía, fisioterapia deportiva. Ha trabajado en el ámbito hospitalario, clubes deportivos y ejerce en su clínica de fisioterapia en Madrid. Sobre el autor - Linked in

    One comment